En ve­rano hay que abu­rrir­se

TIEM­PO AL TIEM­PO. Y más si es tiem­po de pa­rar­se a vi­vir. Ni­ños y adul­tos, a por más mo­men­tos libres de verdad, sin pau­tas ni pro­gra­ma­ción. «El abu­rri­mien­to es ne­ce­sa­rio, es una es­pe­ra que ayu­da a desa­rro­llar ha­bi­li­da­des vi­ta­les». Las ex­per­tas Cat­he­ri­ne L’

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - ASABER - TEX­TO: ANA ABELENDA

Ur­ge que na­da sea ur­gen­te. Cal­ma pa­ra apli­car­se en de­be­res vi­ta­les, esos que re­co­mien­dan quie­nes en­tien­den la edu­ca­ción co­mo un pro­ce­so en el que cre­cer y co­no­cer van juntos. Des­co­nec­ta. Res­pi­ra. Ex­plo­ra. Abú­rre­te. Piér­de­te. Co­nó­ce­te. «Ni­ños, ni­ñas, maes­tros, maes­tras, ma­dres, pa­dres, abue­los, abue­las, dis­fru­tad de es­te ve­rano —nos ani­ma en su Fa­ce­book Cé­sar Bo­na, uno de los 50 me­jo­res maes­tros del mun­do—. De­di­caos a es­cu­char mú­si­ca, a bus­car el si­len­cio, a pin­tar, a cui­dar plan­tas. A que­dar con los ami­gos, a es­tar so­los. A ir en bi­ci­cle­ta, a apren­der a ir en bi­ci­cle­ta. A bu­cear, a ir al ci­ne, a in­ven­tar­se pe­lí­cu­las. A es­cri­bir, a con­tar los días. A hacer rui­dos con la bo­ca, a po­ner ca­ras, a reíros de vo­so­tros mis­mos, a reíros con los de­más. A reír. A dis­fru­tar. A vi­vir». Es­te ver­bo que bom­bea me­jor en li­ber­tad qui­zá ha ol­vi­da­do lo que el abu­rri­mien­to pue­de dar de sí. A los ex­ce­sos de un mun­do digital, lar­go ve­rano pa­ra pas­mar... y re­des­cu­brir el asom­bro. «Abu­rrir­se es es­pe­cial­men­te ne­ce­sa­rio, y pro­duc­ti­vo», des­ta­ca la psi­có­lo­ga y edu­ca­do­ra de pa­dres y maes­tros Bi­bia­na In­fan­te, fun­da­do­ra de Dis­ci­pli­na Po­si­ti­va Ga­li­cia: «El ve­rano es el pe­río­do con más tiem­po de ocio in­de­fi­ni­do pa­ra los ni­ños y a ve­ces tam­bién pa­ra los adul­tos, lo que su­po­ne una gran oportunidad pa­ra en­con­trar tiem­po pa­ra abu­rrir­se y sa­car de ahí mu­chos re­cur­sos vi­ta­les. A ve­ces, cuan­do uno lle­va un tiem­po abu­rri­do sur­gen las me­jo­res ideas e in­clu­so ha­bi­li­da­des so­cia­les». El abu­rri­mien­to es un mo­tor, sub­ra­ya pa­ra YES la in­ves­ti­ga­do­ra y di­vul­ga­do­ra ca­na­dien­se Cat­he­ri­ne L’Ecu­yer, au­to­ra del bes­tse­ller Edu­car en el asom­bro: «Tols­tói de­cía que abu­rrir­se es ‘desear desear’; eso in­di­ca que don­de hay abu­rri­mien­to hay bro­tes de de­seo, hay es­pe­ran­za. El abu­rri­mien­to pue­de ser el preám­bu­lo al jue­go y a la crea­ti­vi­dad». El abu­rri­mien­to, tal co­mo des­cri­be In­fan­te, es un mo­men­to de es­pe­ra. «Y que­re­mos lle­nar ese va­cío de ma­ne­ra in­na­ta, por­que es­tar abu­rri­do

pue­de ser una sen­sa­ción des­agra­da­ble; yo de ni­ña re­cuer­do ver el abu­rri­mien­to co­mo al­go ho­rri­ble», ad­mi­te. Pe­ro ese im­pas­se, con­ti­núa, ha­ce que «el ce­re­bro bus­que sus re­cur­sos. Al bus­car de den­tro pa­ra fue­ra, em­pie­zan a sa­lir co­sas pro­pias, tus gus­tos, ap­ti­tu­des, tu crea­ti­vi­dad, tu ta­len­to». L’Ecu­yer in­vi­ta por su parte a apli­car «la prue­ba del abu­rri­mien­to» con los ni­ños. «De­jé­mos­los ju­gar li­bre­men­te unas dos ho­ras con sus her­ma­nos, sin ju­gue­tes, sin col­cho­ne­tas, sin cro­mos, sin pan­ta­llas, sin bi­ci­cle­ta, en la na­tu­ra­le­za, y ob­ser­ve­mos có­mo se desen­vuel­ven. ¿Se en­tre­tie­nen so­los, tran­qui­la­men­te, ima­gi­nán­do­se jue­gos, o se abu­rren y ex­pe­ri­men­tan an­sie­dad?». Si se abu­rren con­vie­ne pre­gun­tar­se por qué. La res­pues­ta pue­de es­tar, di­ce la ex­per­ta, en un rit­mo de vi­da co­ti­diano fre­né­ti­co, en un am­bien­te de­ma­sia­do es­truc­tu­ra­do, en ni­ve­les de es­tí­mu­los muy al­tos y en la om­ni­pre­sen­cia de pan­ta­llas. ¿Re­cu­rri­mos a ellas de­ma­sia­do? «Es que un ni­ño abu­rri­do es un ni­ño la­to­so. Por eso, aca­bas por dar­le el iPad o pro­gra­man­do al­gu­na ac­ti­vi­dad, evi­tan­do esos tiem­pos libres no es­truc­tu­ra­dos» que re­quie­re la crea­ti­vi­dad, ex­po­ne In­fan­te. El pe­dia­tra Di­mi­tri Ch­ris­ta­kis, ex­per­to mun­dial en el efec­to pan­ta­lla, ar­gu­men­ta que los con­te­ni­dos rá­pi­dos de la pan­ta­lla con­di­cio­nan a los ni­ños a unos rit­mos ex­tre­ma­da­men­te rá­pi­dos. «Con­se­cuen­te­men­te —apor­ta L’Ecu­yer—, la vi­da co­ti­dia­na les pa­re­ce muy abu­rri­da, lo que les pro­vo­ca ner­vio­sis­mo, hi­per­ac­ti­vi­dad y an­sie­dad». Por eso la cal­ma se re­sis­te tan­to. «En un mun­do di­gi­ta­li­za­do, de­be­mos ayu­dar a nues­tros hi­jos a ima­gi­nar, a ex­plo­rar el mun­do in­te­rior y ex­te­rior. Alen­tar esa parte que en ellos es­tá más dor­mi­da, e in­vi­tar­les a ima­gi­nar, por ejem­plo, que el so­fá es un bar­co y la al­fom­bra el mar. Ahí pue­de em­pe­zar una aven­tu­ra», di­ce In­fan­te. Ur­ge pro­cu­rar el dol­ce far nien­te, es­tar a mon­te, sin hacer na­da. En el sa­lón. O en la pla­ya. Con­tar con los de­dos pen­sa­mien­tos, pie­dras o bi­ki­nis ro­jos a pie de mar. En ve­rano apren­der a abu­rrir­se es una asig­na­tu­ra vi­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.