Apro­ba­das las res­tric­cio­nes de fon­dos a las «ciu­da­des san­tua­rio» de EE. UU.

Tam­bién se da el vis­to bueno a en­du­re­cer las pe­nas a los ile­ga­les re­in­ci­den­tes

La Voz de Galicia (Monforte) - - INTERNACIONAL - ADRIA­NA REY

La Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes de EE.UU. apro­bó ano­che dos pro­yec­tos de ley des­ti­na­dos a en­du­re­cer las me­di­das con­tra los in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos, una pe­que­ña vic­to­ria para el pre­si­den­te Do­nald Trump, quien ha­bía pro­me­ti­do to­mar es­tas ac­cio­nes du­ran­te su cam­pa­ña, a fal­ta de que sean apro­ba­das por el Se­na­do.

El pri­me­ro de los tex­tos, apro­ba­do por 228 vo­tos a fa­vor y 195 en con­tra, re­cor­ta­ría al­gu­nos fon­dos fe­de­ra­les para las lla­ma­das ciu­da­des san­tua­rio, aque­llas lo­ca­li­da­des que li­mi­tan la coope­ra­ción con las au­to­ri­da­des de in­mi­gra­ción para el arres­to y la de­por­ta­ción de in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos. Es­ta me­di­da tra­ta de cas­ti­gar a es­tas ciu­da­des que se nie­gan a co­la­bo­rar con las au­to­ri­da­des fe­de­ra­les, cor­tán­do­les el gri­fo de la fi­nan­cia­ción fe­de­ral.

La otra ini­cia­ti­va le­gis­la­ti­va, apro­ba­da por 257 a fa­vor y 167 en con­tra, im­pon­dría pe­nas más du­ras a los cri­mi­na­les que han en­tra­do ile­gal­men­te en Es­ta­dos Uni­dos en va­rias oca­sio­nes. Así, la ma­yo­ría re­pu­bli­ca­na da­ba de ma­dru­ga­da el vis­to bueno a la ley Ka­te (bau­ti­za­da así por Ka­te Stein­le, jo­ven ase­si­na­da por un in­mi­gran­te in­do­cu­men­ta­do que ha­bía si­do de­por­ta­do cin­co ve­ces y te­nía sie­te con­de­nas por de­li­tos gra­ves) que am­plía los po­de­res del Eje­cu­ti­vo fe­de­ral para en­jui­ciar y en­car­ce­lar a los sim­pa­pe­les que re­gre­san a EE.UU., tras ha­ber si­do de­por­ta­dos.

Aun­que los dos pro­yec­tos de ley aún de­ben ser so­me­ti­dos al vo­to del Se­na­do, el pre­si­den­te Do­nald Trump sa­lu­dó en una no­ta ofi­cial su apro­ba­ción en la Cá­ma­ra ba­ja del Con­gre­so. «Aplau­do la apro­ba­ción de dos me­di­das cru­cia­les para pro­te­ger a los es­ta­dou­ni­den­ses», apun­tó el man­da­ta­rio, quien pi­dió a los se­na­do­res «que aprue­ben es­tas le­yes y las man­den a mi ofi­ci­na» para ser pro­mul­ga­das.

Ade­más, a las ocho de la tar­de lo­cal en­tra­ron en vi­gor las res­tric­cio­nes de en­tra­da al país de ciu­da­da­nos de seis paí­ses de ma­yo­ría mu­sul­ma­na: Si­ria, Li­bia, Irán, Su­dán, So­ma­lia y Ye­men. Du­ran­te los pró­xi­mos 90 días, to­dos ellos de­be­rán de­mos­trar una re­la­ción «de bue­na fe» con per­so­nas o en­ti­da­des es­ta­dou­ni­den­ses si quie­ren en­trar en el país, o lo que es lo mis­mo, jus­ti­fi­car que tie­nen fa­mi­lia, van a cur­sar es­tu­dios o tie­nen pla­nes de tra­ba­jo.

Las in­di­ca­cio­nes fue­ron da­das po­cas ho­ras an­tes de la apli­ca­ción del ve­to mi­gra­to­rio. El De­par­ta­men­to de Es­ta­do ofre­ció a to­da la red di­plo­má­ti­ca las ins­truc­cio­nes per­ti­nen­tes so­bre lo que con­si­de­ra «fa­mi­lia cer­ca­na». Es­ta abar­ca a pa­dres (tam­bién adop­ti­vos), es­po­sos, hi­jos, yer­nos, nue­ras y her­ma­nos. Que­dan ex­clui­dos abue­los, cu­ña­dos, nie­tos, tíos, so­bri­nos, pri­mos y no­vios.

El ve­to se pu­so en mar­cha tres días des­pués de que el Su­pre­mo au­to­ri­za­ra par­cial­men­te la po­lé­mi­ca prohi­bi­ción de Do­nald Trump —que in­clu­ye tam­bién ce­rrar la puer­ta a re­fu­gia­dos du­ran­te 120 días—, que pre­via­men­te ha­bían blo­quea­do va­rios jue­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.