HÁBLALE AL MÓ­VIL

¿Y ES­TO ES BUENO O MA­LO? Co­mo di­ría Pau, «de­pen­de». Por­que el con­tex­to es fun­da­men­tal pa­ra dar una res­pues­ta. Lo cier­to es que es una reali­dad, y es­ta ima­gen ca­da vez se ve más por la ca­lle y en la te­le. Ni­co­le Kid­man and com­pany apues­tan por es­ta ten­denc

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: MA­RÍA VIDAL

LA ÚL­TI­MA TEN­DEN­CIA ES NO PO­NER­LO EN LA ORE­JA

La ma­ne­ra de re­la­cio­nar­nos es­tá cam­bian­do, a la vis­ta es­tá”

Es­cu­cha bien lo que te voy a con­tar. Y me da lo mis­mo dón­de pon­gas el mó­vil, si en la ore­ja o en la mano, pe­ro es im­por­tan­te que se­pas que si eres el que da el men­sa­je la mano ga­na fuer­za.

Ca­da vez se ve a más gen­te por la ca­lle con el te­lé­fono de­lan­te de la bo­ca, una ima­gen que pue­de pa­re­cer un po­co pi­ja, a prio­ri, pe­ro que no siem­pre res­pon­de a una cues­tión de postureo. Re­cien­te­men­te What­sApp ac­tua­li­zó una fun­ción que trans­cri­be el au­dio, por lo que de es­ta ma­ne­ra no tie­nes que es­tar te­clean­do sin pa­rar, por­que, re­co­nó­ce­lo, es­cri­bes tan­to co­mo ha­blas. Gra­cias a es­te nue­vo ser­vi­cio, bas­ta con que ten­gas muy cla­ro lo que quie­ras de­cir pa­ra que se lo cuen­tes al mi­cro­fóno. ¿Cuál es el pro­ble­ma de no te­ner­lo cla­ro? Que What­sApp es muy sen­si­ble, y si tar­ta­mu­deas o rec­ti­fi­cas so­bre la mar­cha, a él le da lo mis­mo por­que se que­da con to­do. Un con­se­jo de usua­ria, si eli­ges es­ta op­ción tam­bién es re­co­men­da­ble que par­tas el men­sa­je, y va­yas en­vian­do po­co a po­co, por­que de lo con­tra­rio con el pa­rra­fa­zo que te has lar­ga­do, y en vis­ta de que es­te lá­piz au­to­má­ti­co no po­ne co­mas ni pun­tos, pue­des lle­var a equí­vo­co al des­ti­na­ta­rio.

Si eres de los que gra­ba au­dios no te que­da otra que po­ner el mó­vil de­lan­te de la bo­ca, por una cues­tión de so­ni­do. So­bre to­do si es­tás en es­pa­cios abier­tos. Y ya ri­zan­do el ri­zo, aun­que es lo úl­ti­mo que se es­tá vien­do por la ca­lle, es ir ha­blan­do en es­ta pos­tu­ra, sa­bien­do que al otro tam­bién se le es­tá es­cu­chan­do. Es­te pre­ci­sa­men­te es uno de los in­con­ve­nien­tes que Mar Cas­tro, ex­per­ta en co­mu­ni­ca­ción, le ve al asun­to. «Es una ma­ne­ra más in­va­si­va, lla­ma­mos más la aten­ción, por­que nos es­tá mi­ran­do to­do el mun­do si lo ha­ce­mos por la ca­lle, y per­de­mos pri­va­ci­dad, por­que es­ta­mos dan­do in­for­ma­ción a los que es­tán al­re­de­dor. Esas son las pe­gas que le veo», ase­gu­ra.

Re­co­mien­da so­la­men­te ha­blar de es­ta ma­ne­ra cuan­do el con­tex­to es in­for­mal, y evi­tar aque­llas si­tua­cio­nes don­de no pro­ce­da, por ejem­plo, una reunión de tra­ba­jo. Ahí un men­sa­je es­cri­to no mo­les­ta a na­die, sin em­bar­go, que abras la bo­ca sí (y mu­cho). In­clu­so pue­de ro­zar la fal­ta de res­pe­to. Cas­tro in­vi­ta a po­ner­se el mó­vil de­lan­te siem­pre y cuan­do se den las con­di­cio­nes opor­tu­nas. Por ejem­plo, en ca­sa. Co­mo Ni­co­le Kid­man en Big Little Lies. En reali­dad cual­quie­ra de las pro­ta­go­nis­tas de la se­rie es la de op­ción mano. O in­clu­so me­sa. Por­que mien­tras es fá­cil ima­gi­nar a nues­tras ma­dres (o pa­dres) ba­tien­do hue­vos y ha­cien­do equi­li­brios pa­ra su­je­tar el mó­vil con la ca­be­za pe­ga­da al hom­bro, Ni­co­le and com­pany lo apo­yan en la re­pi­sa de la co­ci­na con el al­ta­voz pues­to. A la vis­ta es­tá que la ma­ne­ra de re­la­cio­nar­nos es­tá cam­bian­do. «Sí. Si an­tes el te­lé­fono era una ex­ten­sión más de nues­tro cuer­po, aho­ra con más ra­zón. Sin él, mu­chas ve­ces co­mo que nos cues­ta re­la­cio­nar­nos», ma­ti­za Mar.

Más allá de va­lo­rar si es­tá bien o mal, hay que mi­rar si es opor­tuno, por­que no to­do es vá­li­do en to­do mo­men­to. Pe­ro más allá de es­to, to­do lo que sea fa­ci­li­tar­nos la vi­da, siem­pre es bien­ve­ni­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.