Sán­chez pier­de fue­lle, pe­ro Díaz no lo­gra unir al par­ti­do

La Voz de Galicia (Monforte) - - ESPAÑA - G. B.

En el mo­men­to de pre­sen­tar su di­mi­sión, a Pe­dro Sán­chez so­lo le fal­tó pro­cla­mar un «vol­ve­ré», al es­ti­lo del ge­ne­ral Ma­cArt­hur, pa­ra de­jar cla­ro que el su­yo era so­lo un re­plie­gue tác­ti­co a la es­pe­ra de re­cu­pe­rar el li­de­raz­go del par­ti­do en el pró­xi­mo con­gre­so. La vo­ta­ción que lo apar­tó del car­go re­fle­jó que se­guía te­nien­do a un gran sec­tor del PSOE de su par­te, por­que in­clu­so al­gu­nos de los que aca­ba­ron acep­tan­do la or­den de apo­yar en el Con­gre­so la in­ves­ti­du­ra de Ra­joy se­guían sién­do­le fie­les. Pe­ro tres me­ses han bas­ta­do pa­ra que Sán­chez com­prue­be que fue­ra de Fe­rraz, y sin abri­go al­guno del apa­ra­to, ha­ce mu­cho frío. El en­tu­sias­mo de mu­chos de sus más cons­pi­cuos se­gui­do­res de­cae no­ta­ble­men­te.

Al­gu­nos, por­que han pre­fe­ri­do in­te­grar­se y acep­tar la nue­va si­tua­ción. Otros, co­mo el pri­mer se­cre­ta­rio del PSC, Mi­quel Ice­ta, por­que han pre­fe­ri­do pac­tar con Su­sa­na Díaz pa­ra evi­tar una rup­tu­ra. Y unos cuan­tos, co­mo la lí­der del PSOE en el País Vas­co, Idoia Men­dia, por­que, es­tan­do de acuer­do con los plan­tea­mien­tos de Sán­chez, con­si­de­ran que el ex se­cre­ta­rio ge­ne­ral no pue­de ser ya la fi­gu­ra que aglu­ti­ne a to­do el par­ti­do y le de­vuel­va la uni­dad. Y tam­bién neu­tral se ha mos­tra­do la lí­der de la fe­de­ra­ción cán­ta­bra, Eva Díez Te­za­nos, otro­ra afín a Sán­chez. La anun­cia­da gi­ra del ex se­cre­ta­rio ge­ne­ral por to­das las fe­de­ra­cio­nes pa­ra re­ca­bar apo­yos ha que­da­do prác­ti­ca­men­te en na­da. Cons­cien­te de la di­fi­cul­tad que en­tra­ña­ría dispu­tar de nue­vo el li­de­raz­go, Sán­chez si­gue sin acla­rar si da­rá o no el pa­so de pos­tu­lar­se pa­ra las pri­ma­rias, aun­que ca­da vez es más po­si­ble que aca­be pac­tan­do con al­gún otro can­di­da­to.

En­fren­te, Su­sa­na Díaz si­gue con­ci­tan­do un fuer­te re­cha­zo de to­dos los que apo­ya­ban a Sán­chez y no ha con­se­gui­do avan­zar ca­si na­da en bus­ca de la uni­dad que le per­mi­ta li­de­rar el PSOE sin ne­ce­si­dad de me­dir­se fren­te a otro as­pi­ran­te, co­mo desea­ría. Aun­que a día de hoy la pre­si­den­ta an­da­lu­za es la má­xi­ma can­di­da­ta pa­ra to­mar las rien­das del PSOE, por­que con­tro­la la ma­yo­ría de apo­yos, no hay que des­car­tar que fi­nal­men­te dé un pa­so atrás pa­ra ga­nar tiem­po y si­tuar en Fe­rraz a una per­so­na afín a ella, co­mo ya hi­zo con el pro­pio Sán­chez fren­te a Ma­di­na. Aun­que aque­lla ju­ga­da le sa­lie­ra mal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.