La sa­ni­dad es­pa­ño­la en la To­rre de Ba­bel

La Voz de Galicia (Monforte) - - OPINIÓN - Xo­sé Luís Ba­rrei­ro Ri­vas

Que los mé­di­cos y far­ma­céu­ti­cos di­gan que «el copago de fár­ma­cos es in­efi­caz» (La Voz, 11-01-17) tie­ne el mis­mo va­lor que si los ins­pec­to­res y eco­no­mis­tas de Ha­cien­da di­je­sen que el 60 % de las re­so­nan­cias y de las re­ce­tas son pres­cin­di­bles. En los dos ca­sos pue­de ser ver­dad y pue­de ser men­ti­ra. Y en am­bos su­pues­tos he­mos es­co­gi­do el peor de los ca­mi­nos —que ha­ble del te­ma el que me­nos sa­be— pa­ra en­con­trar la sa­li­da. Por eso creo que es­te de­ba­te so­bre los tra­mos del copago, que tan tor­pe­men­te abrió y ce­rró la mi­nis­tra de Sa­ni­dad, po­ne de ma­ni­fies­to el pe­li­gro de ba­be­li­za­ción y des­com­po­si­ción de la sa­ni­dad es­pa­ño­la. En el te­ma de la sa­ni­dad es­ta­mos to­dos im­pli­ca­dos, y por eso con­flui­mos allí, con nues­tra mo­chi­la par­ti­cu­lar, pa­ra ver si el río, an­tes de desem­bo­car, pa­sa por nues­tra huer­ta. Y en ta­les cir­cuns­tan­cias el con­sen­so tien­de a ce­ro y la de­ma­go­gia a cien.

Nues­tros ex­ce­len­tes mé­di­cos, que so­lo quie­ren el bien de la gen­te, de­ben creer que el di­ne­ro que se gas­ta en sa­ni­dad es ge­né­ti­ca­men­te dis­tin­to del que se usa pa­ra des­ra­ti­zar las al­can­ta­ri­llas. Por eso no aca­ban de en­ten­der que la sa­ni­dad siem­pre sa­le del bol­si­llo de la gen­te, y que si nos po­ne­mos pró­di­gos en el gas­to y ci­ca­te­ros en el in­gre­so, se tar­da muy po­co en con­ver­tir el me­jor sanatorio en el peor ta­na­to­rio. Tam­bién de­ben ig­no­rar que con es­ta ma­ni­quea ba­na­li­za­ción del pre­su­pues­to, que so­lo con­tro­la el gas­to ma­lo pe­ro nun­ca el bueno, es­ta­mos crean­do una bur­bu­ja sa­ni­ta­ria que pue­de ser ca­tas­tró­fi­ca pa­ra los en­fer­mos, el sis­te­ma y el Es­ta­do.

El mo­de­lo, tal co­mo va, no es sos­te­ni­ble. Y el des­tino de un ne­go­cio en el que los gas­tos cre­cen más que los in­gre­sos siem­pre es inexo­ra­ble, cual­quie­ra que sea el ne­go­cio, y sea quien sea el pa­trón. La inevi­ta­ble re­for­ma de la sa­ni­dad no va a ve­nir de una hi­per­tro­fia po­pu­lis­ta del ju­ra­men­to hi­po­crá­ti­co cu­ya fac­tu­ra pa­gue el Go­bierno; ni de de­fen­so­res del de­re­cho a una sa­ni­dad uni­ver­sal y eó­li­ca (mo­vi­da por el vien­to). Lo que se ne­ce­si­ta es que, mien­tras los mé­di­cos sa­nan, los ex­per­tos fis­ca­les del Es­ta­do es­tu­dien la sos­te­ni­bi­li­dad del sis­te­ma en to­dos sus as­pec­tos. Por­que de­cla­rar que el copago es in­efi­caz y an­ti­so­cial, mien­tras se re­ti­ran del ban­co 9.900.000 eu­ros dia­rios —ha­bla­mos de Ga­li­cia na­da más—, no es una po­si­ción ni éti­ca ni in­te­lec­tual­men­te hon­ra­da, sal­vo que va­ya acom­pa­ña­da de un plan de fi­nan­cia­ción rea­lis­ta, de au­tor co­no­ci­do y con fuen­tes con­tras­ta­das.

Por eso, le­jos de con­tri­buir a la al­ga­ra­da con­tra el copago, pro­pon­go es­tu­diar el copago en sus di­ver­sas pers­pec­ti­vas —in­clu­yen­do la con­cien­cia y edu­ca­ción en el con­su­mo—, y sin for­zar al Go­bierno a re­mar so­lo y con­tra las co­rrien­tes de la es­tu­pi­dez co­lec­ti­va. Y si al­guien pien­sa que es­to no es ra­zo­na­ble, y que so­lo lo di­go por el pu­ro gus­to de con­tra­de­cir, que no pier­da el tiem­po. Ya me lo di­jo ayer mi mu­jer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.