EL SE­XO SO­BRE LA ME­SA

¿SUE­LO O COL­CHÓN? En la co­ci­na, en un ba­ño pú­bli­co, en la pla­ya o en por­ta­les aje­nos. No ha­ce fal­ta el co­che pa­ra po­ner­se a cien. Los ex­per­tos res­pon­den qué se­xi­si­tios nos van. «Las me­sas dan mu­cho jue­go», apun­tan. No te apol­tro­nes, amar es un de­por­te de

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: ANA ABE­LEN­DA

TE DES­CU­BRI­MOS LOS ME­JO­RES

LU­GA­RES PA­RA HA­CER­LO

Vau­na ver­dad in­có­mo­da co­mo una ca­ma de mue­lles sin vis­coe­lás­ti­co: no hay peor es­tí­mu­lo pa­ra una re­la­ción que la ru­ti­na, ese col­chón. Po­ner el mo­tor en pun­to muer­to y de­jar­se ir ha­cia la ca­ma ca­da no­che, una, y otra, y otra, va de­jan­do a ce­ro el mar­ca­dor eró­ti­co de com­bus­ti­ble, ¿no? El sím­bo­lo del des­can­so no des­cor­cha so­lo el champán de la li­bi­do. «Ha­cer­lo siem­pre de la mis­ma ma­ne­ra, en la mis­ma ha­bi­ta­ción, es ru­ti­na­rio y sin adre­na­li­na», afir­ma la se­xó­lo­ga clí­ni­ca y

sex coach Na­ya­ra Mal­ne­ro, Bo­tón de Pla­ta por su ca­nal de YouTu­be Sex­pe­ri­men­tan­do. ¿Es la ca­ma el lu­gar co­mún me­nos se­xi, el enemi­go ín­ti­mo del se­xo? «La ca­ma no co­mo tal, sino co­mo si­nó­ni­mo de ru­ti­na o fal­ta de crea­ti­vi­dad», di­ce la te­ra­peu­ta. «Una ca­ma no es abu­rri­da o di­ver­ti­da, lo es en to­do ca­so lo que se ha­ce en ella. Va­rian­do pe­que­ñas co­sas, co­mo pue­den ser las lu­ces, la mú­si­ca, los olo­res, al­gún de­ta­lle en la de­co­ra­ción o ven­dan­do los ojos, la ca­ma pue­de ser un mi­llón de es­ce­na­rios di­fe­ren­tes», plan­tea la se­xó­lo­ga Martina González Vei­ga, fun­da­do­ra del cen­tro de se­xo­lo­gía Con Mu­cho Gus­to, de San­tia­go.

Sex­pe­ri­men­tan­do lan­zó la pre­gun­ta en la Red: ¿En qué lu­ga­res ex­tra­ños nos gus­ta más el cuer­po a cuer­po? El au­to­bús, un ár­bol, una lan­cha ¡hin­cha­ble! en me­dio del mar, un ba­ño pú­bli­co o un va­gón de me­tro en pleno apa­gón fue­ron al­gu­nas de las res­pues­tas más ori­gi­na­les. «Hay que sa­car par­ti­do a la os­cu­ri­dad —di­ce con hu­mor Na­ya­ra Mal­ne­ro—, los na­ci­mien­tos se mul­ti­pli­can a los nue­ve me­ses de un gran apa­gón en una ciu­dad». Más allá de la ca­ma, con me­nor «ca­ma­di­dad», cre­ce la pro­fun­di­dad de cam­po de la piel. Los pa­ra­jes na­tu­ra­les es­tán en el top de los lu­ga­res ele­gi­dos pa­ra un en­cuen­tro ín­ti­mo. «Hay mu­cha gen­te que eli­ge la pla­ya. No are­na­les con­cu­rri­dos, pe­ro sí ca­li­tas es­con­di­das, o pla­yas con rin­co­nes de es­ca­sa vi­si­bi­li­dad. En Ga­li­cia hay unas cuan­tas», apun­ta la se­xó­lo­ga y te­ra­peu­ta de pa­re­jas Aránzazu Gar­cía, de la Clí­ni­ca Vi­da, de Vi­go.

El que ti­ra más al mon­te que al mar, de­be sa­ber que hay cam­po pa­ra ex­pla­yar­se con gus­to. En «esos ca­mi­nos que dan a si­tios un po­co más ocul­tos, tras ar­bus­tos o ár­bo­les», tam­bién ha lu­gar. «Es­tar al ai­re li­bre pue­de ser muy ex­ci­tan­te». ¿En con­tac­to di­rec­to con la na­tu­ra­le­za o con una man­ta que sua­vi­ce el cuer­po a tie­rra? «De­pen­de. Tam­bién de si se tra­ta de al­go que sur­ge o de al­go pro­gra­ma­do. Hay gen­te que lle­va en el ma­le­te­ro la man­ti­ta, las fre­sas y las co­pas de champán», re­la­ta Aránzazu Gar­cía, por si en­cuen­tra el lu­gar y el mo­men­to pro­pi­cio pa­ra te­ner el de­ta­lle. «Una de las co­sas que pro­du­cen ma­yor ex­ci­ta­ción es lo ines­pe­ra­do, la sor­pre­sa», coin­ci­den las ex­per­tas con­sul­ta­das por YES. Pe­ro la sor­pre­sa tam­bién pue­de ser una fies­ta or­ga­ni­za­da.

Ir so­bre la mar­cha im­pri­me sen­sa­ción de ries­go al mo­men­to y el lu­gar. «No­so­tras so­le­mos ser más ro­mán­ti­cas, me­nos de ‘Aquí te pi­llo, aquí te ma­to’. A ellos, si les en­tra el ca­len­tón, no valoran si el si­tio es ade­cua­do...», ilus­tra Na­ya­ra Mal­ne­ro.

Ad­mi­ti­mos co­che co­mo lu­gar de com­pa­ñía (ín­ti­ma, sea o no un Sim­ca 1000!). Qui­zá por el em­pu­je apre­mian­te de las cir­cuns­tan­cias (te­ne­mos pa­re­ja pe­ro no pi­so, por ejem­plo, o ca­sa es­ta­ble pe­ro re­la­ción fu­gaz), el co­che es el vehícu­lo al que con­du­cen to­dos los ca­mi­nos del se­xia­mor. «Lo ve­mos co­mo un lu­gar que da in­ti­mi­dad, pe­ro el co­che es ca­si un si­tio pú­bli­co. ¡Se ve to­do!», des­li­za la au­to­ra de Sex­pe­ri­men­tan­do, que ad­vier­te que en­tre los si­tios con ma­yor sex

ap­peal ca­se­ro es­tá la co­ci­na «si hay vi­si­tas»... ¡¿Pa­ra ali­viar la pre­sión de ca­bi­na fa­mi­liar en el sa­lón?! «Lo que se bus­ca es trans­gre­dir la nor­ma, el re­to, el mor­bo de lo prohi­bi­do», ex­pli­ca Aránzazu Gar­cía, quien ob­ser­va que «las me­sas dan mu­cho jue­go» en el tê­te à tê­te to­tal. «Hay una re­la­ción es­pe­cial en­tre el se­xo, la co­ci­na y los cen­tros del pla­cer; en con­sul­ta rea­li­zo un jue­go en pa­re­ja con go­mi­no­las pa­ra des­cu­brir el pa­pel de los sen­ti­dos y po­ten­ciar­los. La mez­cla de co­mi­da y se­xo pue­de ser ma­ra­vi­llo­sa, siem­pre que ha­ya una bue­na co­mu­ni­ca­ción», plan­tea Martina González. El cartero siem­pre lla­ma dos ve­ces. Pa­ra ju­gar a las pren­das, el ci­ne es una uni­ver­si­dad. Y qué es­ti­mu­lan­te es mon­tar­se la pe­lí­cu­la...

La sor­pre­sa y la trans­gre­sión son dos sen­sa­cio­nes muy ex­ci­tan­tes”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.