Tra­to de no to­mar­me en se­rio la vi­da”

Lo co­no­ci­mos ha­ce mu­chos años co­mo uno de los pro­ta­go­nis­tas de la te­le­no­ve­la ju­ve­nil «Re­bel­de Way», aho­ra ha re­vo­lu­cio­na­do las re­des so­cia­les por un be­so con el ac­tor Mi­guel Án­gel Sil­ves­tre en un ro­da­je. En su úl­ti­mo tra­ba­jo da un gi­ro ra­di­cal: Ra­món Merc

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - ÚLTIMA - TEX­TO: SAN­DRA FAGINAS

1 ¿¿Eres un «Ele­gi­do»?

[Ja, ja] Crée­me que sí, so­bre to­do por­que fue un pla­cer ha­ber tra­ba­ja­do en es­ta pe­lí­cu­la. Es­toy muy agra­de­ci­do. 2 In­ter­pre­tas a Ra­món Mer­ca­der, el ase­sino de Trots­ki, ¡va­ya gi­ro! Pa­sas de be­sar a Mi­guel Án­gel Sil­ves­tre a es­to. Sí. La his­to­ria de Ra­món es di­fu­sa, fue un gran re­to. Por­que el di­rec­tor que­ría dar una vi­sión im­par­cial de él, es­tu­vo tra­ba­jan­do en ese per­so­na­je y ar­man­do un rom­pe­ca­be­zas du­ran­te cin­co años.

3 ¿Qué te atra­pó?

Pa­ra el pa­pel tu­ve que ha­blar francés, in­glés, es­pa­ñol con acen­to de Es­pa­ña... Pa­ra mí eso fue un pro­ce­so alu­ci­nan­te. Fue un tra­ba­jo muy, muy fuer­te. Ob­via­men­te es­tar al la­do de El­vi­ra Mínguez fue una ma­ra­vi­lla. Tra­ba­jar con ella es co­mo hacer tram­pa, te tie­nes que de­jar lle­var.

4 ¿Qué fue lo que más te cos­tó?

El cas­te­llano, por­que ha­bía frases muy lar­gas al prin­ci­pio y tu­ve que ba­ta­llar mu­cho. Me pu­sie­ron un coach que me ayu­dó. 5 Te co­no­ci­mos por «Re­bel­de Way» y aho­ra ¡la que se ha ar­ma­do con Mi­guel Án­gel! Sí, es parte de la his­to­ria de tra­ba­jar en es­te mun­do. Mi­guel Án­gel es muy ge­ne­ro­so y un gran, gran com­pa­ñe­ro. Y, bueno, sí que se ar­mó rui­do, pe­ro al fi­nal de cuen­tas sé per­fec­ta­men­te que es­to es parte del tra­ba­jo. Los dos co­nec­ta­mos muy bien y la pe­lí­cu­la ha te­ni­do gran acep­ta­ción, que es lo ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te.

6 ¿No te im­por­ta el rui­do?

Se van a ha­blar mu­chas co­sas, pe­ro hay que ha­cer­le ca­so a lo que im­por­ta, a las crí­ti­cas cons­truc­ti­vas. Eso es lo im­por­tan­te. Lo que va­le la pe­na.

7 Y tú, ¿te cri­ti­cas mu­cho?

No, de­jo que el di­rec­tor ha­ga su tra­ba­jo y con­fío. Es lo me­jor. Si uno tra­ba­ja y con­fía las co­sas sa­len bien.

8 Has ido per­fi­lan­do tu ca­rre­ra...

Sí, he co­gi­do siem­pre pro­yec­tos que me ha­gan apren­der, que di­gan al­go, que ten­gan un men­sa­je, pe­ro que no so­lo sea tra­ba­jar. Creo que es muy im­por­tan­te es­co­ger lo que vas a de­cir, es una gran res­pon­sa­bi­li­dad. Tra­ba­jar por tra­ba­jar to­do el mun­do lo pue­de hacer.

9 ¿Eres se­lec­ti­vo?

Sí, com­par­tir con gen­te in­tere­san­te me en­can­ta. Ha si­do in­creí­ble tra­ba­jar en Es­pa­ña, con un equipo tan exi­gen­te. En Mé­xi­co tra­ba­jan cua­ren­ta, se­sen­ta per­so­nas, y aquí eran gru­pos de vein­te. Per­so­nas que ha­cían el tra­ba­jo co­mo si fue­ran se­sen­ta. Fue es­pec­ta­cu­lar, son unas má­qui­nas. 10 Has lle­ga­do a nues­tro país, pe­ro ape­nas te co­no­ce­mos. ¿Có­mo te de­fi­nes? Al­guien al que le gus­ta tra­ba­jar, y tra­to de no to­mar­me tan en se­rio la vi­da. Tra­to de di­ver­tir­me, ten­go un tra­ba­jo que me en­can­ta y me da la oportunidad de co­no­cer a mu­cha gen­te. Eso lo vi­vo co­mo un re­ga­lo y lo dis­fru­to.

11 ¿Qué te que­da de re­bel­de?

Yo siem­pre he di­cho que hay que ser re­bel­de con cau­sa. Yo tra­to de ser im­pe­ca­ble con la pa­la­bra. Si uno es im­pe­ca­ble con la pa­la­bra, las co­sas son mu­cho más fá­ci­les. De to­das ma­ne­ras yo es­toy su­per­or­gu­llo­so de ha­ber he­cho esa te­le­no­ve­la. Gra­cias a ese pro­yec­to mu­cha gen­te me ve y me bus­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.