Te­ner a Iña­ki al la­do ha­ce to­do muy fá­cil”

Es una de las ca­ras más co­no­ci­das des­de que co­pre­sen­ta jun­to a su pa­re­ja «La Sex­ta No­che». Apa­sio­na­da de los via­jes, en su ma­le­ta no fal­ta ja­más mú­si­ca de Sa­bi­na. «En­tre­vis­tar­lo fue uno de los mo­men­tos más es­pe­cia­les pa­ra mí», apun­ta. Y los co­la­bo­ra­do­res.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - RESPONDE - TEX­TO: ÁN­GE­LA BA­RROS / S. F.

Dos de los ros­tros más co­no­ci­dos de La Sex­ta No­che han en­con­tra­do la com­pli­ci­dad tan­to de­lan­te co­mo de­trás de las cá­ma­ras. An­drea Ro­pe­ro e Iña­ki Ló­pez siem­pre han man­te­ni­do una bue­na co­ne­xión que aho­ra, ha tras­pa­sa­do los fo­cos y con­ti­núa fue­ra de los es­tu­dios de la ca­de­na.

—Em­pe­zas­te tus prác­ti­cas en «El Pe­rió­di­co de Ara­gón» y tras un tiem­po dis­te el pa­so a la te­le­vi­sión, ¿có­mo fue ese cambio?

—Es un cambio muy brus­co. Es­tu­ve tra­ba­jan­do en El Pe­rió­di­co de Ara­gón y el cambio fue en Cua­tro. In­me­dia­ta­men­te des­pués em­pe­cé en La Sex­ta. Fue to­do muy rá­pi­do. Lo vi­ví con una ilu­sión tre­men­da al aca­bar y en­con­trar tra­ba­jo en una te­le na­cio­nal. Ade­más es una te­le que em­pie­za de ce­ro, y yo, for­ma­ba par­te del pro­ce­so de mon­ta­je. Fue una ex­pe­rien­cia úni­ca y que pa­sa una vez en la vi­da. Lo re­cuer­do co­mo uno de los me­jo­res ve­ra­nos de mi vi­da.

—Tu abue­la que­ría que es­tu­dia­ras Medicina, ¿qué es lo que te dio fuer­zas pa­ra se­guir en tu pro­pó­si­to de pe­rio­dis­ta?

—Des­de muy pe­que­ña siem­pre tu­ve vo­ca­ción por el pe­rio­dis­mo, muy ra­ro por­que en mi fa­mi­lia no hay na­die que ten­ga que ver con la co­mu­ni­ca­ción. Ellos tra­ba­jan en el cam­po, en Hues­ca. Ella siem­pre me de­cía: «¿Pe­ro por qué te vas a es­tu­diar fue­ra pe­rio­dis­mo?». «Qué­da­te aquí que hay un hos­pi­tal cer­ca en Hues­ca”. Lo que que­ría era que yo me que­da­ra allí, pe­ro es ver­dad que siem­pre veía los in­for­ma­ti­vos con ella. Siem­pre tu­ve el pun­to de tra­ba­jar en la te­le­vi­sión, de tra­ba­jar en pro­gra­mas in­for­ma­ti­vos y sí, sí, ga­né yo la ba­ta­lla.

—Más allá del tra­ba­jo pro­fe­sio­nal, ¿có­mo os lle­váis los co­la­bo­ra­do­res?

—La re­la­ción con los co­la­bo­ra­do­res es muy bue­na. Cuan­do en­tras al pla­tó es co­mo cuan­do los ju­ga­do­res en­tran al cam­po de fút­bol. La ten­sión mu­chas ve­ces es­tá ahí pe­ro bueno, eso for­ma par­te del te­rreno de jue­go. Sí que es ver­dad que al­gu­nos fue­ra de pla­tó tie­nen una re­la­ción ex­tra­ña [ri­sas]. In­da, Mar­huen­da, Eli­sa Be­ni, Ja­vier Aro­ca... es gen­te que ya for­ma par­te de La Sex­ta No­che, pe­ro bueno, en­tre ellos se lle­van bien, y otros, me­dia­na­men­te bien.

—El amor ha lle­ga­do a tu vi­da de la mano de tu com­pa­ñe­ro te­le­vi­si­vo Iña­ki Ló­pez, ¿es fá­cil tra­ba­jar con tu pa­re­ja?

—Co­mo pro­fe­sio­nal creo que es un lujo te­ner­lo al la­do co­mo pre­sen­ta­dor. Lle­va el pro­gra­ma co­mo na­die y ade­más es muy fá­cil tra­ba­jar con el. Es muy rá­pi­do en el pro­gra­ma, tie­ne un pun­to de iro­nía que, a ve­ces es muy com­pli­ca­do te­ner­lo, y que él apor­ta. Se tra­ba­ja muy a gus­to con él y el equi­po es­tá en­can­ta­do.

—El pro­gra­ma se ha con­ver­ti­do en uno de los más co­men­ta­dos en re­des so­cia­les, ¿cuál fue el mo­men­to más di­fí­cil?

—Mo­men­tos di­fí­ci­les co­mo tal no ha ha­bi­do. Sí que ha ha­bi­do mo­men­tos muy in­ten­sos que te to­can la fi­bra a ni­vel pro­fe­sio­nal. Yo re­cuer­do los aten­ta­dos de Pa­rís. Son no­ti­cias que te exi­gen un plus por­que son muy du­ras. Tie­nes que es­tar ahí aguan­tan­do el ti­po. Son esos te­mas los que ha­cen que una no­che sea más com­pli­ca­da.

—Dis­te las cam­pa­na­das. ¿Qué tal esa ex­pe­rien­cia con el ves­ti­do...?

— La pri­me­ra co­sa que pien­sas es: «¡Ay dios!» y la se­gun­da «¿Qué me pon­go?». Pe­ro bueno fue muy fá­cil por­que la ca­de­na y los es­ti­lis­tas res­pe­ta­ron mu­cho el ti­po de ves­ti­do que yo que­ría. Vi­mos va­rios ves­ti­dos y la ver­dad que el que más me gus­to fue el del di­se­ña­dor an­da­luz Iván Cam­pa­ña que, por cier­to, si­go te­nien­do re­la­ción con él. Era un di­se­ño ver­de pre­cio­so. Iba co­mo­dí­si­ma, sú­per a gus­to. Creo que era muy yo, con un pun­to se­xi pe­ro bueno sin en­se­ñar de­ma­sia­do.

—Fue un mo­men­to me­diá­ti­co de mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad. ¿Có­mo lle­vas­te em­pe­zar el año sin tu fa­mi­lia?

—Yo vi­ne pa­ra aquí ¡pe­ro mi fa­mi­lia tam­bién!. Mi ma­dre y mi her­mano es­tu­vie­ron con­mi­go en La Puer­ta del Sol y, la ver­dad, que fue una no­che que no ol­vi­da­ré nun­ca. Ja­más me hu­bie­ra ima­gi­na­do dan­do las cam­pa­na­das des­de allí. Lo dis­fru­té mu­chí­si­mo y mi fa­mi­lia aún más que yo, es­ta­ban co­mo ni­ños pe­que­ños. Ade­más la re­la­ción con Al­ber­to Chi­co­te y su fa­mi­lia es muy bue­na des­de ha­ce tiem­po. Es­tá­ba­mos allí co­mo en ca­sa.

—Via­jar es una de tus gran­des pa­sio­nes ¿has cum­pli­do con el des­tino de tu vi­da o aún es­tá por lle­gar?

—Ca­da via­je que ha­go me lo plan­teo co­mo el via­je de mi vi­da. Re­cuer­do uno que hi­ce a Pa­na­má... es un país que re­co­mien­do a to­do el mundo. Tam­bién con mu­cho ca­ri­ño un via­je a Tai­lan­dia. Soy una apa­sio­na­da de or­ga­ni­zar los via­jes, de co­no­cer otras cul­tu­ras. Me en­can­ta, es mi gran pa­sión y cuan­do pue­do me es­ca­po tres días arras­tran­do a mi en­torno.

—¿Y en la ma­le­ta qué lle­vas?

—Un li­bro y al­go de mú­si­ca de Sa­bi­na. Via­ja con­mi­go allá don­de es­té. De he­cho le en­tre­vis­ta­mos aquí en el pro­gra­ma y lo re­cuer­do co­mo uno de los mo­men­tos mas es­pe­cia­les. Nos tra­tó de ma­ra­vi­lla a Iña­ki y a mí, nos in­vi­tó a un ca­fé en su ca­sa. Ade­más la en­tre­vis­ta dio lu­gar a mu­chos ti­tu­la­res. Se mo­jó y eso se agra­de­ce.

—¿Afec­ta en tu vi­da per­so­nal la re­per­cu­sión me­diá­ti­ca?

—Na­da, en ab­so­lu­to. Cuan­do voy por la ca­lle soy la mis­ma chi­ca de siem­pre. Sí que es ver­dad que mu­cha gen­te te pa­ra por la ca­lle, te pre­gun­ta por el pro­gra­ma... pe­ro to­do el mundo es muy res­pe­tuo­so y muy ama­ble. Más que ser al­go ma­lo, es al­go bueno. Te ani­ma a se­guir tra­ba­jan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.