Su pri­me­ra quei­ma­da ofi­cial.

La Voz de Galicia (Monforte) - - GALICIA -

le die­ron si­guen en ma­nos de To­más Fer­nán­dez Cou­to; las re­la­cio­nes ex­te­rio­res las lle­va Jesús Ga­ma­llo; la mi­tad de los ac­tua­les con­se­llei­ros te­nían car­gos in­ter­me­dios en su úl­ti­mo Go­bierno; y al pro­pio Fei­joo lo se­ña­ló Fraga en una su­ce­sión «que se alar­gó de­ma­sia­do». Así lo cree En­ri­que Ló­pez Vei­ga, con­se­llei­ro du­ran­te la cri­sis del Pres­ti­ge, quien tam­bién lo no­tó «un po­co ma­yor» en su úl­ti­ma le­gis­la­tu­ra. El pre­si­den­te del Puer­to de Vi­go ve en Fraga al po­lí­ti­co que pu­so a Ga­li­cia en el ma­pa y al que to­dos le abrían las puer­tas: «Ahí va una ins­ti­tu­ción», le di­jo a Ló­pez Vei­ga al ver­lo pa­sar por Bru­se­las el so­cia­lis­ta y pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Ma­nuel Ma­rín.

Bu­ga­llo, «un en­chu­fa­do»

El res­pe­to que des­per­tó Fraga en sus úl­ti­mos años in­clu­so en­tre sus ri­va­les po­lí­ti­cos lo cons­ta­ta Xo­sé Sán­chez Bu­ga­llo (PSOE). «A los que no éra­mos de su par­ti­do nos tra­ta­ba con un sen­ti­do ins­ti­tu­cio­nal ex­qui­si­to, e in­clu­so al­gún con­se­llei­ro me con­si­de­ra­ba un en­chu­fa­do», re­la­ta el exal­cal­de com­pos­te­lano, quien sos­tie­ne la teo­ría de que a Fraga le in­tere­sa­ba ro­dear­se de ri­va­les pa­ra re­for­zar su per­fil afa­ble y por­que «te­nía unas mi­ras más al­tas que su en­torno». De su ve­cino de des­pa­cho en Ra­xoi re­cuer­da que nun­ca pa­só más de una ma­ña­na sin de­vol­ver una lla­ma­da, «co­sa que aho­ra no ocu­rre», y que con­ve­nía ir a ver­lo con tres pro­yec­tos pa­ra la ciu­dad «pa­ra que acep­ta­se dos». En una oca­sión lo lla­mó a San Cae­tano pa­ra ha­cer­le una úni­ca y enig­má­ti­ca pre­gun­ta: «¿Cree que de­bo pre­sen­tar­me otra vez a las elec­cio­nes?». Bu­ga­llo, so­cia­lis­ta de car­né, alu­ci­nó, pe­ro aho­ra ad­mi­te que po­lí­ti­ca­men­te le su­gi­rió que sí lo hi­cie­ra: «¡La otra op­ción era de­jar un agu­je­ro en el Gaiás!».

Pau­la Quin­tei­ro, la par­la­men­ta­ria más jo­ven de la pre­sen­te le­gis­la­tu­ra, na­ció tres me­ses des­pués de que 1.500 gai­tas atro­na­sen en el Obra­doi­ro en su pri­me­ra to­ma de po­se­sión co­mo pre­si­den­te en 1990. Sus pri­me­ras sen­sa­cio­nes po­lí­ti­cas se re­mi­ten a las mo­vi­li­za­cio­nes con­tra la gue­rra de Irak y por el Pres­ti­ge, y sin em­bar­go la fi­gu­ra de Ma­nuel Fraga la trans­por­ta di­rec­ta­men­te a épo­cas no vi­vi­das: «Eu e moi­ta xen­te da mi­ña xe­ra­ción o re­la­cio­na­mos máis co fran­quis­mo», afir­ma la dipu­tada de En Ma­rea, que no en­tien­de que nun­ca hu­bie­se pe­di­do dis­cul­pas por aque­lla eta­pa.

Dos años ma­yor que Quin­tei­ro es Ja­vier Do­ra­do, que es el al­to car­go más jo­ven del Go­bierno de Ra­joy. El ex­pre­si­den­te de No­vas Xe­ra­cións del PP sí lle­gó a te­ner con­tac­to di­rec­to con Fraga, del que pre­ci­sa­men­te des­ta­ca «su ca­pa­ci­dad de re­no­va­ción y adap­ta­ción» a los tiem­pos. El fun­da­dor del PP, re­cuer­da Do­ra­do, siem­pre le pre­gun­ta­ba por las pe­que­ñas co­sas que ocu­rrían en el ór­gano ju­ve­nil del par­ti­do. «La gen­te de­cía que te­nía el Es­ta­do en la ca­be­za, pe­ro tam­bién es­ta­ba muy aten­to a los de­ta­lles». Tan­to, que des­cui­dó su vi­da privada has­ta el pun­to de que «se en­fa­da­ba con­si­go mis­mo al sor­pren­der­se ha­blan­do de cues­tio­nes per­so­na­les», afir­ma Ca­ba­lei­ro, quien re­co­no­ce que a él le to­có tra­ba­jar con un Fraga «más ma­lea­do» y al­go más dó­cil pe­ro que, a jui­cio de Ló­pez Vei­ga, «ca­si nun­ca le ha­cía ca­so a na­die. Y ha­cía bien», cree, por­que en sus úl­ti­mos años per­ci­bió que al­gu­nos co­la­bo­ra­do­res pa­sa­ron de te­ner­le mie­do a no res­pe­tar­lo.

De­lan­te de Xesús Pal­mou el ge­nio del vi­lal­bés se tem­pla­ba. A él le con­fió la di­rec­ción del par­ti­do tras la do­lo­ro­sa cri­sis con Xo­sé Cuí­ña, que fue una de sus gran­des de­cep­cio­nes po­lí­ti­cas. El tam­bién ex­con­se­llei­ro es­tá con­ven­ci­do de que el pa­so del tiem­po agran­da­rá su re­co­no­ci­mien­to, y vin­cu­la los ac­tua­les éxi­tos del par­ti­do en Ga­li­cia a las lí­neas maes­tras que él de­jó mar­ca­das. «Fraga tra­jo la es­ta­bi­li­dad al par­ti­do y a la Xun­ta en mo­men­tos con­vul­sos —fi­na­les de los 80— y to­da­vía se man­tie­ne» con Fei­joo. «En su eta­pa fi­nal le preo­cu­pa­ba el pro­ce­so su­ce­so­rio y en sus úl­ti­mos días me re­co­no­ció que se sen­tía muy or­gu­llo­so de có­mo ha­bía sa­li­do to­do», des­ve­la Pal­mou.

Una de sus úl­ti­mas car­tas

Una de las úl­ti­mas car­tas que es­cri­bió Fraga iba di­ri­gi­da a Núñez Fei­joo. La cri­sis azo­ta­ba y «me pi­dió que tra­ba­ja­se pa­ra de­vol­ver­le a Ga­li­cia la pros­pe­ri­dad». La me­jor he­ren­cia, di­ce su su­ce­sor, es «su ejem­plo, el de un eru­di­to que pre­fi­rió im­pli­car­se al ser­vi­cio de sus com­pa­trio­tas», re­fle­xio­na Fei­joo, quien ad­mi­te acor­dar­se de su fi­gu­ra ca­da vez que de­fien­de un te­ma re­la­ti­vo a Ga­li­cia co­mo pue­de ser el AVE, «por­que que él lu­chó igual por las au­to­vías». Tra­ba­jar a su la­do tam­bién le de­jó al­gún tic. El ac­tual pre­si­den­te de la Xun­ta tam­bién re­cor­ta pe­rió­di­cos y se los man­da a sus con­se­llei­ros con ano­ta­cio­nes. «Y, se­gún di­cen, la ten­den­cia a emo­cio­nar­me em­pie­za a ca­rac­te­ri­zar­me», re­co­no­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.