No soy la más se­gu­ra del mun­do, más bien to­do lo con­tra­rio” En

En ple­na po­lé­mi­ca por las crí­ti­cas a su fí­si­co, Blan­ca Suá­rez es ta­jan­te: «Fin­gi­mos ha­ber su­pe­ra­do el cul­to a la del­ga­dez, pe­ro al fi­nal es lo pri­me­ro que se cri­ti­ca». Es­pec­ta­cu­lar, con­fie­sa que con el pa­so de los años «una ya no se sien­te la mis­ma».

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - RESPONDE - TEX­TO: NOELIA SILVOSA

ple­na vo­rá­gi­ne pro­fe­sio­nal, Blan­ca Suá­rez si­gue te­nien­do los pies en el sue­lo. Por eso di­ce que lo de ver­se a ta­ma­ño gi­gan­te en la Puer­ta del Sol es «al­go digno de con­tar a los hi­jos y a los nie­tos». Aun­que tie­ne sus raí­ces bien an­cla­das a la tie­rra, no des­car­ta vo­lar to­da­vía más al­to. «Hay co­sas ab­so­lu­ta­men­te sa­gra­das, pe­ro eso no quie­re de­cir que es­tés ata­do con un can­da­do a la pa­ta de tu ca­ma en Ma­drid», zan­ja. —Siem­pre di­ces que si tie­ne que ser... va a ser. ¿Lo tu­yo, tu éxi­to, te­nía que ser? —Pues su­pon­go que sí, por­que des­de lue­go al­go ha pa­sa­do. No sé si lla­mar­lo éxi­to o no, pe­ro hay co­sas que se han mo­vi­do y se es­tán mo­vien­do. De to­das for­mas, no po­de­mos aban­do­nar­nos al ‘si tie­ne que ser se­rá’. Tam­bién hay que cu­rrár­se­lo, es­tu­diar y de­di­car­le mucho, mucho es­fuer­zo y tiem­po. —La úl­ti­ma vez que te en­tre­vis­ta­mos fue con la pe­li «Per­dien­do el nor­te». ¿Qué ha cam­bia­do des­de en­ton­ces? —Por su­pues­to que han cam­bia­do mu­chas co­sas, pe­ro otras si­guen exac­ta­men­te igual, pa­san los años y una no se sien­te la mis­ma, aun­que va sal­tan­do de un tra­ba­jo a otro y el día a día lle­ga a ser ca­si, ca­si fre­né­ti­co. —«Las chi­cas del ca­ble» es­tá sien­do una ex­plo­sión. ¿Có­mo lo lle­vas? —Eso pa­re­ce. A la gen­te le es­tá gus­tan­do mucho, y so­bre to­do nos di­cen que se han que­da­do muy col­ga­dos y desean­do que lle­gue cuan­to an­tes el es­treno de la pró­xi­ma tem­po­ra­da. Lo más im­por­tan­te es que a la gen­te le gus­ta y que es­tá sa­tis­fe­cha con el tra­ba­jo que con tan­to ca­ri­ño he­mos es­ta­do rea­li­zan­do du­ran­te me­ses.

—¿Qué sien­te una al ver­se en ta­ma­ño gi­gan­te en la Puer­ta del Sol?

—Des­de lue­go es una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble. Ca­da uno de no­so­tros nos he­mos acer­ca­do a los pies de ese gran car­tel y, por su­pues­to, nos he­mos he­cho fo­tos con él. Es al­go digno de con­tar y de en­se­ñar a nues­tros hi­jos y nie­tos, no siem­pre se pue­de sus­ti­tuir al gran Pablo Es­co­bar a ta­ma­ño gi­gan­tes­co. En Es­pa­ña muy po­cas ve­ces, por no de­cir nun­ca, se ha he­cho una pro­mo­ción de tal magnitud. —Vuel­ves a ha­cer tán­dem con Yon Gon­zá­lez, con el que tam­bién he­mos ha­bla­do y so­lo di­ce ma­ra­vi­llas de ti. —Yo to­do lo que ten­go que de­cir so­bre él es bueno. Nues­tras vi­das se han ido en­tre­la­zan­do a lo lar­go de los años. Co­men­za­mos a tra­ba­jar jun­tos, y a día de hoy lo se­gui­mos ha­cien­do. Eso creo que es bue­na se­ñal, por­que sig­ni­fi­ca que la sa­lud pro­fe­sio­nal de los dos es­tá tac­ta. Creo que am­bos he­mos avan do mucho, y te­ner la po­si­bi­li­dad de guir cre­cien­do jun­tos es to­da una sue

—Tu per­so­na­je evo­lu­cio­na y pa­sa las som­bras a acep­tar­se y a evo­lu nar. ¿Te re­co­no­ces?

—Por su­pues­to que hay mu­chí­si co­sas en las que me re­co­noz­co, y en que por lo me­nos as­pi­ro a re­cono me. Creo que quien di­ga que es ca de su­pe­rar ca­da co­sa que se le pre­se en la vi­da y de ges­tio­nar y co­lo­car p fec­ta­men­te ca­da som­bra de su pa­sa mien­te. To­dos tenemos lu­ces y somb y no to­dos apren­de­mos a ges­tio­nar per­fec­ción los pro­ble­mas que nos sur­gi­do en la vi­da, co­mo Li­dia. Ella en una en­cru­ci­ja­da y apren­de a enfr tar­se a ella mis­ma y a to­mar de­ci­sio —Sa­bes que hay quien os cri­ti­ca no de­fi­nir la se­rie co­mo fe­mi­nis­ta. D de lue­go es un te­ma sen­si­ble... ¿Có la de­fi­ni­rías tú?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.