sal­ta! ¡Y di­go

LA EM­PRE­SA SE LAN­ZA A LA CA­MA Los pro­ble­mas se de­jan a un la­do al po­ner­se a sal­tar. La preo­cu­pa­ción aho­ra es ver quién lle­ga más al­to y, ¡ojo!, a ver el pri­me­ro que se atre­ve con la vol­te­re­ta.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - MUÉVETE - TEX­TO: ÁN­GE­LA BA­RROS / N. S.

En­ca­da adul­to vi­ve es­con­di­do un ni­ño. De­trás de la cor­ba­ta o de la blu­sa, de­trás de las ca­nas o de las ga­fas de sol, de­trás de las pri­sas, de la mue­ca de tris­te­za o de la son­ri­sa en­tre iró­ni­ca y es­cép­ti­ca... per­ma­ne­ce un ni­ño que no aca­ba de ir­se. To­dos te­ne­mos la ca­pa­ci­dad pa­ra di­ver­tir­nos. Esa ca­pa­ci­dad que nos ha­ce eva­dir­nos de to­dos los pro­ble­mas y, pa­se lo que pa­se, son­reír. La ale­gría es­tá en el al­ma y no en la edad. Lle­va­mos por den­tro ese ni­ño que no de­be­ría­mos per­der nun­ca de vista.

Sal­tar so­bre una ca­ma elás­ti­ca es una ac­ti­vi­dad ap­ta y be­ne­fi­cio­sa pa­ra cual­quier per­so­na. No so­lo a los ni­ños les ape­te­ce di­ver­tir­se en es­ta ac­ti­vi­dad tan

mo­vi­di­ta, sino que los adul­tos tam­bién quie­ren desaho­gar­se en­tre sal­to y sal­to. Lo pri­me­ro que te­ne­mos que hacer es rom­per con nues­tra ru­ti­na. Re­co­no­cer la im­por­tan­cia de la di­ver­sión y es­tar dis­pues­tos a de­di­car­le un tiem­po es­pe­cí­fi­co. Ya es sor­pren­den­te que una ac­ti­vi­dad tan vista co­mo un jue­go in­fan­til pue­da lle­gar a di­ver­tir e in­clu­so im­pre­sio­nar a mu­chos adul­tos. De to­dos los jue­gos y ma­ne­ras de di­ver­tir­se o pa­sar el tiem­po, ellos de­ci­den sal­tar rien­do ¡o reír sal­tan­do! Qui­zá se vea el mun­do de otra ma­ne­ra des­de ahí arri­ba y les sir­va co­mo mé­to­do pa­ra des­co­nec­tar. Sea co­mo sea, ellos quie­ren vol­ver atrás y re­cor­dar có­mo era aquel in­creí­ble sal­to que te ha­ce ser me­jor. El sal­to estrella. Re­cor­dar y re­vi­vir aque­lla com­pe­ti­ción de «a ver quién lle­ga más al­to». ¿Y si sa­li­mos vo­lan­do? Sí, jus­to. La con­cen­tra­ción es im­pres­cin­di­ble. Así nues­tro sal­to se­rá pre­ci­so y ade­cua­do.

EL SAL­TO ESTRELLA

El ve­rano pa­re­ce ser que reúne a los ma­du­ros y ex­pe­ri­men­ta­dos en es­ta ac­ti­vi­dad y con­si­gue deses­tre­sar­los, en­tre­te­ner­los y has­ta enamo­rar­los. «Lo re­pe­ti­ría­mos en­can­ta­dos», apun­ta Lu­cía, quien lle­vó de sor­pre­sa a sus com­pa­ñe­ros de em­pre­sa al lo­cal Me­ga­jump. Ano­ten pa­ra sal­tar. En es­ta épo­ca del año, a mu­chos de no­so­tros no nos ape­te­ce en­ce­rrar­nos en un gim­na­sio pa­ra prac­ti­car de­por­te y to­ni­fi­car el cuer­po, pe­ro por muy ra­ro que pa­rez­ca, es­ta ac­ti­vi­dad es gra­ti­fi­can­te pa­ra ello. La ca­ma elás­ti­ca se lle­va uti­li­zan­do mu­chos años co­mo al­go des­ti­na­do úni­ca­men­te pa­ra el en­tre­te­ni­mien­to, cuan­do real­men­te es una bue­na ma­ne­ra de en­tre­nar nues­tro cuer­po mien­tras nos di­ver­ti­mos sal­tan­do en ella. «Ejer­ci­tas to­dos los múscu­los del cuer­po, al­gu­nos que in­clu­so no sa­bías ni que te­nías», ex­pli­ca la em­pre­sa­ria del lo­cal, San­dra Ar­mas. Eso sí, los ni­ños pe­que­ños pre­pa­ran sus múscu­los pa­ra cre­cer sa­nos y fuer­tes, pe­ro los adul­tos es­tán en la eta­pa de to­ni­fi­car­los. «Se tra­ta de un ejer­ci­cio que to­dos po­de­mos lle­var a ca­bo a cau­sa del po­co im­pac­to que tie­ne so­bre nues­tro cuer­po, ya que la ca­ma elás­ti­ca es una su­per­fi­cie blan­da». Por es­te mo­ti­vo, apun­ta que «es una ac­ti­vi­dad que se pue­de rea­li­zar a cual­quier edad, pues­to que no­so­tros mar­ca­mos el rit­mo y la in­ten­si­dad del ejer­ci­cio».

Ella, que lle­va to­da la vi­da en es­ta ac­ti­vi­dad, afir­ma que ha vis­to pa­sar a to­do ti­po de gen­te. Des­de ni­ños preado­les­cen­tes (ni­ños de 12, 13 o 14 años) has­ta un pú­bli­co adul­to. «Es­ta­mos con­ten­tos por­que no so­la­men­te to­ca­mos la parte in­fan­til, que es un po­co lo que ya co­no­ce­mos de otros lo­ca­les, sino que tam­bién vie­ne gen­te que sue­le hacer Par­kour o que le gus­tan las ac­ti­vi­da­des di­fe­ren­tes». Aho­ra bien, aun­que es­ta mo­da­li­dad se ha pro­fe­sio­na­li­za­do y ex­ten­di­do a un pú­bli­co más abier­to, tam­bién si­guen ce­le­bran­do cum­plea­ños, fies­tas y va­rios even­tos. Pe­ro no de­ja­rán de sor­pren­der­nos. Ade­más de dis­fru­tar sal­tan­do, lo ha­cen en­tre­nan­do. «He­mos te­ni­do una se­sión de coach con gen­te de Mé­to­do, em­pre­sa que ges­tio­na va­rios gim­na­sios en A Co­ru­ña». Es­tá cla­ro que es­tas de­por­tis­tas han sa­li­do de su ru­ti­na ha­cien­do de­por­te de otra ma­ne­ra. Ase­gu­ran que ha si­do irre­pe­ti­ble, «el re­sul­ta­do fue fan­tás­ti­co». Es­te mé­to­do «ha fun­cio­na­do muy bien co­mo sis­te­ma de­por­ti­vo y es­ta­mos re­ci­bien­do pro­pues­tas de otros coach», cuen­ta San­dra.

ADIÓS AL ES­TRÉS

El ve­rano crea nue­vas ideas y ayu­da a desa­rro­llar pro­yec­tos. Pa­re­ce ser que nues­tra men­te se des­pe­ja y re­fle­xio­na­mos. Nos ape­te­ce al­go co­mo ese ai­re nue­vo que nos cam­bia la vi­da. Al­go in­só­li­to, que mar­que nues­tro ve­rano co­mo el me­jor. «Es­ta­mos te­nien­do mu­chas vi­si­tas de Cam­pus De­por­ti­vos, gen­te del Con­ce­llo de Fis­te­rra, ni­ños del Cam­pus de Juan Domínguez, del gim­na­sio de Be­tan­zos...». San­dra cuen­ta su idea ins­pi­ra­da en lo­ca­les del Reino Uni­do, don­de usan mu­cho es­ta téc­ni­ca «co­mo li­be­ra­ción de es­trés». Son las lla­ma­das ac­ti­vi­da­des de em­pre­sa. El pro­pó­si­to, cuen­ta la em­pre­sa­ria, es «for­mar y unir al gru­po de un mo­do di­fe­ren­te». Mien­tras que los pro­fe­sio­na­les mé­di­cos aler­tan so­bre los ries­gos de es­guin­ce de to­bi­llo, cue­llo o ma­nos, los fa­bri­can­tes de hin­cha­bles y ca­mas elás­ti­cas tra­tan de qui­tar­le hie­rro al asun­to, «de no sal­tar en las ca­mas elás­ti­cas po­si­ble­men­te se su­birían a los ár­bo­les y el ries­go de per­can­ce se­ría mu­cho ma­yor». Es­ta fue la in­ten­ción de Lu­cía, di­rec­to­ra de Fin­ca Mon­tes­quei­ro, que lle­vó de sor­pre­sa a sus 35 com­pa­ñe­ros de em­pre­sa. «Fui­mos a hacer nues­tra ce­na de ve­rano y nin­guno sa­bía adón­de íba­mos». El for­mar­se co­mo gru­po lo cum­plie­ron y «fue deses­tre­san­te, re­la­jan­te y di­ver­ti­do». Se bur­la­ban unos de otros al gri­to de «¡a ver esa vol­te­re­ta!», y ad­mi­te que tie­nen agu­je­tas. No per­die­ron el tiem­po. «En la zo­na de la pis­ci­na nos enamo­ra­mos del tram­po­lín». En­tre car­ca­ja­da y car­ca­ja­da, se gri­ta­ban unos a otros: «¡Que se ti­re, que se ti­re!». Pa­re­ce que las ca­mas elás­ti­cas no pa­sa­rán de mo­da. Aho­ra son ten­den­cia. ¡A sal­tar!

Es un ejer­ci­cio que se pue­de rea­li­zar a cual­quier edad”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.