Si te sien­tes co­mo un glo­bo... ¡lée­me!

Las Ba­rri­gui­tas eran so­lo las mu­ñe­cas de nues­tra tier­na in­fan­cia... ¡no un mo­de­lo a se­guir! Con un vien­tre plano ga­nas ima­gen y sa­lud.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - A SABER - TEX­TO: YO­LAN­DA GAR­CÍA

Al­gu­na vez te has sen­ti­do cuál pez glo­bo que hin­cha al mí­ni­mo es­trés?, ¿al­gu­na vez se fi­ja­ron en tu per­fil ab­do­mi­nal y te lle­ga­ron a pre­gun­tar cuál vie­ja del vi­si­llo si es­ta­bas em­ba­ra­za­da?, ¿al­gu­na vez tu­vis­te la sen­sa­ción de ha­ber tra­ga­do un ba­lón de pla­ya?, ¿si te dan a ele­gir ba­ña­dor o bi­ki­ni te ti­ras en plan­cha al pri­me­ro? Yo, al­gu­na vez, pues... YES. Quien sa­be, a lo me­jor más de los que pen­sa­mos y al­gu­nos con un com­ple­jo a la al­tu­ra del ter­cer cha­kra (om­bli­go, pa­ra en­ten­der­nos) que no les de­ja ni pi­sar la are­na en ve­rano. Y nos pa­sa co­mo los que de­cían que Ga­li­leo es­ta­ba ma­ja­re­ta per­di­do al de­cir que la tie­rra era re­don­da, se de­fien­de que lo plano es el súm­mum en cues­tión de vien­tres y ba­rri­gas. Y has­ta pue­de que la cer­ve­za sea pa­ra ti co­mo el mis­mo de­mo­nio y ni la hue­las. ¿Qué ocu­rre en­ton­ces?

EL CA­LOR NOS IN­FLA

Aun­que su­fra­mos la te­mi­da hin­cha­zón tam­bién el res­to del año, el ve­rano, con sus ca­lo­res y no­ci­vos há­bi­tos ali­men­ti­cios (ma­yor con­su­mo de sal y fri­tos, ex­ce­so de al­cohol y de be­bi­das azu­ca­ra­das y con gas o bo­lle­ría in­dus­trial) es el enemi­go

num­ber one. «La gen­te vie­ne aho­ra a con­sul­ta con mu­cho es­tre­ñi­mien­to, ga­ses y re­ten­ción de lí­qui­dos», con­fir­ma la nu­tri­cio­nis­ta bu­re­len­se Al­ba Vi­la. Esa qui­nie­la vie­ne con re­ga­li­to es­ti­val. Nom­bre: dis­ten­sión. Ape­lli­do: ab­do­mi­nal. Jus­to lo úl­ti­mo que que­ría­mos pa­ra ir a la pla­ya o la pis­ci­na sin com­ple­jos. Si ya sue­les car­gar con el flo­ta­dor del pe­que, ¿pa­ra qué quie­res un air­bag de se­rie? «Es cues­tión de re­edu­car­se nu­tri­cio­nal­men­te», se­ña­la la es­pe­cia­lis­ta, sal­vo que exis­ta una pa­to­lo­gía se­ria de­trás «que ya ne­ce­si­ta­ría un tra­ta­mien­to», in­di­ca. Di­cho de otro mo­do y re­pe­ti­do has­ta la sa­cie­dad: so­mos lo que co­me­mos.

E im­por­tan­te, ¡có­mo co­me­mos!: «Tam­bién pue­de ser una ma­la di­ges­tión por­que se co­me de­pri­sa. Si es­tás es­tre­sa­da/o se pue­de pro­du­cir una ae­ro­fa­gia. Me­tes ai­re den­tro e hin­chas. Así que hay que co­mer des­pa­cio, es fun­da­men­tal. Y ha­cer va­rias co­mi­das a lo lar­go del día, re­par­tir­las más». «Si no­tas más la hin­cha­zón por la no­che y tam­bién en las pier­nas, es re­ten­ción de lí­qui­dos. Lo ideal en ese ca­so se­ría co­mer sin sal», di­ce, aun­que re­co­no­ce que es un há­bi­to di­fí­cil de eli­mi­nar. A lo «so­so» no le da­mos ni un li­ke, por­que en­tra el ro­llo cul­tu­ral, cree.

YES, SE PUE­DE BA­JAR TA­LLA

Siem­pre es me­jor la prác­ti­ca que la teo­ría. Pa­se­mos a un ca­so real: «Una chi­ca vino ha­ce 20 mi­nu­tos. Des­de ha­ce un mes ba­ja­ba muy bien pe­ro de ab­do­men... No era nor­mal que tu­vie­ra esos ga­ses y ha­ce quin­ce días le cam­bié la ali­men­ta­ción co­mo si tu­vie­se una in­to­le­ran­cia ali­men­ta­ria. Te­nías que ver­la hoy, ¡3 cen­tí­me­tros menos en pe­rí­me­tro ab­do­mi­nal! Ca­si es una ta­lla». Se­ña­la que los ali­men­tos que pue­den cau­sar más pro­ble­mas di­ges­ti­vos en ese sen­ti­do son la le­che y el tri­go «pe­ro ojo —ad­vier­te— no pa­ra to­do el mundo». An­te la du­da... con­sul­ta con un es­pe­cia­lis­ta me­jor. «La gen­te que tie­ne hin­cha­zón ab­do­mi­nal de­be­ría re­vi­sar eso», re­co­mien­da Al­ba Vi­la. Otro fac­tor a te­ner en cuen­ta son los an­ti­bió­ti­cos, «ba­rren la flo­ra in­tes­ti­nal, por eso les doy un pre­bió­ti­co o pro­bió­ti­co y va bien, siem­pre y cuan­do el pro­ble­ma ven­ga de ahí», se­ña­la.

So­mos ani­ma­les de cos­tum­bres. Que nos qui­ten el ca­fé a lo me­jor nos toca en lo más hon­do de nues­tro ser so­cial. Co­mo pa­ra un in­glés que le qui­ten el té se­ría co­mo una es­to­ca­da en la iden­ti­dad na­cio­nal. Am­bas be­bi­das tan po­pu­la­res fa­vo­re­cen un ab­do­men cur­vi­lí­neo: «To­do lo amar­go ca­lien­te es ma­lí­si­mo por­que hin­cha tam­bién mu­cho. Otra co­sa, el té tie­ne ta­ni­nos, que es­tri­ñen”. Pá­sa­te al roi­boos y otras in­fu­sio­nes. Las hay car­mi­na­ti­vas y di­ges­ti­vas co­mo la man­za­ni­lla, el anís, la al­ca­ra­vea y el hi­no­jo, y di adiós a los ga­ses «sal­vo que ha­ya una pa­to­lo­gía se­ve­ra», ad­vier­te Vi­la. Tam­bién acon­se­ja au­men­tar el con­su­mo de fru­tas y ver­du­ras, evi­tan­do las cru­cí­fe­ras: «Son muy bue­nas es­pi­na­cas, za­naho­ria, pa­pa­ya, pi­ña, na­ran­jas... Lo de co­lor na­ran­ja es bueno pa­ra des­hin­char». Ha­ble­mos de hi­dra­ta­ción tam­bién: «Mí­ni­mo dos li­tros de agua». Y au­men­tar el con­su­mo de fi­bra, vi­tal.

En cues­tión de gim­na­sia, «va muy bien la hi­po­pre­si­va, que es­tá de mo­da. Es una re­edu­ca­ción ab­do­mi­nal que alu­ci­nas por­que el ab­do­men vuel­ve a su si­tio». A ella sue­len re­cu­rrir em­ba­ra­za­das. Pi­la­tes y yo­ga tam­bién mi­man esa zo­na del cuer­po, el centro ener­gé­ti­co. ¿Vi­vi­rá ahí la fe­li­ci­dad?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.