¿Cuál es la ca­lle con más am­bien­te?

TO­DOS VA­MOS AL MIS­MO SI­TIO A ver­nos y a de­jar­nos ver. ¿Por qué nos ape­lo­to­na­mos ca­da fin de se­ma­na? Bus­ca­mos la res­pues­ta en un re­co­rri­do por esas ca­lles en las que nun­ca ca­be un al­fi­ler.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: PA­TRI­CIA GAR­CÍA, TA­NIA TA­BOA­DA, NOE­LIA SILVOSA, JUAN CAPEÁNS, CÁN­DI­DA AN­DA­LUZ, BE­GO­ÑA R. SOTELINO, CAR­MEN GAR­CÍA DE BUR­GOS

Es­ma­te­má­ti­co. Lle­ga el fin de se­ma­na y to­dos aca­ba­mos en la mis­ma ca­lle. Jus­ta­men­te en esa que me­dia ciu­dad ha de­ci­di­do que lo pe­te. La es­tam­pa se re­pi­te. Un lo­cal tras otro, vi­nos, ca­ñas, ta­pas. Gen­te den­tro pe­ro, so­bre to­do, en la te­rra­za de ca­da bar. Esos pri­vi­le­gia­dos que han ba­ja­do con el tiem­po su­fi­cien­te pa­ra co­ger me­sa se re­go­dean an­te los que es­pe­ran al ace­cho, pri­me­ro di­si­mu­lan­do y lue­go echán­do­les di­rec­ta­men­te con la mi­ra­da. Es lo que hay. Así es la ex­pe­rien­cia en esos es­ca­pa­ra­tes de ca­da ciu­dad en los que nos en­can­ta ex­po­ner­nos. Y hoy va­mos a co­no­cer­los to­dos. La ru­ta em­pie­za en A Co­ru­ña.

ES­TA CA­LLE TIE­NE ES­TRE­LLA

Su nom­bre ha­cía ho­nor a su fa­ma ha­ce mu­cho mu­cho tiem­po. Pe­ro la ca­lle de la Es­tre­lla vi­vió en el ol­vi­do du­ran­te mu­chos años. Un sa­lón de jue­gos era lo úni­co que que­da­ba en es­te pa­so pea­to­nal de A Co­ru­ña que une la pla­za de San­ta Ca­ta­li­na con Rúa Nue­va, en el centro. Cual­quie­ra que va­ya hoy a la Es­tre­lla pue­de pen­sar que ese pa­sa­do os­cu­ro fue una pe­sa­di­lla. Re­ple­ta de lo­ca­les, te­rra­zas y gen­te es una de las zo­nas con más am­bien­te en la ciu­dad. Aquí la mo­vi­da em­pie­za ya a úl­ti­ma ho­ra de la tar­de, cuan­do co­ru­ñe­ses y no co­ru­ñe­ses se jun­tan en sus ba­res pa­ra to­mar un vino y un pin­cho

La vi­da de la Es­tre­lla pue­de sen­tir­se a me­tros de dis­tan­cia. Jus­to an­tes de do­blar la es­qui­na que co­mu­ni­ca con San­ta Ca­ta­li­na, el mur­mu­llo ha­ce pre­ver lo que va a pa­sar. «Me gus­ta que­dar aquí con mis ami­gas pa­ra to­mar unas ta­pas y unas ca­ñas y po­ner­nos al día de to­do lo que nos pa­só du­ran­te la se­ma­na», ase­gu­ra Ma­ri­mar Ma­ri­ño, una de las co­ru­ñe­sas asi­duas de la Es­tre­lla. Pa­ra Vic­to­ria Al­ba no hay fin de se­ma­na sin pa­ra­da en el An­du­ri­ña, uno de los clá­si­cos de la ca­lle. «Sus ta­pas son lo me­jor». Aquí, en la Es­tre­lla, se re­en­cuen­tra con an­ti­guos com­pa­ñe­ros de cla­se. «Lo que más me gus­ta es el am­bien­te y lo ani­ma­da que es­tá to­do el año. Da gus­to ba­jar a la ca­lle en ve­rano y ver que to­do el mundo es­tá fue­ra de los ba­res to­man­do al­go», apun­ta Ma­ría Frei­re.

La Es­tre­lla no tie­ne lí­mi­te de edad. Es un pa­ñue­lo de mundo don­de coin­ci­den jó­ve­nes y ma­yo­res. Su fa­ma se ex­tien­de has­ta la per­pen­di­cu­lar Man­te­le­ría, don­de los gru­pos a las puer­tas de los ba­res se van ha­cien­do más gran­des con­for­me cae la no­che. El ape­la­ti­vo de ca­lle de mo­da de la Es­tre­lla no es gra­tui­to. Su fa­ma se de­be tam­bién a su ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca. Aquí pue­des tras­la­dar­te a orien­te con los baos, el bo­ca­di­llo que vie­ne de Asia; can­sar­te de co­mer chi­pi­ro­nes o sen­tar­te a la me­sa pa­ra co­mer la me­jor car­ne a la pa­rri­lla con cu­chi­llo y te­ne­dor so­bre con man­tel de te­la. De lo más en­xe­bre a lo más gour­met. «Me gus­tan las ta­pas de El Rin­cón de Eli. Siem­pre tie­ne cal­do ga­lle­go y las cro­que­tas son in­creí­bles. Ade­más le dan pi­ru­le­tas a los ni­ños», cuen­ta Ja­vier, que pre­fie­re que­dar­se al co­mien­zo de la ca­lle, evi­tan­do el mo­go­llón. Por­que ser la ca­lle de mo­da tie­ne sus pe­gas. Y una es la can­ti­dad de gen­te que se reúne en es­te es­pa­cio re­la­ti­va­men­te pe­que­ño. A cier­tas ho­ras es me­jor que no in­ten­tes atra­ve­sar­la, so­bre to­do las no­ches de los vier­nes y de los sá­ba­dos. Si pen­sa­bas que es­te era el ca­mino más cor­to pa­ra mo­ver­te por el centro te equi­vo­cas. Atra­ve­sar la Es­tre­lla en ho­ra pun­ta es ca­si mi­sión im­po­si­ble. Es el pea­je de la fa­ma. Pe­ro aún así me­re­ce la pena to­mar la pri­me­ra en nues­tra Es­tre­lla.

FO­TO: MAR­COS MÍ­GUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.