So­mos úni­cas

Si a prin­ci­pios de los 80 a los hi­jos «so­los» nos mi­ra­ban ra­ro, los que cre­ci­mos úni­cos hoy so­mos los re­yes en el ma­pa de­mo­grá­fi­co. Si en una pa­re­ja no hay her­ma­nos, tam­po­co ha­brá cu­ña­dos ni tíos, ni pri­mos, ni so­bri­nos. Al­gu­na ven­ta­ja ha­brá, ¿no?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: NOE­LIA SIL­VO­SA

CON­CHI­TA, CAR­MEN Y MA­RÍA

A CO­RU­ÑA So­mos tres ge­ne­ra­cio­nes de hi­jas úni­cas y hu­bié­se­mos que­ri­do te­ner her­ma­nos”

Con­chi­ta, Car­men y Ma­ría son abue­la, ma­dre y nie­ta. Tres ge­ne­ra­cio­nes de una mis­ma fa­mi­lia con un de­no­mi­na­dor co­mún: las tres son hi­jas úni­cas y se han que­da­do con la es­pi­ni­ta de ha­ber vi­vi­do su in­fan­cia con her­ma­nos. La abue­la es la pri­me­ra en de­cir­lo en al­to. De he­cho qui­so re­ver­tir la si­tua­ción con su pro­pia fa­mi­lia, pe­ro no fue po­si­ble. «Cuan­do na­ció Car­men, me di­je­ron que no ten­dría más y co­gí tal disgusto que qui­si­mos adop­tar uno. Pe­ro cuan­do nos fui­mos a Bar­ce­lo­na pa­ra de­cír­se­lo a mi sue­gra, su reac­ción fue: «¡Eso no lo ha­gas nun­ca por­que des­pués vie­nen los pro­ble­mas!». Eran otros tiem­pos y ha­bía quien pen­sa­ba así. Ade­más man­da­ban los pa­dres, así que nos echa­mos pa­ra atrás y ahí que­dó to­do», re­la­ta Con­chi­ta, que agra­de­ce ha­ber te­ni­do pri­mos. «No sé ni cuán­tos ten­go. Eran co­mo mis her­ma­nos, re­ñía­mos y nos pe­gá­ba­mos co­mo si lo fué­se­mos», di­ce en­tre ri­sas.

Su hi­ja Car­men lo tie­ne cla­rí­si­mo: «A mí me hu­bie­se en­can­ta­do te­ner uno, pe­ro que­dé so­la», ase­gu­ra. Sin em­bar­go, re­pi­tió el pa­trón y tu­vo otra hi­ja úni­ca, Ma­ría. «Yo te­nía la ilu­sión de te­ner mu­chos, pe­ro la vi­da la­bo­ral te ata mu­chí­si­mo. Lo di­ces, pe­ro pa­sa el tiem­po y al fi­nal na­da. Y eso que Ma­ría pe­día en to­das las cartas de Re­yes un her­mano o her­ma­na ama­ri­llo, ne­gro o de cual­quier co­lor», re­cuer­da en­tre ri­sas. «Es que yo que­ría un her­mano pa­ra ju­gar, pe­ro al fi­nal lo que me re­ga­la­bais era un Ne­nu­co. De her­mano, na­da», di­ce su hi­ja, que con el pa­so del tiem­po fue di­gi­rién­do­lo des­de va­rios pun­tos de vis­ta.

«AL FI­NAL LO ASUMÍ»

«En la ado­les­cen­cia cam­bié de opi­nión y di­je: «¡Qué bien ser hi­ja úni­ca! Ahí em­pe­cé a asu­mir que no iba a te­ner her­ma­nos, pe­ro tam­bién me di cuen­ta de que to­do lo que ha­cían era pa­ra mí: los sa­cri­fi­cios eco­nó­mi­cos, la ca­rre­ra fue­ra... Y vi que en reali­dad tam­bién te­nía mu­cha suer­te», afir­ma. Pe­ro más allá de la in­fan­cia, el uni­ver­so úni­co tie­ne aún más pe­so en la edad adul­ta. «Yo veo a un her­mano so­bre to­do co­mo un apo­yo. Cuan­do tie­nes a tus pa­dres ma­yo­res te ves com­ple­ta­men­te so­lo pa­ra to­mar de­ci­sio­nes, eres el res­pon­sa­ble», se­ña­la su ma­dre. Pe­ro ser hi­jo úni­co des­en­ca­de­na tam­bién otros pa­no­ra­mas.

«Aho­ra lo que me da pe­na es pen­sar que nun­ca voy a ser tía. Yo co­mo mu­cho se­ré madrina», di­ce Ma­ría, que se ve rom­pien­do la ten­den­cia fa­mi­liar: «Quie­ro te­ner va­rios hi­jos. No diez, pe­ro dos o tres sí, pa­ra ver có­mo es la re­la­ción en­tre her­ma­nos de pri­me­ra mano... Y tam­bién me gus­ta­ría que mi pa­re­ja tu­vie­se her­ma­nos pa­ra po­der te­ner cu­ña­dos». Aun así, a la ben­ja­mi­na le sa­le el ra­ma­la­zo. «No me ve­ría con de­ma­sia­dos hi­jos por­que aun­que no me sien­to mi­ma­da sí que ne­ce­si­to te­ner el ba­ño pa­ra mí so­la, por así de­cir­lo, y que no in­va­dan mi es­pa­cio. Es al­go que nun­ca he vi­vi­do. Aun­que más de uno, si pue­do, pien­so te­ner», re­co­no­ce. Su ma­dre y su abue­la es­tán deseán­do­lo.

FO­TO: PA­CO RODRÍGUE

FO­TO: PA­CO RO­DRÍ­GUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.