Una se­ma­na des­pués

La Voz de Galicia (Monforte) - - OPINIÓN - Ramón Per­nas

Cu­rio­seo deam­bu­lan­do por los res­tos del nau­fra­gio, cuan­do en el pue­blo se des­mon­ta el pal­co de las fies­tas y to­da­vía re­sue­nan en los oí­dos los es­ta­lli­dos de los cohe­tes, y en la re­ti­na con­ti­núan sin di­fu­mi­nar­se las es­te­las mul­ti­co­lo­res de los fue­gos ar­ti­fi­cia­les. Hay una tris­te­za co­mo de re­sa­ca ju­ve­nil cuan­do to­do se aca­ba, un res­col­do aními­co del día des­pués que se con­vier­te en un recuerdo que de­ci­de ubi­car­se en una le­ja­nía, aun­que ter­mi­ne de acon­te­cer.

Ca­mi­nar por la ori­lla de una pla­ya de­sier­ta cuan­do la ma­ña­na ha­ce des­pun­tar el día, bus­can­do en­con­trar un men­sa­je se­cre­to en una bo­te­lla que con­tie­ne una car­ta sin des­tino, que al­guien arro­jó al mar pa­ra que yo la en­con­tra­ra se­miocul­ta en mis fan­ta­sías de ma­ri­ne­ro en tie­rra.

Ver có­mo los elec­tri­cis­tas re­co­gen las guir­nal­das de luz que ador­na­ron las ca­lles, có­mo el tiem­po va mu­dan­do el ca­len­da­rio, los nue­vos me­ses que re­pe­ti­rán la mis­ma se­cuen­cia de una do­ce­na has­ta de nue­vo com­ple­tar un año.

La se­cuen­cia abú­li­ca de los ba­rren­de­ros api­lan­do las ho­jas muer­tas que el vien­to agru­pa en re­mo­li­nos, me­mo­ria de un oto­ño que ya ven­ció sus pla­zos.

Y mien­tras pa­seo, voy fa­bu­lan­do y la ciu­dad me re­ga­la his­to­rias que son de mi gus­to y que van nu­trien­do mi ima­gi­na­rio, ar­chi­ván­do­se en los za­gua­nes de una ca­sa que en mi ca­be­za es­tá siem­pre a me­dio cons­truir.

Y una se­ma­na des­pués de que han con­clui­do lo que se ha da­do en lla­mar las fies­tas na­vi­de­ñas, cuan­do los se­ño­res ma­gos, sus al­te­zas los Re­yes de Orien­te, han des­ca­bal­ga­do sus ro­ci­nes y ya los pa­jes es­tán guar­dan­do las ca­bal­ga­du­ras, las si­llas de cue­ro re­pu­ja­do, la cor­do­be­sa de Mel­chor, la bri­tá­ni­ca de Gas­par, y la que los ta­la­bar­te­ros de Aden re­ga­la­ron a Bal­ta­sar, des­cu­bro jun­to a un con­te­ne­dor el ul­ti­mo ju­gue­te re­pu­dia­do, ex­pul­sa­do del pa­raí­so de los ju­gue­tes, un pe­lu­che ya­cen­te jun­to a un con­te­ne­dor de ba­su­ra. Un oso ro­sa que na­die quie­re y que fue muy que­ri­do por una ni­ña que abra­zó su ado­les­cen­cia pa­ra ha­cer­se ma­yor, des­me­mo­ria­da e in­gra­ta.

Vuel­vo so­bre ello des­pués de re­cu­pe­rar una co­lum­na an­ti­gua que fue me­mo­ria de otros ju­gue­tes ro­tos que otros ni­ños ha­bían pues­to fe­cha de ca­du­ci­dad.

Aquel oso es el testimonio cruel de lo efí­me­ro, de lo so­cial­men­te pres­cin­di­ble, cró­ni­ca de un tiem­po en el que lo lú­di­co se es­tá trans­for­man­do en una pan­ta­lla in­te­li­gen­te, en unos ojos in­for­má­ti­cos que nos mi­ran des­de su ci­ber­co­ra­zón pe­ro en los que nun­ca ve­re­mos la lá­gri­ma que yo he vis­to ro­dar por las me­ji­llas del pe­lu­che con­de­na­do a la na­da in­fi­ni­ta del co­che de ba­su­ra. Me­tá­fo­ra hos­til del ca­pi­ta­lis­mo in­hu­mano

Le aca­ri­cié su ca­be­za y me dio la im­pre­sión de que su co­ra­zón de tra­po vol­vía a la­tir. Me die­ron ga­nas de que so­na­ra un tan­go de Piaz­zo­lla, y yo sa­ca­ra a bai­lar a la osa Ro­sa. No lo hi­ce, pe­ro la in­te­gré en esa cró­ni­ca ro­ta don­de vi­ven pa­ra siem­pre los ju­gue­tes que no en­tien­den la in­so­len­cia de los hom­bres ni su in­gra­ti­tud. No qui­se es­pe­rar a que pa­sa­ra el ca­mión de la ba­su­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.