To­do por una pla­za

PA­RA­LI­ZAN SU VIDA Re­nun­cian a sa­lir, a ver a sus ami­gos y has­ta a dis­fru­tar de sus afi­cio­nes. Aquí uno de­ja de ser uno pa­ra con­ver­tir­se en opo­si­tor. Ha­bla­mos con la que aca­ba de em­pe­zar, el que lle­va años pre­sen­tán­do­se a to­do lo que pue­de, la que sa­có su

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: NOELIA SILVOSA

AN­DREA PÉ­REZ OPOSITA PA­RA PRO­FE­SO­RA «Me pre­sen­té a la opo­si­ción de pro­fe­so­ra de Se­cun­da­ria por la es­pe­cia­li­dad de His­to­ria en tres co­mu­ni­da­des di­fe­ren­tes y es­tu­dio en­tre A Estrada, San­tia­go y Ou­ren­se», di­ce es­ta chi­ca des­pués de ir a exa­men por pri­me­ra vez.

Alas sie­te y me­dia de la ma­ña­na arran­ca pa­ra la bi­blio­te­ca de la Fa­cul­tad de His­to­ria de San­tia­go y al mediodía vuel­ve a la de su pue­blo, A Estrada, pa­ra vol­ver a en­ce­rrar­se to­da la tar­de. Es­te es el pla­ning de es­tu­dio de An­drea Pé­rez de lu­nes a vier­nes, por­que los fi­nes de se­ma­na los pa­sa en Ou­ren­se pa­ra pre­pa­rar­se tam­bién con un for­ma­dor. A sus 25 años, mu­chas se­ma­nas no se to­ma ni un so­lo día de des­co­ne­xión. Por ella que no que­de. «Hay ve­ces que vuel­vo a em­pe­zar el lu­nes de em­pa­ta­da, sin des­can­so», di­ce An­drea, que ase­gu­ra que no po­dría in­ten­tar es­to sin su fa­mi­lia: «Mis pa­dres me dan apo­yo mo­ral y eco­nó­mi­co, si no, no po­dría. Ya so­lo las cla­ses y dor­mir en Ou­ren­se to­dos los fi­nes de se­ma­na es un gas­to». Cla­ro que ella no con­tem­pla otra al­ter­na­ti­va que no sea ha­cer­se con su pla­za: «Es que no ca­be en mi ca­be­za no apro­bar. Soy cons­cien­te de mis li­mi­ta­cio­nes, pe­ro es­toy muy tran­qui­la y ani­ma­da. Si no crees en ti misma...» , se­ña­la.

Se­rá que le vie­nen por ve­na, pe­ro a es­ta chi­ca na­die le qui­ta las fuer­zas. «Mi abue­lo ya fue pro­fe­sor», apun­ta. Y eso que em­pe­zó la ca­rre­ra de His­to­ria que­rien­do ser egip­tó­lo­ga: «Iba con esa idea, pe­ro lue­go me en­can­tó la his­to­ria mo­der­na y la me­die­val. En ter­ce­ro ya te­nía cla­ro que que­ría ser pro­fe­so­ra, aun­que des­pués me lle­vé el dis­gus­to cuan­do qui­se en­trar en el más­ter y no me ad­mi­tie­ron en la pri­me­ra tan­da. A la se­gun­da ya con­se­guí en­trar en Ou­ren­se y fui la úni­ca que en­tré de esa se­gun­da lla­ma­da de la lis­ta de es­pe­ra».

Ha­ce dos años que se de­ci­dió a em­pe­zar en es­to de las opo­si­cio­nes y An­drea se ha pre­sen­ta­do ya en tres co­mu­ni­da­des di­fe­ren­tes: Ga­li­cia, Ma­drid y As­tu­rias. «Yo que­ría in­ten­tar­lo y no so­lo lle­gar aquí con los ner­vios. Ade­más en Ma­drid se mue­ven más las listas», cuen­ta An­drea, que por si las mos­cas tam­bién lo in­ten­tó en Ovie­do. ¿Que si se es­tu­dió to­do el te­ma­rio? To­da­vía no: «A día de hoy aún no me he es­tu­dia­do los 72 te­mas. Ba­jo mi pun­to de vis­ta es in­abar­ca­ble, y ade­más tam­po­co pue­des pre­pa­rar to­das las prác­ti­cas. ¿Cuán­tas obras de ar­te hay en el mun­do? ¿Cuán­tas co­sas pue­den caer­te de geo­gra­fía, por ejem­plo? Pe­ro mira, yo lo voy a in­ten­tar». Y tan­to que lo in­ten­ta. El año pa­sa­do le ca­yó un te­ma que to­da­vía no le ha­bía da­do tiem­po a es­tu­diar y, aun así, lle­nó diez ca­ri­llas. «Tie­nes que es­tar me­dia ho­ra en el exa­men y yo creo que eso nos sal­va a mu­chos de ti­rar la toa­lla», ex­pli­ca. Pe­ro lo más di­fí­cil no son los tu­tes de es­tu­dio.

«SÉ QUE LO CONSEGUIRÉ»

«A ni­vel psi­co­ló­gi­co es di­fí­cil, frus­tran­te. No sa­bes a cien­cia cier­ta si va a ha­ber exa­men o no, aun­que yo pien­so: ‘Voy a es­tu­diar co­mo si lo hu­bie­se. ¿Que no? Pues me queda es­tu­dia­do’», ase­gu­ra An­drea, que sin em­bar­go tam­bién acla­ra que a ve­ces pi­lla to­do de so­pe­tón: «Cuan­do di­je­ron que es­te año igual vol­vía a ha­ber­las di­je: ‘Mi­má, con to­do lo que te­nía pre­pa­ra­do pa­ra me­jo­rar es­te año’. Es abru­ma­dor, no quie­res que te pa­se lo que a tan­ta gen­te que es­tu­dia años sin fecha. Y otras ve­ces van y con­fir­man ofi­cial­men­te cua­tro días an­tes del exa­men, co­mo me pa­só a mí el año pa­sa­do. Te co­ge de sor­pre­sa y di­ces: ‘¡Uff!, pe­ro es muy mo­ti­va­dor al mis­mo tiem­po sa­ber que tie­nes una opor­tu­ni­dad».

An­drea va pa­ra ade­lan­te con to­do, aun­que sa­be que es­to tie­ne un lí­mi­te. «Si ves que te afec­ta a la sa­lud creo que ya no me­re­ce la pe­na. Tie­nes que pre­gun­tar­te: ‘¿A mí es­to me es­tá com­pen­san­do?’». Cual­quie­ra di­ría que con es­te en­cie­rro no le queda tiem­po pa­ra na­da, pe­ro tie­ne pa­re­ja des­de ha­ce años. «Me ayu­da mu­cho y me ayu­da en to­do. Es ver­dad que lo veo po­co, pe­ro es­toy acos­tum­bra­da», se­ña­la. En su ca­sa tam­po­co le po­nen di­ques al mar: «Cuan­do di­je que me iba a pre­sen­tar en las de Ga­li­cia, Ma­drid y Ovie­do la res­pues­ta fue: ‘¿Y por qué no te pre­sen­tas en más si­tios?’».

«Es mi fu­tu­ro y quie­ro con­se­guir­lo», di­ce An­drea sin un ápi­ce de du­da. Ella le po­ne al mal tiem­po bue­na ca­ra, y a los ma­los te­mas mu­cha vo­lun­tad: «Igual te to­ca al­go que no te gus­ta ese día, pe­ro en­ton­ces pien­so que tie­ne que ha­ber más días bue­nos que ma­los». Su ho­ra­rio no tie­ne fi­su­ras y hay que dar­le, to­que lo que to­que. Le pre­gun­ta­mos si es cons­cien­te de que ca­be la po­si­bi­li­dad de sus­pen­der. «No ca­be el fra­ca­so en mí. Se­rá an­tes o des­pués, pe­ro voy a con­se­guir­lo en al­gún mo­men­to», res­pon­de. Y la ver­dad es que nos con­ven­ce. Me­re­ci­do se lo tie­ne.

FO­TO: MI­GUEL SOU­TO

FO­TO: MI­GUEL SOU­TO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.