La Guar­dia Na­cio­nal siem­bra el te­rror en Ca­ra­cas y dis­pa­ra a edi­fi­cios por la no­che

La Voz de Galicia (Monforte) - - INTERNACIONAL -

ve la Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te sin un re­fe­ren­do con­sul­ti­vo pre­vio, con­tra lo es­ta­ble­ci­do en la pro­pia Cons­ti­tu­ción. Nue­va­men­te, se re­gis­tra­ron de­ce­nas de he­ri­dos, prin­ci­pal­men­te en Ca­ra­cas. «Se­gui­mos fir­mes y en las ca­lles», se­ña­ló el dipu­tado Freddy Gue­va­ra, de Vo­lun­tad Po­pu­lar, que se ha con­ver­ti­do en el prin­ci­pal por­ta­voz de las con­vo­ca­to­rias opo­si­to­ras. En las pro­tes­tas de ayer re­sul­tó le­sio­na­do uno de sus co­le­gas, Gui­ller­mo Pa­la­cio, en Bar­qui­si­me­to, quien re­ci­bió un im­pac­to de per­di­go­nes en el ab­do­men. Se en­cuen­tra fue­ra de pe­li­gro.

El Go­bierno ve­ne­zo­lano, en tan­to, con­ti­nuó con su ofen­si­va di­plo­má­ti­ca. Con­vo­có al cuer­po di­plo­má­ti­co acre­di­ta­do en el país a vi­si­tar el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia (TSJ) para mos­trar los da­ños que cau­só el ata­que del he­li­cóp­te­ro tri­pu­la­do por el ins­pec­tor Os­car Pé­rez, que lan­zó tres la­cri­mó- ge­nas y va­rios dis­pa­ros a la se­de de la ins­ti­tu­ción. El nue­vo can­ci­ller, Sa­muel Mon­ca­da, pi­dió a los em­ba­ja­do­res «trans­mi­tir a sus paí­ses lo que han vis­to», y la­men­tó que po­cos em­ba­ja­do­res (prin­ci­pal­men­te los de alia­dos co­mo Tur­quía, Cu­ba, Bo­li­via y Ni­ca­ra­gua) ha­yan acu­di­do a su lla­ma­da, se­ña­lan­do que hay «una cam­pa­ña para ocul­tar lo ocu­rri­do con el he­li­cóp­te­ro». «Hu­bo más da­ños ano­che en Ca­ri­cuao (una zo­na po­pu­lar de Ca­ra­cas) que en el TSJ», iro­ni­zó en res­pues­ta el di­ri­gen­te opo­si­tor Hen­ri­que Ca­pri­les. Se re­fe­ría a si­tua­cio­nes que no se re­gis­tra­ron so­lo en ese sec­tor, sino en de­ce­nas de pa­rro­quias de la ciu­dad, con ma­ni­fes­tan­tes en la ca­lle que fue­ron re­pri­mi­dos por la Guar­dia Na­cio­nal y por «co­lec­ti­vos», que, al me­nos en el ca­so de Ca­ri­cuao (un com­ple­jo de 20.000 vi­vien­das pú­bli­cas al su­r­oes­te de la ca­pi­tal), ame­tra­lla­ron fa­cha­das. Las pro­tes­tas se re­gis­tra­ron in­clu­so en Lí­di­ce, un ba­rrio po­pu­lar que se en­cuen­tra al la­do del pa­la­cio de Mi­ra­flo­res. «Las de­to­na­cio­nes se es­cu­cha­ban por to­dos la­dos y la gen­te se can­só de la re­pre­sión. Por eso bajaron a la ca­lle y tran­ca­ron la ave­ni­da prin­ci­pal», se­ña­ló Gé­ne­sis Herrera, pe­rio­dis­ta re­si­den­te de la ur­ba­ni­za­ción Ca­ri­cuao des­per­tó. Igual lo hi­cie­ron otras zo­nas po­pu­la­res de Ca­ra­cas, se­ña­ló Je­sús To­rreal­ba, ex­se­cre­ta­rio de la Me­sa de la Uni­dad, en un pro­gra­ma de ra­dio. «Ma­du­ro tie­ne que es­tar de­ses­pe­ra­do, por­que eran esos sec­to­res po­pu­la­res, en otros tiem­pos, los prin­ci­pa­les alia­dos del cha­vis­mo», afir­mó.

Dan­do mues­tras de que no se rin­de an­te el aco­so al que es­tá so­me­ti­da, la fis­cal ge­ne­ral dio ayer un pa­so más en su pul­so con el Go­bierno y ci­tó co­mo impu­tado al ex co­man­dan­te ge­ne­ral de la Guar­dia Na­cio­nal Bo­li­va­ria­na, ge­ne­ral An­to­nio Jo­sé Be­na­vi­des To­rres por la pre­sun­ta co­mi­sión de «vio­la­cio­nes» de los de­re­chos hu­ma­nos du­ran­te las pro­tes­tas.

IVAN AL­VA­RA­DO REUTERS

La po­li­cía con­cen­tra a los de­te­ni­dos es­po­sa­dos an­tes de tras­la­dar­los a co­mi­sa­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.