«¿091? Me quie­ren se­cues­trar»

Pri­sión para una ban­da la­ti­na que iba a rap­tar a un do­mi­ni­cano en Vi­go por deu­das de 30.000 eu­ros en dro­ga

La Voz de Galicia (Monforte) - - GALICIA - E. V. PI­TA

La pre­sen­cia en Vi­go de cin­co miem­bros de una su­pues­ta ban­da arou­sa­na-la­ti­noa­me­ri­ca­na de­te­ni­dos cuan­do iban a se­cues­trar a un do­mi­ni­cano por una deu­da de 30.000 eu­ros en co­caí­na (en­tre me­dio y un ki­lo) ha he­cho sal­tar las alar­mas. La jue­za sus­ti­tu­ta del Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 1 de Vi­go dic­tó ayer un au­to de pri­sión pro­vi­sio­nal co­mu­ni­ca­da y sin fian­za para los cin­co de­te­ni­dos por los su­pues­tos de­li­tos de in­ten­to de se­cues­tro, te­nen­cia ilí­ci­ta de ar­mas y per­te­nen­cia a gru­po or­ga­ni­za­do. Ellos lo nie­gan to­do. La re­clu­sión es pre­ven­ti­va a la es­pe­ra que la víc­ti­ma sea lo­ca­li­za­da y ratifique la de­nun­cia. La po­li­cía sos­pe­cha que es un in­ter­me­dia­rio que pu­do ha­ber es­ta­fa­do a los ven­de­do­res.

Los im­pli­ca­dos, su­pues­ta­men­te, apar­ca­ron una fur­go­ne­ta per­tre­cha­da con ví­ve­res a la puer­ta del edi­fi­cio del ob­je­ti­vo. Mien­tras el je­fe es­pe­ra­ba en un co­che con bri­das y ar­mas, otros tres hom­bres vi­gi­la­ban la en­tra­da. Se­gún el de­nun­cian­te, lo abor­da­ron en el por­tal pe­ro él los re­co­no­ció, es­ca­pó y se re­fu­gió en su pi­so, des­de don­de pi­dió ayu­da a la po­li­cía.

Los de­te­ni­dos lo ne­ga­ron to­do ayer en el in­te­rro­ga­to­rio ju­di­cial. Se tra­ta de dos ve­ci­nos de Vi­la­gar­cía de Arou­sa (un co­lom­biano y un es­pa­ñol), un ali­can­tino de 67 años re­si­den­te en Vi­go con­si­de­ra­do el ca­be­ci­lla y dos do­mi­ni­ca­nos, to­dos con re­si­den­cia le­gal. Un vi­la­gar­ciano vi­ve en Vi­go y el otro ex­pli­có que fue a es­ta ciu­dad a com­prar un co­che. To­dos nie­gan sa­ber na­da del se­cues­tro ni co­no­cer­se en­tre ellos ni a la víc­ti­ma. El je­fe ale­gó que pa­sa­ba por allí por ca­sua­li­dad, que la pis­to­la es de fo­gueo y que las bri­das las usa para sus la­bo­res.

To­do em­pe­zó a las 20 ho­ras del mar­tes en un pi­so del nú­me­ro 40 de la ca­lle Za­mo­ra. Un ve­cino do­mi­ni­cano de 45 años y que es­tá na­cio­na­li­za­do es­pa­ñol te­le­fo­neó a la cen­tra­li­ta de la co­mi­sa­ría de Vi­go y, en una lla­ma­da de au­xi­lio «agó­ni­ca», le di­jo a los agen­tes: «Me quie­ren se­cues­trar por una deu­da de dro­gas». En­tre tan­to, dos im­pli­ca­dos blo­quea­ron el por­tal y otro vi­gi­ló la ca­lle. La po­li­cía los pi­lló allí mis­mo y cap­tu­ró al cuar­to cuan­do se ale­ja­ba pre­ci­pi­ta­da­men­te y ofre­ció ex­cu­sas va­gas so­bre sus pri­sas.

Los agen­tes cer­ca­ron el ba­rrio y arres­ta­ron al je­fe ali­can­tino a bor­do de un Au­di A3 ne­gro cuan­do mi­ra­ba in­sis­ten­te­men­te al por­tal. Con­tes­tó du­bi­ta­ti­vo y ner­vio­so. En el co­che ha­lla­ron bri­das plás­ti­cas, guan­tes, un go­rro, una na­va­ja, un pu­ñal y una pis­to­la se­mi­au­to­má­ti­ca.

MAR­COS CA­NO­SA

Uno de los de­te­ni­dos, ayer cuan­do era lle­va­do a pri­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.