QUÉ GRAN HE­REN­CIA

SUS TATARABUELOS LES DE­JA­RON EL TRA­BA­JO LIS­TO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA -

Ytú... ¿qué quie­res ser de ma­yor? Sí. Es de esas pre­gun­tas que de ni­ños to­dos es­cu­chá­ba­mos una y mil ve­ces. Uno se te­le­trans­por­ta­ba en­ton­ces a un mun­do lleno de fe­li­ci­dad, de inocen­cia y de emo­cio­nes. Que­ría­mos lle­gar a la lu­na, apren­der a pi­lo­tar el avión más ve­loz del mun­do, sal­var con nues­tros su­per­po­de­res a aquel ami­go que es­ta­ba he­ri­do o, in­clu­so, rea­li­zar al­gún des­cu­bri­mien­to cien­tí­fi­co que cam­bia­ra la vi­da de la hu­ma­ni­dad.

Esa pa­sión que al­gu­nos sien­ten por su pro­fe­sión, la lla­ma­da vo­ca­ción, es lo que une a la fa­mi­lia Araú­jo, que ac­tual­men­te lle­va tres clí­ni­cas den­ta­les en A Co­ru­ña. Pe­ro em­pe­ce­mos por el prin­ci­pio. A Es­tra­da y San Pe­dro de Ora­zo, en Pontevedra, for­man el es­ce­na­rio en el que sur­gió el bro­te que ya ha cre­ci­do y flo­re­ci­do en tres ge­ne­ra­cio­nes más. Aquí el ger­men de la vo­ca­ción na­ce con Jo­sé Araú­jo Lu­ces, mé­di­co de Me­di­ci­na Ge­ne­ral que iba a ha­cer con­sul­tas a sus pa­cien­tes a do­mi­ci­lio en A Es­tra­da ¡a ca­ba­llo! Gas­par, el her­mano de Jo­sé, re­si­día en A Co­ru­ña y de­ci­dió abrir la clí­ni­ca ge­ne­ral San Ni­co­lás en la Plaza de Ga­li­cia. Jo­sé, el bi­sa­bue­lo, se ca­só con Car­men Ulloa Vi­llar, una fa­mi­lia en la que en­con­tra­mos va­rios per­so­na­jes in­sig­nes de Ga­li­cia. Por las cla­ses de la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go de Com­pos­te­la (USC), a fi­na­les del si­glo XIX y prin­ci­pios del XX, pa­sa­ron más de 20 alum­nos per­te­ne­cien­tes a es­ta sa­ga que se li­cen­cia­ron en De­re­cho y Me­di­ci­na. Por aquel en­ton­ces to­dos eran hom­bres, por­que las mu­je­res aún no pi­sa­ban las au­las uni­ver­si­ta­rias.

Jo­sé Luis y su her­mano Ja­vier, ac­tual­men­te due­ños de las clí­ni­cas, nos aden­tran un po­co más en su fa­mi­lia. «Nues­tros bi­sa­bue­los Car­men y Jo­sé tu­vie­ron diez hi­jos, de los cua­les el ma­yor, nues­tro abue­lo Ma­xi­mino Araú­jo Ulloa, es­tu­dió Me­di­ci­na en la USC. Fue Ca­pi­tán Mé­di­co y di­rec­tor del an­ti­guo Hos­pi­tal La­ba­ca —hoy El On­co­ló­gi­co— de A Co­ru­ña», ex­pli­can pa­ra aña­dir que en ca­da ge­ne­ra­ción de su sa­ga en­cuen­tran esa vo­ca­ción por lo bio­sa­ni­ta­rio. Es al­go que siem­pre per­ma­ne­ce y que, a pe­sar de que los años pa­sen, el pe­so de la pa­sión por la ex­ce­len­cia clí­ni­ca si­gue más vi­vo que nun­ca.

«El abue­lo Ma­xi­mino se ca­só con As­cen­ción Amei­xei­ras y tu­vie­ron cin­co hi­jos. El ma­yor de ellos, nues­tro pa­dre, Jo­sé Ma­ría Araú­jo Amei­xei­ras, fue mé­di­co es­to­ma­tó­lo­go», cuen­ta Jo­sé Luis re­fle­jan­do có­mo ha ido cam­bian­do la ma­ne­ra de per­ci­bir mu­chos ám­bi­tos de la vi­da y, en de­fi­ni­ti­va, la vi­da en sí. «Dos de los seis hi­jos que tu­vie­ron mis pa­dres —de­ta­lla— son mé­di­cos es­to­má­to­lo­gos. ¡So­mos no­so­tros!». Aquí los ve­mos en la foto. En pri­mer tér­mino Jo­sé Luis, de ga­fas, apa­re­ce jun­to a sus dos hi­jos: Cristina, tam­bién sen­ta­da y, a su la­do, Jai­me. De­trás ve­mos a su her­mano Ja­vier, que tie­ne a su hi­ja Ma­ri­na a su iz­quier­da. Sus son­ri­sas es­con­den mi­les de pa­la­bras lle­nas de or­gu­llo. «Esa vo­ca­ción de la que ha­bla­mos siem­pre se trans­mi­tió de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción y, aun­que no to­dos lo tu­vie­ran cla­ro des­de el prin­ci­pio, uno aca­ba enamo­rán­do­se de lo que sus pa­dres le en­se­ñan día a día. Es al­go que se con­ta­gia, que se vi­ve di­rec­ta­men­te en la fa­mi­lia y que al fi­nal ter­mi­na co­lán­do­se en el co­ra­zón», re­la­ta.

AÑOS DE VO­CA­CIÓN Pe­ro aquí no aca­ba la his­to­ria. «Mi her­mano Ja­vier —cuen­ta— tie­ne 3 hi­jos». Y cla­ro, ya no ha­bla­mos de esa in­fluen­cia pro­fe­sio­nal que mu­chos ne­go­cios fa­mi­lia­res tie­nen, sino que ellos van mu­cho más allá. «Ma­ri­na Araú­jo, mi so­bri­na ma­yor, es­tá pre­pa­rán­do­se pa­ra la es­pe­cia­li­dad y Ja­vier y Gon­za­lo, ge­me­los, es­tán es­tu­dian­do tam­bién la ca­rre­ra. Ya es­ta­ría­mos ha­blan­do de otro re­le­vo. Ge­ne­ra­cio­nes que de­jan su hue­lla, su mar­ca y su iden­ti­dad», de­ta­lla. Y se­gui­mos el re­co­rri­do fa­mi­liar con los hi­jos de Jo­sé Luis, Cristina y Jai­me, que le dan el to­que ju­ve­nil a la clí­ni­ca. «Es to­do un or­gu­llo ver có­mo to­da esa tra­di­ción que po­co a po­co se fue crean­do, si­gue man­te­nién­do­se fir­me y con la mis­ma ilu­sión de siem­pre», cuen­ta.

Es así. Tan real y apa­sio­nan­te. Cuan­do uno po­ne to­do su em­pe­ño y ama lo que ha­ce, no hay día que no sea una aven­tu­ra. «In­ten­ta­mos ser trans­pa­ren­tes, mos­trar esa fe­li­ci­dad que guar­da­mos den­tro y así cum­plir el con­trol de ca­li­dad. ¿Có­mo? Gra­cias al di­se­ño en 3D, que ve­ri­fi­ca que lo que es­té di­se­ña­do se cum­pla, al re­sul­ta­do que po­de­mos com­pro­bar con las nue­vas tec­no­lo­gías y a la ex­pe­rien­cia y co­no­ci­mien­to de las an­te­rio­res ge­ne­ra­cio­nes», de­ta­lla Jo­sé Luis. No hay más que ver que el pa­sa­do, con sus re­cuer­dos im­bo­rra­bles, ad­quie­re ma­yor im­por­tan­cia y emo­ción con el pa­so del tiem­po. Si­ga­mos via­jan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.