Zo­nas de la ca­pi­tal tra­di­cio­nal­men­te afec­tas al cha­vis­mo se unen a las pro­tes­tas con­tra la re­pre­sión

La Voz de Galicia (Monforte) - - INTERNACIONAL - PE­DRO GAR­CÍA OTE­RO

Otros cua­tro jó­ve­nes, co­mo mí­ni­mo, fue­ron ase­si­na­dos en Ve­ne­zue­la du­ran­te la re­pre­sión con­tra el tran­ca­zo na­cio­nal con­vo­ca­do por la opo­si­ción el pa­sa­do día 28, pe­ro la vio­len­cia no que­dó ahí. La Guar­dia Na­cio­nal y co­lec­ti­vos pa­ra­mi­li­ta­res sem­bra­ron el te­rror la úl­ti­ma no­che, dis­pa­ran­do con­tra edi­fi­cios en zo­nas po­pu­la­res de la ca­pi­tal, al­gu­nas de ellas muy cer­ca­nas al Pa­la­cio de Mi­ra­flo­res, an­te el au­ge de las pro­tes­tas de re­si­den­tes en esos sec­to­res tra­di­cio­nal­men­te afec­tos al cha­vis­mo. Un quin­to jo­ven, ba­lea­do el lu­nes en otra pro­tes­ta, tam­bién mu­rió. De es­te mo­do as­cien­den a 83, cua­tro de ellos mi­li­ta­res, los muer­tos en 90 días de mo­vi­li­za­ción y en­fren­ta­mien­tos. Se­gún la oe­ne­gé Fo­ro Pe­nal Ve­ne­zo­lano, ya van más de 15.000 he­ri­dos des­de que co­men­za­ron las pro­tes­tas a fi­na­les de mar­zo.

Le­jos de ce­der al mie­do, los ma­ni­fes­tan­tes con­tra el Go­bierno vol­vie­ron a mon­tar ayer mar­chas ha­cia las se­des del Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral, al que la opo­si­ción acu­sa de ha­ber obs­ta­cu­li­za­do el re­fe­ren­do re­vo­ca­to­rio con­tra el man­da­ta­rio mien­tras pro­mue- Dos días des­pués del ata­que del pi­lo­to po­li­cial Os­car Pé­rez a las se­des del Mi­nis­te­rio del In­te­rior y el Tri­bu­nal Su­pre­mo, el es­cep­ti­cis­mo ini­cial de los me­dios, que ca­li­fi­ca­ron los ata­ques co­mo una far­sa del Go­bierno para jus­ti­fi­car un au­to­gol­pe, pa­re­ce di­si­par­se. Ga­na cuer­po la ver­sión de que Pé­rez no ac­tuó so­lo y de que ata­có para mos­trar las vul­ne­ra­bi­li­da­des del Mi­nis­te­rio de la De­fen­sa. El fun­cio­na­rio abrió una nue­va cuen­ta en Twit­ter, que las au­to­ri­da­des no han po­di­do ras­trear, y con­tó de­ta­lles so­bre los ata­ques, se­ña­lan­do que «lo que hi­ce con el he­li­cóp­te­ro es una pe­que­ña de­mos­tra­ción de lo que po­de­mos ha­cer por Ve­ne­zue­la». Se­gún un com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo, una de las ha­bi­li­da­des de quien la pren­sa ha de­no­mi­na­do co­mo el «Ram­bo ve­ne­zo­lano» es usar la web pro­fun­da y re­des vir­tua­les pri­va­das para no ser ha­lla­do. Tras el ha­llaz­go del he­li­cóp­te­ro, en una zo­na cos­te­ra cer­ca­na a Ca­ra­cas, se es­pe­cu­la con que el fun­cio­na­rio, en pa­ra­de­ro des­co­no­ci­do, pue­de ha­ber te­ni­do con­tac­tos que lo sa­ca­ron del país por vía ma­rí­ti­ma. El Go­bierno ve­ne­zo­lano, que in­sis­te en ca­li­fi­car­lo de «te­rro­ris­ta», ha so­li­ci­ta­do a In­ter­pol su cap­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.