Los fo­ren­ses con­clu­yen que el ase­sino de Cha­pe­la no es un per­tur­ba­do

Los sin­di­ca­tos pi­den la má­xi­ma con­de­co­ra­ción para los po­li­cías que lo de­tu­vie­ron

La Voz de Galicia (Monforte) - - GALICIA - A. MAR­TÍ­NEZ, E. V. PI­TA

La sub­de­le­ga­da del Go­bierno en Pon­te­ve­dra fe­li­ci­ta­rá hoy a los agen­tes que lo cap­tu­ra­ron

El ase­sino de Cha­pe­la res­pon­de a un per­fil nor­mal. Los fo­ren­ses no de­tec­ta­ron en el de­te­ni­do nin­gu­na ano­ma­lía psi­co­ló­gi­ca cuan­do lo exa­mi­na­ron po­co des­pués del cri­men. No en­con­tra­ron ras­gos pa­ra­noi­des en su per­so­na­li­dad que lo pu­die­ran em­pu­jar a aca­bar con la vi­da del jo­ven Da­niel Beltrán. Si lo hi­zo fue por su pro­pia mal­dad, no por­que pa­de­cie­se nin­gún bro­te psi­có­ti­co que al­te­ra­ra su con­duc­ta.

Esa es la con­clu­sión de los es­pe­cia­lis­tas, que re­co­no­cen en el de­te­ni­do la exis­ten­cia de un tras­torno por con­su­mo de dro­gas. El pro­pio Lu­na se ba­só en su de­cla­ra­ción an­te el Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 2 de Re­don­de­la en su adic­ción a las dro­gas y al al­cohol, que arras­tra des­de ha­ce años. Ni si­quie­ra du­ran­te sus lar­gas es­tan­cias en pri­sión por los ro­bos y atra­cos que co­me- tió fue ca­paz de des­en­gan­char­se. Los pro­pios ve­ci­nos del ba­rrio de Teis en el que vi­ve así lo co­rro­bo­ran, por sus lle­ga­das a su do­mi­ci­lio en es­ta­do de ebrie­dad. Cuan­do es­tá se­reno es una per­so­na nor­mal, se­gún sus ve­ci­nos. «Es­tu­vo mu­cho tiem­po en la cár­cel, pe­ro la re­la­ción aquí en el ba­rrio es bue­na, de ha­cer­nos fa­vo­res mu­tua­men­te», co­men­ta un ve­cino de A Riou­xa que lo so­lía ver con fre­cuen­cia.

El de­te­ni­do se am­pa­ra en su adic­ción a las dro­gas para jus­ti­fi­car que no era cons­cien­te de sus ac­tos la ma­dru­ga­da del pa­sa­do sá­ba­do en la pla­ya re­don­de­la­na de Area­lon­ga. Los agen­tes de la Po­li­cía Na­cio­nal pu­sie­ron en ries­go sus vi­das para po­der re­du­cir­lo. El hom­bre, que es cor­pu­len­to, se re­sis­tió con una gran vio­len­cia e in­ten­tó dis­pa­rar a los agen­tes, que tu­vie­ron que em­plear­se a fon­do para que no lo­gra­ra su ob­je­ti­vo.

La sub­de­le­ga­da del Go­bierno en Pon­te­ve­dra, Ana María Or­tiz, los fe­li­ci­ta­rá pú­bli­ca­men­te hoy por ello. A las diez de la ma­ña­na acu­di­rá per­so­nal­men­te a la co­mi­sa­ría de Vi­go para agra­de­cer­les el tra­ba­jo que rea­li­za­ron.

Pi­den la má­xi­ma distinción

Los sin­di­ca­tos no quie­ren que es­ta mi­sión que cum­plie­ron con éxi­to se que­de en una sim­ple fe­li­ci­ta­ción y de­man­dan que el Mi­nis­te­rio del In­te­rior de­cre­te su in­gre­so en la or­den del mé­ri­to po­li­cial con el dis­tin­ti­vo ro­jo, el má­xi­mo ga­lar­dón.

Con­si­de­ran que los agen­tes de­be­rían ser re­com­pen­sa­dos con es­te re­co­no­ci­mien­to por­que la ac­tua­ción rea­li­za­da cum­ple con la nor­ma­ti­va al res­pec­to por la va­len­tía, la pe­ri­cia y el pe­li­gro que co­rrie­ron. «Su ac­tua­ción fue tan bue­na, que no de­ja­ron ca­pa­ci­dad de reac­ción a es­ta per­so­na», va­lo­ra el por­ta­voz del Sin­di­ca­to Uni­fi­ca­do de Po­li­cía, Víc­tor Vas­co.

«No en­ten­de­mos por qué es­te in­di­vi­duo es­ta­ba en la ca­lle con tan­tos an­te­ce­den­tes en su his­to­rial. Los po­li­cías nos ju­ga­mos el pe­lle­jo para que no es­tén fue­ra y des­pués per­ma­ne­cen po­co tiem­po don­de tie­nen que es­tar», la­men­ta­ba el se­cre­ta­rio de la Unión Fe­de­ral de Po­li­cía, Agus­tín Vi­go.

La UFP tam­bién aplau­día ayer la con­ce­sión de un dis­tin­ti­vo para los agen­tes por­que «han im­pe­di­do que es­ta per­so­na pu­die­ra ha­cer un mal ma­yor y, so­bre to­do, han evi­ta­do que ha­ya una alar­ma so­cial por la pre­sen­cia de es­te in­di­vi­duo an­dan­do por la ca­lle con una pis­to­la de gran ca­li­bre en la mano», ma­ni­fes­tó el por­ta­voz sin­di­cal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.