¡TO­MA PIN­CHOS GRA­TIS!

ES­TOS LO­CA­LES LOS OFRE­CEN SABROSOS Y ABUN­DAN­TES

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: MA­RÍA VIDAL, LUIS MA­NUEL RO­DRÍ­GUEZ, TA­NIA TABOADA Y MA­RÍA GA­RRI­DO

Con­fie­sa. Tú tam­bién eres de los que vi­sua­li­za el pin­cho an­tes de apos­tar por un lo­cal u otro pa­ra to­mar una ca­ña. Las pa­ta­ti­tas y las acei­tu­nas ya nos sa­ben a po­co, y aho­ra ca­si exi­gi­mos sa­lir co­mi­dos del ape­ri­ti­vo. Los que es­tán de­trás de la ba­rra lo sa­ben, y ha­cen to­do lo po­si­ble pa­ra con­quis­tar­nos por el pa­la­dar. Des­de una de­gus­ta­ción de em­bu­ti­dos a un hue­vo fri­to o un se­ñor co­co­dri­lo (en la mo­da­li­dad de fi­le­ti­tos). Con es­tas pro­pues­tas en­ci­ma de la me­sa, una ca­ña se que­da cor­ta. Otra ron­da se im­po­ne. El se­gun­do pla­to se aso­ma y el es­tó­ma­go em­pie­za a es­tar a gus­to. Y to­do es­to por el mis­mo pre­cio. Así quién di­ce que no...

En El Pi­nar, en A Co­ru­ña, van so­bra­dos de ge­ne­ro­si­dad. Pi­das lo que te pi­das de be­ber, te plan­tan en­ci­ma de la me­sa una mi­ni­ta­bla de em­bu­ti­dos. Aun­que lo de mi­ni es un decir. Dos lon­chas de ja­món, dos de cho­ri­zo, dos de sal­chi­chón y un trián­gu­lo de que­so. Ade­más de con­ten­tar al clien­te, la in­ten­ción es dar a co­no­cer el pro­duc­to pa­ra que, si gus­ta, pue­dan lle­vár­se­lo a ca­sa, por­que en es­te caso tam­bién dis­po­nen de tien­da en el lo­cal. «Si das un buen pin­cho, la gen­te se ani­ma. Aquí pue­den tener la tran­qui­li­dad de que les es­ta­mos dan­do a pro­bar lo mis­mo que se van a lle­var a ca­sa si lo com­pran, que no es lo mis­mo que lle­var­lo a cie­gas. Se cor­ta al mo­men­to, co­mo mu­cho pue­de ha­ber dos pla­ti­tos he­chos, y de las mis­mas pie­zas que si se lo lle­va­ran a ca­sa», ex­pli­ca Pi­lar Ex­pó­si­to, la en­car­ga­da.

A par­tir de las diez de la ma­ña­na, los sur­ti­dos em­pie­zan a vo­lar por es­te lo­cal que lle­va po­co más de un año en la pla­za de San Pa­blo. A la pre­gun­ta de si es ren­ta­ble, por­que to­do sea di­cho: los pin­chos son re­ga­lo de la ca­sa, la res­pues­ta es la es­pe­ra­da. «Sí, hay que sa­ber com­prar». La com­bi­na­ción no siem­pre es la mis­ma. Pro­cu­ran va­riar pa­ra que se co­noz­ca to­do lo que hay. Si hay mu­cho apu­ro, co­mo sue­le ser a par­tir de las sie­te de la tar­de, re­sul­ta im­po­si­ble, pe­ro co­mo an­den li­be­ra­dos se po­nen a in­no­var. Fru­to de esas ga­nas de sor­pren­der na­cie­ron las mi­ni­piz­zas, el pin­cho ca­lien­te que sa­le del horno cuan­do se acer­ca el mo­men­to de la ce­na. Le­jos de ha­cer com­pa­ra­cio­nes, pue­de que es­te­mos an­te el pin­cho más po­ten­te de la zo­na. Lo que sí es­tá con­fir­ma­do es que de aquí se sa­le con el es­tó­ma­go lleno. Y es que co­mo di­ce Pi­lar: «Ma­nos que no dais, qué es­pe­ráis».

QUESADILLAS Una de las ru­tas tu­rís­ti­cas más atrac­ti­vas del oc­ci­den­te ou­ren­sano es la que tie­ne co­mo eje a O Car­ba­lli­ño, con en­cla­ves co­mo el es­pec­ta­cu­lar Tem­plo da Ve­ra­cruz, el par­que mu­ni­ci­pal o el cer­cano Mo­nas­te­rio de Osei­ra, en­tre otros mu­chos. Pe­ro a la ho­ra de re­po­ner fuer­zas, es fá­cil in­te­grar­se en el bu­lli­cio de la vi­lla y en lo­ca­les co­mo la ta­pe­ría Ca­sa Ge­lo (Per­fec­tino Viéi­tez, 20). En es­ta abri­ga­da ca­lle pea­to­nal, Ge­lo —sus alle­ga­dos tam­bién lo co­no­cen por Ne­né— y Ro­sa­lía son ya dos ve­ci­nos más con los que pa­sar una tar­de agra­da­ble, con ca­ña y pin­cho de por me­dio. Y tra­tán­do­se de dos personajes na­ci­dos en pleno va­lle de la De­no­mi­na­ción de Ori­gen Ri­bei­ro, el vino tam­po­co es una ma­la op­ción — ni mu­cho me­nos— pa­ra ame­ni­zar la ve­la­da y, en oca­sio­nes, sa­lir con el es­tó­ma­go lleno, por­que la ac­ti­vi­dad en la co­ci­na se mul­ti­pli­ca an­te la vehe­men­cia de sus pro­pie­ta­rios a la ho­ra de sa­tis­fa­cer a sus clien­tes/ami­gos.

Que si el fi­le­ti­llo con pa­ta­tas mar­ca de la ca­sa, hue­vos fri­tos al gus­to del con­su­mi­dor y has­ta quesadillas —mez­cla de la tra­di­ción lo­cal con la que sa­tis­fi­zo a los emi­gran­tes, más allá del char­co—, son so­lo par­te del re­per­to­rio cu­li­na­rio que acom­pa­ña a las be­bi­das co­mo de­ta­lle de la ca­sa. Y es que Ge­lo, Ro­sa­lía y cual­quie­ra de sus co­la­bo­ra­do­res, in­ten­tan que na­die eche de me­nos al­gu­na aten­ción más.

Qui­zás por eso, siem­pre es­tá pre­pa­ra­do un ja­món en su so­por­te, que tras la ade­cua­da ex­hi­bi­ción de cor­te del an­fi­trión, pa­sa al pla­to en lon­chas pa­ra ali­viar cual­quier ter­tu­lia fut­bo­le­ra o reu­nión de ami­gos arre­glan­do el país en­tre sor­bo y sor­bo. Por­que el te­ma lo po­nen so­bre la ba­rra los ora­do­res, mien­tras que la pa­re­ja de hos­te­le­ros con tan­tas ho­ras de vue­lo ejer­ce de me­dia­do­ra. No va­ya a ser que al­guien se va­ya con ham­bre o sed, que es­to es un bar.

PIN­CHOS GI­GAN­TES Se en­cuen­tra en la Ron­da Xo­sé Castiñeira, en ple­na ca­pi­tal lu­cen­se, y se ca­rac­te­ri­za por el buen am­bien­te y la gran can­ti­dad de pin­chos y ta­pas gi­gan­tes que ofre­ce al clien­te. El Pun­to de En­cuen­tro, uno de los es­ta­ble­ci­mien­tos hos­te­le­ros más con­cu­rri­dos de la ciu­dad de la Mu­ra­lla, dis­po­ne de una am­plia va­rie­dad de ta­pas pa­ra ser­vir al clien­te de una for­ma to­tal­men­te gra­tis. Tal es la abun­dan­cia de las ta­pas y pin­chos que ofre­ce, que con un par de ca­ñas, co­mes, me­rien­das o ce­nas. «Ve­ni­mos ca­si to­dos los días des­pués de sa­lir de tra­ba­jar. Pi­das lo que pi­das, bien sea un té, un re­fres­co o un agua, te ofre­cen una ta­pa gra­tis. Pue­des ele­gir en­tre seis o sie­te di­fe­ren­tes y, ade­más de es­tar ri­quí­si­mas, son muy con­tun­den­tes», in­di­ca José Luis, un clien­te asi­duo a es­te lo­cal.

Son mu­chas las oca­sio­nes en las que al­gu­nos se sor­pren­den de la tra­di­ción de es­te lo­cal en ser­vir una ta­pa enor­me con ca­da con­su­mi­ción. Es­to, ade­más de es­tar pa­san­do la ban­de­ja de pin­chos por las me­sas ca­da po­co tiem­po. «Ve­ni­mos a me­dia ma­ña­na a to­mar el ca­fé y ya nos ofre­cen ta­pa. Si no quie­res, las ca­ma­re­ras, que son muy ama­bles, te ofre­cen dul­ce o un pin­cho sa­la­do», cuen­ta Ele­na, que tra­ba­ja al la­do de es­te lo­cal de hos­te­le­ría y to­dos los días acu­de a ha­cer la pau­sa de me­dia ma­ña­na. Otros, co­mo Fran, Mar­ga y su pan­di­lla, acu­den to­dos los vier­nes al sa­lir de tra­ba­jar pa­ra co­men­tar la se­ma­na y pla­ni­fi­car el fin­de. «Es nues­tro lu­gar sa­gra­do de los vier­nes. Nos reuni­mos aquí, es­ta­mos un buen ra­to char­lan­do y ya va­mos más que ce­na­dos pa­ra ca­sa. To­ma­mos unas ca­ñas y con ellas una ta­pa. A ve­ces in­clu­so be­be­mos más de lo que co­me­mos por­que son muy abun­dan­tes y har­tan mu­cho. Siem­pre sue­len tener en­sa­la­da de pas­ta, pa­ta­tas bra­vas, en­sa­la­di­lla, alio­li, ore­ja o mo­rro de cer­do... Ade­más de que es­tán muy ri­cas, son muy abun­dan­tes», ex­pli­ca es­ta pa­re­ja de Lu­go. El Pun­to de En­cuen­tro, un lu­gar idó­neo de la ca­pi­tal lu­cen­se pa­ra pa­sar un ra­to agra­da­ble en­tre ami­gos y re­gre­sar a ca­sa con el es­tó­ma­go lleno. Y to­do des­pués de ha­ber to­ma­do unas ca­ñas o re­fres­cos y sim­ple­men­te pa­gar la be­bi­da.

LOS COCODRILOS En San­tia­go hay al me­nos tres ca­sos de ba­res cu­ya ta­pa ha ido más allá en la fa­ma que el pro­pio nom­bre del lo-

cal. Ocu­rre con los ti­gres (Tra­fal­gar), el Pa­ta­ta (Bar Ne­grei­ra) o los cocodrilos, que po­ne el Abe­llá, que es el que nos ocu­pa. Se tra­ta de una cor­te­sía de es­ta ca­sa de la rúa do Fran­co y es bas­tan­te sin­gu­lar, por­que ha­bla­mos de una ca­ma de pa­ta­tas pa­na­de­ra re­cién he­chas y cru­jien­tes so­bre la que se po­nen tan­tos bis­tecs co­mo co­men­sa­les ha­yan pe­di­do una con­su­mi­ción. El ta­ma­ño es ge­ne­ro­so y eso le ha ge­ne­ra­do a Jesús Ro­me­ro al­gún que otro ma­len­ten­di­do con los que no co­no­cen la cos­tum­bre: «Al­gu­nos tu­ris­tas pien­san que nos he­mos con­fun­di­do o que pre­ten­de­mos co­brar por algo que no han pe­di­do». Cuan­do sa­ben que se tra­ta de una gen­ti­le­za el ros­tro es otro, aun­que in­clu­so los es­pa­ño­les se mues­tran sor­pren­di­dos, por­que en mu­chas ca­pi­ta­les un pla­to así se co­bra por una can­ti­dad su­pe­rior a lo que cues­tan un par de vi­nos.

Ro­me­ro tra­ba­jó al­gu­nos años co­mo em­plea­do en el bar Co­ru­ña, un his­tó­ri­co de la zo­na, y se pu­so por su cuen­ta en el Abe­llá en 1994, jus­to des­pués del año san­to que cam­bió pa­ra siem­pre la his­to­ria del tu­ris­mo y la hos­te­le­ría en Com­pos­te­la.

Des­de en­ton­ces, y van pa­ra bo­das de pla­ta, nun­ca ha fal­ta­do la ta­pa de co­co­dri­lo —lo­mo, en reali­dad— sal­vo en cua­tro o cin­co días al año en los que la aten­ción se com­pli­ca en la ba­rra y la co­ci­na es­tá des­bor­da­da por las co­man­das de las me­sas. En una jor­na­da nor­mal, un vier­nes o un sá­ba­do agi­ta­do, la co­ci­na del Abe­llá sa­ca ade­lan­te del or­den de cua­tro­cien­tas ta­pas de ma­ña­na, tar­de y no­che, lo cual re­quie­re una dis­ci­pli­na y or­ga­ni­za­ción pa­ra que nun­ca fal­te ma­te­rial. «Si no po­ne­mos la ta­pa al­gún clien­te ya te mi­ra ra­ro», ad­mi­te Ro­me­ro, cu­ya es­po­sa es la en­car­ga­da de que ca­da día ha­ya al me­nos ocho ki­los de car­ne y cua­ren­ta de pa­ta­tas pa­ra que la ma­qui­na­ria no pa­re. Apos­tar por una úni­ca ta­pa ge­ne­ro­sa les fa­ci­li­ta el tra­ba­jo en par­te, pe­ro no es co­mo una tor­ti­lla o unos em­bu­ti­dos, que se pre­pa­ran y se de­jan cor­ta­dos pa­ra ser­vir: «Es­to da cho­llo. Aquí la co­ci­na tie­ne que es­tar aten­ta a la pe­ti­ción del camarero y en el mo­men­to que re­ci­ben la ins­truc­ción, se echa la car­ne a la plan­cha y se fríen las pa­ta­tas pa­ra que es­tén tris­can­tes». Y có­mo se agra­de­ce.

FO­TO: MI­GUEL VILLAR

CA­SA GELO OU­REN­SE El ma­tri­mo­nio que in­te­gran Gelo Ro­drí­guez Hermida y Rosalía Ro­drí­guez García es to­do un clá­si­co en la ru­ta de ta­pas de la vi­lla ou­ren­sa­na de O Car­ba­lli­ño, don­de sus clien­tes re­ci­ben un tra­to fa­mi­liar al cru­zar el um­bral del...

FO­TO: ÓS­CAR CELA

PUN­TO DE ENCUENTR0 LU­GO En es­te es­ta­ble­ci­mien­to hos­te­le­ro de Lu­go co­mes, me­rien­das o ce­nas con dos cañas, dos re­fres­cos o dos aguas. La variedad de ta­pas que aquí ofre­cen, to­tal­men­te gra­tis, son tan con­tun­den­tes, que lle­gas a ca­sa con el es­tó­ma­go...

FO­TO: MAR­COS MÍGUEZ

JAMONERÍA EL PI­NAR A CO­RU­ÑA So­lo con ver el mos­tra­dor don­de tie­nen los em­bu­ti­dos, se te ha­ce la bo­ca agua. Tran­qui­lo, por­que de ahí a pro­bar­lo es cues­tión de se­gun­dos. Aquí la con­su­mi­ción vie­ne acom­pa­ña­da de un sur­ti­do de em­bu­ti­do pa­ra que pue­das...

FO­TO: PA­CO RO­DRÍ­GUEZ

BAR ABELLÁ SANTIAGO ¿El Abellá? ¿Dón­de es­tá el Abellá? La pre­gun­ta se la pue­de ha­cer un tu­ris­ta des­pis­ta­do o un com­pos­te­lano de to­da la vi­da, por­que en es­te bar la ta­pa ha trans­cen­di­do a cual­quier ope­ra­ción de már­ke­ting. ¿El de los co­co­dri­los? Sí, ese...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.