¿Por qué los pá­ja­ros asus­tan a los avio­nes?

Una ae­ro­na­ve que sa­lía de Al­ve­dro tu­vo que ate­rri­zar en San­tia­go tras cho­car con una ban­da­da de aves. Los ex­per­tos di­cen que los apa­ra­tos es­tán pre­pa­ra­dos para ello

La Voz de Galicia (Monforte) - - GALICIA -

Un buen sus­to se lle­va­ron los pa­sa­je­ros de un avión de la com­pa­ñía Vue­ling que a úl­ti­ma ho­ra de la no­che del miér­co­les sa­lió de A Co­ru­ña con des­tino a Barcelona. Po­cos mi­nu­tos des­pués del des­pe­gue, los pa­sa­je­ros y la tri­pu­la­ción no­ta­ron un fuer­te rui­do pro­ce­den­te del ala iz­quier­da del apa­ra­to. El co­man­dan­te no tar­dó en des­ve­lar a los via­je­ros el ori­gen del in­quie­tan­te so­ni­do y en ex­pli­car por qué des­de ese mo­men­to el avión ha­bía de­ja­do de as­cen­der: uno o va­rios pá­ja­ros ha­bían im­pac­ta­do con­tra el mo­tor iz­quier­do y el avión se dis­po­nía a ate­rri­zar en San­tia­go, adon­de lle­gó sin más pro­ble­mas mi­nu­tos des­pués.

Pe­se al in­ci­den­te, los ex­per­tos in­sis­ten en que los avio­nes es­tán pre­pa­ra­dos para so­por­tar co­li­sio­nes con aves. «Si un ave cho­ca con un avión en pleno vue­lo, en prin­ci­pio no de­be­ría pa­sar na­da», ase­gu­ra Bar­to­lo­mé Mar­qués Balaguer, sub­di­rec­tor ge­ne­ral de Sis­te­mas Ae­ro­náu­ti­cos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Tec­no­lo­gía Ae­ro­es­pa­cial (INTA). No de­be­ría pa­sar na­da, ex­pli­ca, por­que «to­dos los avio­nes se di­se­ñan para so­por­tar im­pac­tos de pá­ja­ros», de­cía ayer en de­cla­ra­cio­nes a V Te­le­vi­sión.

La nor­ma­ti­va es­ti­pu­la, se­gún ex­pli­ca Mar­qués, que to­das las zo­nas crí­ti­cas del avión de­ben ser ca­pa­ces de re­sis­tir el im­pac­to de un pá­ja­ro. «Lo más gra­ve que po­dría su­ce­der se­ría que hu­bie­se una com­bi­na­ción de fa­llos, que hu­bie­se un de­fec­to en el avión, por ejem­plo que un cris­tal pa­ra­bri­sas es­tu­vie­se al lí­mi­te de su vi­da útil. Pe­ro lo ha­bi­tual es que un cho­que con un pá­ja­ro no de­je más que un pe­que­ño bo­llo que se de­tec­ta cuan­do se rea­li­za la re­vi­sión de la na­ve».

Es cier­to, re­co­no­ce Bar­to­lo­mé Mar­qués, que el im­pac­to de un pá­ja­ro de gran­des di­men­sio­nes pue­de pro­vo­car un apa­ga­do de mo­tor. Pe­ro es­te es­ce­na­rio no es ha­bi­tual, por­que «nor­mal­men­te los avio­nes vue­lan muy por en­ci­ma del vue­lo de los pá­ja­ros». El pe­li­gro exis­te úni­ca­men­te en el mo­men­to en el que las ae­ro­na­ves des­pe­gan o ate­rri­zan, por­que so­lo en­ton­ces atra­vie­san el es­pa­cio en el que las aves sue­len vo­lar. La cla­ve es­tá, en­ton­ces, en li­be­rar de pá­ja­ros el en­torno de los ae­ro­puer­tos: es la me­di­da más efi­caz para evi­tar per­can­ces y a la que se re­cu­rre. Esa res­pon­sa­bi­li­dad re­cae ca­si siem­pre so­bre los hal­co­ne­ros, que «es­tán muy es­pe­cia­li­za­dos y tie­nen a los hal­co­nes vo­lan­do unas de­ter­mi­na­das ho­ras ca­da día para evi­tar que los pá­ja­ros se acer­quen». Es, re­cal­ca Mar­qués Balaguer, «la me­jor for­ma de evi­tar los pá­ja­ros».

In­clu­so si un ave se in­tro­du­ce en el mo­tor no ten­dría por qué pa­sar na­da: «Es muy es­pec­ta­cu­lar, por­que que­da tri­tu­ra­da y una vez que pa­sa a tra­vés del mo­tor, sa­le una pe­que­ña lla­ma­ra­da pos­te­rior». Hay zo­nas en las que es­te fe­nó­meno es ha­bi­tual, co­mo ocu­rre en las áreas de pa­so de aves mi­gra­to­rias, en­tre Bél­gi­ca y Ho­lan­da, por ejem­plo, apun­ta el sub­di­rec­tor de Sis­te­mas Ae­ro­náu­ti­cos. El pro­ble­ma pue­de sur­gir, ex­pli­ca, cuan­do se tra­ta de una ban­da­da gran­de de pá­ja­ros.

En la avia­ción co­mer­cial, por lo tan­to, son po­co fre­cuen­tes in­ci­den­tes co­mo el del miér­co­les en San­tia­go. Para Luis Abilleira, ins­truc­tor de vue­lo, «no hay que crear alar­ma, por­que los avio­nes co­mer­cia­les vie­nen pre­pa­ra­dos, y ade­más des­pe­gan y a los tres mi­nu­tos ya han su­pe­ra­do los mil me­tros de al­tu­ra y ya no hay ries­go por­que ya se ha pa­sa­do la zo­na en la que vue­lan los pá­ja­ros». En el ca­so de los pro­fe­sio­na­les que ope­ran con avio­nes de me­nor ta­ma­ño, co­mo Abilleira, sí tie­nen, re­co­no­ce, ma­yor ries­go, pues­to que sí com­par­ten es­pa­cio de vue­lo con las aves. «Pe­ro es­ta­mos pre­pa­ra­dos para ello», ase­gu­ra es­te ins­truc­tor que re­cuer­da que se en­fren­tó una vez a es­ta si­tua­ción. Para Abilleira, el ma­yor pro­ble­ma, en el ca­so de la con­vi­ven­cia de es­tos pe­que­ños apa­ra­tos con las aves, es «la en­tra­da del pá­ja­ro por un cris­tal, que te pue­de de­jar in­cons­cien­te o se­mi­in­cons­cien­te».

Bar­to­lo­mé Mar­qués es sub­di­rec­tor ge­ne­ral de Sis­te­mas Ae­ro­náu­ti­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.