A pe­ti­ción pro­pia

La Voz de Galicia (Monforte) - - OPINIÓN - Fer­nan­do Óne­ga

Al mis­mo tiem­po que las fa­mi­lias de las víc­ti­mas pre­sen­ta­ban 137.000 fir­mas pa­ra que la di­mi­sión de Fe­de­ri­co Tri­llo no sea vo­lun­ta­ria ni ten­ga apa­rien­cia de re­le­vo, el Go­bierno de­cía que su ce­se se ha­ce «a pe­ti­ción pro­pia» y así que­da­rá en las ac­tas del Con­se­jo de Mi­nis­tros. El Go­bierno, por tan­to, ac­tuó con dos ba­ra­jas. Con una, el se­ñor Ra­joy de­jó a Tri­llo en la más ab­so­lu­ta so­le­dad y sin pro­tec­ción po­lí­ti­ca y le obli­gó a pre­sen­tar su re­nun­cia. Con la otra, no ol­vi­da que Tri­llo es uno de los su­yos, de im­por­tan­tes ser­vi­cios al par­ti­do y me­re­ce mo­rir po­lí­ti­ca­men­te con al­gún ho­nor. Si es­to úl­ti­mo es cen­su­ra­do por la opi­nión pú­bli­ca y la opo­si­ción enar­de­ci­da con es­te ca­so, es al­go que ve­re­mos en los pró­xi­mos días.

Per­so­nal­men­te con­si­de­ro que el epi­so­dio que­da ce­rra­do. La mi­nis­tra Cos­pe­dal de­mos­tró ho­nes­ti­dad e ins­tin­to po­lí­ti­co. Ra­joy su­po rec­ti­fi­car su pri­me­ra de­cla­ra­ción, la que de­cía que han pa­sa­do mu­chos años. El Con­se­jo de Es­ta­do de­mos­tró que es­tá vi­vo y ha si­do útil a la so­cie­dad en un asun­to que to­da­vía due­le. Y las dis­cu­sio­nes sus­ci­ta­das tam­bién de­mos­tra­ron al­go: que es­te país tie­ne me­mo­ria cuan­do quie­re, sa­be re­cla­mar res­pon­sa­bi­li­da­des y no cie­rra las he­ri­das por el sim­ple pa­so del tiem­po.

Pe­ro so­bre­vi­ven dos in­cóg­ni­tas: cuál es el des­tino ra­zo­na­ble del se­ñor Tri­llo y cuá­les son los lí­mi­tes de las exi­gen­cias de las fa­mi­lias de las víc­ti­mas, su­po­nien­do que esos lí­mi­tes exis­tan. So­bre el des­tino la­bo­ral de Tri­llo, el Go­bierno so­lo po­dría acon­se­jar­le o pe­dir­le que se bus­que otra sa­li­da pa­ra evi­tar más pro­ble­mas. El di­ri­gen­te del PP Mar­tí­nez Maí­llo se pre­gun­tó pú­bli­ca­men­te si ha­bría que man­dar­lo a Pe­re­jil. Y na­da más, por­que es le­tra­do del Con­se­jo de Es­ta­do por opo­si­ción y, si no hay sen­ten­cia ju­di­cial con­de­na­to­ria, no se le pue­de qui­tar su pues­to de tra­ba­jo. Tri­llo ga­na­ría an­te cual­quier tri­bu­nal.

Res­pec­to a las víc­ti­mas, sí hay al­go que de­cir. Tie­nen to­do el de­re­cho a sen­tir­se mal­tra­ta­das, por­que lo han si­do, y a re­cla­mar lo que les pa­re­ce jus­to. Su de­man­da de más ca­la­do so­cial es al­go tan sen­ci­llo co­mo que les pi­dan per­dón: exac­ta­men­te lo mis­mo que las víc­ti­mas de ETA han de­man­da­do a sus ver­du­gos. Pe­ro, si me pi­die­sen con­se­jo, les da­ría es­te: no ac­túen co­mo par­ti­dos po­lí­ti­cos, que a ve­ces caen en ese error. Son in­vi­ta­das por las te­le­vi­sio­nes a par­ti­ci­par en sus pro­gra­mas in­for­ma­ti­vos y de de­ba­te. Al­gu­nas se em­pie­zan a com­por­tar co­mo es­tre­llas me­diá­ti­cas. Y a ve­ces cues­ta tra­ba­jo dis­tin­guir si ha­blan co­mo fa­mi­lia­res de fa­lle­ci­dos o co­mo por­ta­vo­ces del Par­ti­do So­cia­lis­ta, Ciu­da­da­nos o Po­de­mos. Es, na­tu­ral­men­te, una apre­cia­ción per­so­nal, pe­ro jus­ti­fi­ca­da por an­te­ce­den­tes his­tó­ri­cos. Y de­ma­sia­das ve­ces el abu­so de la ra­zón dis­mi­nu­ye la fuer­za de la ra­zón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.