La Xun­ta tra­ta de des­ac­ti­var la huel­ga de trans­por­te blin­dan­do los em­pleos

Acep­ta in­cluir en los con­tra­tos un aná­li­sis de­ta­lla­do para la su­bro­ga­ción de pues­tos

La Voz de Galicia (Monforte) - - A FONDO - JUAN CAPEÁNS

Es muy di­fí­cil, ca­si im­po­si­ble, que se des­con­vo­quen las que se­rían la quin­ta y sex­ta jor­na­das de huel­ga del trans­por­te por ca­rre­te­ra, pe­ro al me­nos se han da­do los pri­me­ros pa­sos para acer­car pos­tu­ras y avan­zar ha­cia un nue­vo ma­pa de ru­tas y pa­ra­das de au­to­bús que man­tie­ne en vi­lo a la Ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca, a los em­pre­sa­rios, a los tra­ba­ja­do­res y, so­bre to­do, a mi­les de usua­rios ga­lle­gos, con es­pe­cial in­ci­den­cia en las zo­nas ru­ra­les.

La Con­se­lle­ría de In­fraes­tru­tu­ras dio un pa­so atrás para abrir los ca­na­les de diá­lo­go y acep­tó una reu­nión a tres ban­das que re­cla­ma­ban la pa­tro­nal y los sin­di­ca­tos, en lo que po­dría ca­li­fi­car­se co­mo un sin­gu­lar con­flic­to la­bo­ral en el que am­bas par­tes, tra­di­cio­nal­men­te en­fren­ta­das, di­ri­men pri­me­ro sus pro­ble­mas con un ter­ce­ro en dis­cor­dia, en es­te ca­so la Xun­ta. Y cu­rio­sa­men­te la con­clu­sión del en­cuen­tro ha si­do que lo más ade­cua­do para dar un se­gun­do pa­so es vol­ver a las reunio­nes a dos ban­das, que ya es­tán fi­ja­das. La con­se­llei­ra Et­hel Vázquez ci­tó el lu­nes por la ma­ña­na a los em­pre­sa­rios, y hoy mis­mo se ve­rá con los re­pre­sen­tan­tes de los tra­ba­ja­do­res, que es el pri­mer pro­ble­ma que se ha em­pe­ña­do en sol­ven­tar el Eje­cu­ti­vo.

Las cen­tra­les sin­di­ca­les tu­vie­ron tra­ba­jo ano­che, ya que la Xun­ta les en­tre­gó un do­cu­men­to en el que se es­pe­ci­fi­ca con un al­to gra­do de mi­nu­cio­si­dad có­mo se sus­tan­cia­ría la su­bro­ga­ción de em­pleos, es­to es, có­mo se­ría el tras­va­se de tra­ba­ja­do­res —obli- ga­to­rio por ley— en­tre las con­ce­sio­nes que ex­pi­ran en agos­to y las nue­vas ru­tas que han sa­li­do a con­cur­so.

Es la ma­ne­ra que tie­ne la Xun­ta de ga­ran­ti­zar el em­pleo, que ha si­do el gran ar­gu­men­to so­bre el que ha pi­vo­ta­do la con­vo­ca­to­ria de huel­ga, pe­ro el pro­ble­ma es que se tra­ta de un do­cu­men­to tan pro­li­jo que no se­rá sen­ci­llo arran­car a los ne­go­cia­do­res del es­cep­ti­cis­mo en el se­guían su­mi­dos tras la «po­si­ti­va» reu­nión de ayer, aun­que al­guno ad­mi­tía que se lle­va­ban una pro­pues­ta que «é me­llor que na­da». Los con­di­cio­nan­tes son mu­chos, y fal­ta­ría por co­no­cer la opi­nión de los em­pre­sa­rios, que no se des­ve­la­rá has­ta el lu­nes, de ahí que na­die se ha­ya atre­vi­do a ha­blar de una des­con­vo­ca­to­ria de huel­ga que has­ta po­dría ser in­de­fi­ni­da si se man­tie­nen los pla­nes sin­di­ca­les. Así las co­sas, el pro­ble­ma para la se­ma­na que en­tra ya no es de diá­lo­go o de acuer­dos, sino de pla­zos, aun­que cual­quier ges­to por par­te de los con­vo­can­tes para re­con­du­cir la si­tua­ción se­rá bien­ve­ni­do por­que el dis­gus­to en San Cae­tano es evi­den­te an­te los ele­va­dos «in­cum­pri­men­tos» de los ser­vi­cios mí­ni­mos.

Otra vez a tres ban­das

Si la Xun­ta con­si­gue al­can­zar acuer­dos en las reunio­nes bi­la­te­ra­les se­ría el mo­men­to de pro­mo­ver otro en­cuen­tro a tres ban­das para tra­tar de ajus­tar los in­tere­ses de to­das las par­tes, que in­clu­so po­dría en­ca­jar­se el lu­nes por la tar­de, aun­que se­ría con un buen pu­ña­do de fle­cos pen­dien­tes de re­sol­ver, de ahí la pe­cu­lia­ri­dad del con­flic­to y su pre­vi­si­ble len­ta re­so­lu­ción.

La es­tra­te­gia pú­bli­ca es ca­da vez más evi­den­te. Lo pri­mor­dial es sal­var el re­to de la huel­ga, y para ello se han cen­tra­do en la pro­pues­ta la­bo­ral y en unas ga­ran­tías que que­da­rían re­fle­ja­das por es­cri­to. En ese ca­mino hay cier­tas ga­ran­tías de pro­gre­so por­que hay mar­gen para tra­ba­jar en la redacción de los nue­vos con­tra­tos. El ma­yor pro­ble­ma para la Xun­ta son los em­pre­sa­rios, que has­ta ayer man­te­nían una en­mien­da a la to­ta­li­dad del plan de trans­por­te que, se­gún Et­hel Vázquez, se sal­ta­ría to­dos los lí­mi­tes le­ga­les. Y esa vía no se va a ex­plo­rar en nin­gún ca­so.

La ti­tu­lar de In­fraes­tru­tu­ras, que es­tá pi­lo­tan­do la ma­yor cri­sis de la Xun­ta des­de que co­men­zó la legislatura, in­sis­te en que la ne­go­cia­ción de un plan para el que ad­mi­te mo­di­fi­ca­cio­nes es la úni­ca al­ter­na­ti­va para ga­ran­ti­zar los em­pleos y el trans­por­te en el ru­ral, así co­mo la su­per­vi­ven­cia de las pe­que­ñas em­pre­sas, que es otra de las cues­tio­nes que ge­ne­ran rui­do de fon­do. Un buen nú­me­ro de com­pa­ñías de ta­ma­ño re­du­ci­do tie­nen ver­da­de­ras di­fi­cul­ta­des para com­pe­tir con los dos ope­ra­do­res gi­gan­tes que tam­bién as­pi­ran a lle­var­se con­tra­tos. Es­to es, en el mar­co de una en­re­ve­sa­da ne­go­cia­ción a va­rias ban­das, tam­bién exis­ten sus­pi­ca­cias in­ter­nas den­tro de las par­tes, al me­nos en­tre los em­pre­sa­rios, lo cual ha­ce más di­fí­cil to­da­vía adi­vi­nar los si­guien­tes fren­tes.

En un sec­tor pla­ga­do de con­ce­sio­nes que son re­co­no­ci­da­men­te de­fi­ci­ta­rias, el trans­por­te es­co­lar es el gran oa­sis de los nú­me­ros ne­gros, por­que la Xun­ta pa­ga en torno a 120 mi­llo­nes de eu­ros anua­les por es­te ser­vi­cio que es muy ren­ta­ble. In­te­grar en es­te ser­vi­cio a los via­je­ros ge­ne­ra­les coin­ci­dien­do con la re­no­va­ción de los con­tra­tos ha al­te­ra­do un eco­sis­te­ma en el que pre­vi­si­ble­men­te se pon­drán los fo­cos cuan­do se su­pere el lan­ce la­bo­ral.

PA­CO RO­DRÍ­GUEZ

La huel­ga de au­to­bu­ses que va­ció los an­de­nes de las es­ta­cio­nes —en la ima­gen, San­tia­go— su­ma ya cua­tro jor­na­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.