El úl­ti­mo nean­der­tal vi­vió en Co­va Ei­rós

La Xun­ta blin­da­rá el en­torno pa­ra evi­tar que la ac­ti­vi­dad en la zo­na lo da­ñe

La Voz de Galicia (Monforte) - - SOCIEDAD - TAMARA MON­TE­RO

«Os ar­queó­lo­gos ten­den a pen­sar que o seu xa­ce­men­to é úni­co», re­co­no­cía ayer el pro­fe­sor de la USC Ramón Fá­bre­gas. Sin em­bar­go, es­te lo es. Es uno de los 20 ya­ci­mien­tos es­pa­ño­les en el que se ha do­cu­men­ta­do la exis­ten­cia de nean­der­ta­les y sa­piens. En él ha apa­re­ci­do el ob­je­to de adorno más an­ti­guo de Ga­li­cia, un col­gan­te he­cho con un dien­te de zo­rro que tie­ne 26.000 años. Y en él se han da­ta­do mues­tras de ar­te pa­rie­tal de 10.000 años. Es la Ata­puer­ca ga­lle­ga.

Ese ya­ci­mien­to úni­co que se es­tá es­tu­dian­do ba­jo la di­rec­ción de Fá­bre­gas y de Ar­tu­ro de Lom­be­ra, es Co­va Ei­rós, una si­ma de Tria­cas­te­la en la que se han en­con­tra­do tra­zas de la pre­sen­cia hu­ma­na des­de los úl­ti­mos años de los nean­der­ta­les has­ta las co­mu­ni­da­des cam­pe­si­nas al­to­me­die­va­les (del si­glo XI), pa­san­do por gru­pos ca­za­do­res del Pa­leo­lí­ti­co su­pe­rior y los pri­me­ros agri­cul­to­res del neo­lí­ti­co. Y aquí vi­vie­ron los úl­ti­mos nean­der­ta­les que ha­bi­ta­ron el nor­te de la Pe­nín­su­la. «Co­va Ei­rós é un si­tio bas­tan­te ex­tra­or­di­na­rio», no so­lo por te­ner do­cu­men­ta­da esa tran­si­ción en­tre los úl­ti­mos nean­der­ta­les y los pri­me­ros hu­ma­nos mo­der­nos, sino que hay una his­to­ria de uti­li­za­cio­nes pos­te­rio­res de la gru­ta, que es «un li­bro com­ple­xo, con va­rios vo­lu­mes, un­ha en­ci­clo­pe­dia so­bre a his­to­ria máis an­ti­ga de Ga­li­cia», de­cía Fá­bre­gas en la pre­sen­ta­ción de los re­sul­ta­dos de las ex­ca­va­cio­nes del úl­ti­mo bie­nio.

Co­va Ei­rós ha sal­va­guar­da­do du­ran­te mi­les de años las prue­bas de có­mo vi­vían los nean­der­ta­les: sus he­rra­mien­tas, las evi­den­cias de la ca­za y del apro­ve­cha­mien­to de los ani­ma­les e in­clu­so una de las po­cas ho­gue­ras que se co­no­cen del Pa­leo­lí­ti­co me­dio. Tam­bién ha ofre­ci­do prue­bas de las in­no­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas y estrategias de sub­sis- ten­cia que lle­ga­ron con los hu­ma­nos mo­der­nos, y so­bre to­do prue­bas de las preo­cu­pa­cio­nes más allá de las de la vi­da dia­ria: el col­gan­te he­cho con un ca­nino de zo­rro, «un fi­to den­de o pun­to de vis­ta da crea­ción ar­tís­ti­ca do hu­mano mo­derno» al que se su­man tam­bién las de­co­ra­cio­nes de una pun­ta de pro­yec­til.

Sin em­bar­go, lo que le ha da­do fa­ma a la cue­va es la apa­ri­ción de ar­te pa­rie­tal. Al­gu­nos de los pa­ne­les ya se han da­ta­do en los úl­ti­mos mo­men­tos del Pa­leo­lí­ti­co su­pe­rior. «A cro­no­lo­xía ab­so­lu­ta apun­ta a que al­gúns des­tes pa­neis se re­mon­tan a máis de 10.000 anos de an­ti­güi­da­de», lo que la con­vier­te en el ar­te pa­rie­tal «máis an­ti­ga do no­so país». En las pró­xi­mas cam­pa­ñas, ade­lan­tó el di­rec­tor cien­tí­fi­co de la ex­ca­va­ción, se­gui­rán pro­fun­di­zan­do «En cer­tas oca­sións ten­se di­to que a Co­va de Ei­rós es­ta­ba des­pro­te­xi­da, e creo que é un­ha in­for­ma­ción se non erró­nea non cer­ta de to­do», sub­ra­yó el con­se­llei­ro de Edu­ca­ción y Cul­tu­ra, Ro­mán Ro­drí­guez que de­fi­nió el ya­ci­mien­to co­mo «o no­so par­ti­cu­lar mu­seo da crea­ción ru­pes­tre». Por­que, se­gún ex­pli­có el res­pon­sa­ble au­to­nó­mi­co, «Co­va de Ei­rós, co­mo to­do lu­gar que con­te­ña un­ha ma­ni­fes­ta­ción de ar­te ru­pes­tre, é BIC (Ben de In­tere­se Cul­tu­ral) por de­fi­ni­ción» se­gún la Lei de Pa­tri­mo­nio. La Xun­ta es­tá tra­ba­jan­do en la de­li­mi­ta­ción del ám­bi­to te­rri­to­rial «pa­ra aco­tar o es­pa­zo que me­re­ce ser con­ser­va­do». La de­li­mi­ta­ción, ade­más, po­si­bi­li­ta que se com­pa­ti­bi­li­cen di­fe­ren­tes usos en el en­torno par­tien­do siem­pre del «res­pec­to e to­do o que ten que ver coa con­ser­va­ción do ben».

ÁL­VA­RO BA­LLES­TE­ROS

Las ex­ca­va­cio­nes en la cue­va (arri­ba) han per­mi­ti­do re­cu­pe­rar más de diez mil re­gis­tros y pie­zas ar­queo­ló­gi­cas de di­fe­ren­tes épo­cas his­tó­ri­cas (aba­jo).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.