El pro­ble­ma de la se­gu­ri­dad vial

La Voz de Galicia (Monforte) - - OPINIÓN -

Pa­re­ce que, al fin, se no­ta un tí­mi­do in­ten­to de abor­dar el pro­ble­ma de la se­gu­ri­dad vial, en es­pe­cial lo que se re­fie­re a de­li­tos co­me­ti­dos y sus le­ves pe­na­li­za­cio­nes.

Sa­be­mos que los des­pis­tes en ca­rre­te­ra, co­mo al­guno apun­ta­ba, son inevi­ta­bles y ge­ne­ra­dos por múl­ti­ples cir­cuns­tan­cias; por ello, ten­drán que ser cas­ti­ga­dos en su jus­ta me­di­da. Lo que sí es im­po­si­ble de ad­mi­tir son los ac­ci­den­tes pro­vo­ca­dos por los tan traí­dos y lle­va­dos te­lé­fo­nos mó­vi­les, o por fu­mar en el in­te­rior de los vehícu­los y te­ner que sa­cu­dir ur­gen­te­men­te el pan­ta­lón an­te una in­mi­nen­te que­ma­du­ra; creo que es­ta cla­se de com­por­ta­mien­to es tan pe­li­gro­sa co­mo la uti­li­za­ción del mó­vil en mar­cha y muy po­co o na­da se ha­bla de la prohi­bi­ción de fu­mar con­du­cien­do el vehícu­lo. Yo fui fu­ma­dor y sé per­fec­ta­men­te de lo que ha­blo.

A pe­sar de que unas se­ña­les es­tén más o me­nos bien o mal co­lo­ca­das, pien­so que tran­si­tar por una au­to­vía por el sen­ti­do con­tra­rio tan­tos ki­ló­me­tros es de un des­pis­te im­pre­sio­nan­te y digno del más es­cru­pu­lo­so de los es­tu­dios. Las lu­ces de los vehícu­los que cir­cu­lan co­rrec­ta­men­te tie­nen que des­per­tar­nos del en­si­mis­ma­mien­to y ha­cer­nos pen­sar que el que cir­cu­la mal soy yo y no to­dos los que lo ha­cen en sen­ti­do con­tra­rio. Al­go ra­ro ocu­rre cuan­do se lle­ga a es­te ál­gi­do pun­to.

¿Qué va­mos de­cir del al­cohol que no se ha­ya di­cho ya? Un vehícu­lo en ma­nos de con­duc­to­res desapren­si­vos es un ar­ma co­mo otra cual­quie­ra y la ma­la uti­li­za­ción y sus gra­ves con­se­cuen­cias no es­tán su­fi­cien­te­men­te pe­na­li­za­das.

An­te la más mí­ni­ma du­da, pre­gun­té­mos­le a los fa­mi­lia­res de las in­nu­me­ra­bles víc­ti­mas mor­ta­les o gra­ve­men­te le­sio­na­dos y a la aso­cia­ción de víc­ti­mas que los am­pa­ra. in­te­rior, ¿qué otra li­ber­tad es­pe­ras po­der te­ner?». De­je­mos que nues­tros hi­jos sean ni­ños, jue­guen y que vi­van su in­fan­cia sin in­tro­du­cir­les en te­mas que su men­te in­ma­du­ra es in­ca­paz de com­pren­der. En un fu­tu­ro, cuan­do su es­pí­ri­tu crí­ti­co y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.