Rex Ti­ller­son es­ta­lla con­tra la Ca­sa Blan­ca

La Voz de Galicia (Monforte) - - INTERNACIONAL -

La frus­tra­ción del se­cre­ta­rio de Es­ta­do de EE.UU. ha al­can­za­do su cul­men. Des­pués de me­ses re­le­ga­do a un se­gun­do plano en ges­tio­nes in­ter­na­cio­na­les que de­be­ría ha­ber li­de­ra­do, Rex Ti­ller­son desató su ira so­bre el je­fe de Ga­bi­ne­te de la Ca­sa Blan­ca, Rein­ce Prie­bus; la mano de­re­cha y yerno de Trump, Ja­red Kush­ner, y el res­pon­sa­ble de con­tra­ta­ción de la nue­va Ad­mi­nis­tra­ción, Johnny DeS­te­fano. Se­gún la web Po­li­ti­co, fue DeS­te­fano el des­ti­na­ta­rio prin­ci­pal de sus que­jas, prin­ci­pal­men­te por tor­pe­dear sus can­di­da­tos a car­gos de al­to ran­go en el De­par­ta­men­to de Es­ta­do. Acos­tum­bra­do a te­ner la úl­ti­ma pa­la­bra en to­do lo que con­cier­ne a sus tra­ba­ja­do­res, el ex­con­se­je­ro de­le­ga­do de Ex­xon Mo­bil se ne­gó a acep­tar ór­de­nes de «ase­so­res po­lí­ti­cos más jó­ve­nes y me­nos ex­pe­ri­men­ta­dos que él». De­jó cla­ro que no que­ría que la ofi­ci­na de DeS­te­fano tu­vie­ra pa­pel al­guno en la elec­ción de su per­so­nal.

Ade­más, se que­jó de que des­de la Ca­sa Blan­ca se es­ta­ba fil­tran­do a los me­dios in­for­ma­ción per­ju­di­cial so­bre él. El epi­so­dio sor­pren­dió a los pre­sen­tes no so­lo por el con­te­ni­do, sino tam­bién por las for­mas. Al pa­re­cer, pro­tes­tó «ele­van­do el tono de voz» y mo­les­tan­do a los asis­ten­tes a la reu­nión. El en­cuen­tro fue tan ex­plo­si­vo que Kush­ner se que­jó a la je­fa del Ga­bi­ne­te de Ti­ller­son, Mar­ga­ret Pe­ter­lin, de que la có­le­ra del se­cre­ta­rio de Es­ta­do era po­co pro­fe­sio­nal y es­ta­ba fue­ra de lu­gar. Días más tar­de de la bron­ca, el por­ta­voz del de­par­ta­men­to, R. C. Ham­mond, tra­tó de qui­tar­le im­por­tan­cia. «Los co­le­gas pue­den man­te­ner un in­ter­cam­bio de opi­nio­nes», di­jo.

La frus­tra­ción de Ti­ller­son con la in­tro­mi­sión de la Ca­sa Blan­ca co­men­zó muy pron­to y ha si­do un pro­ble­ma per­sis­ten­te. «En­tró con una ac­ti­tud muy ne­ga­ti­va», con­fe­só un ex­fun­cio­na­rio, que co­men­tó que ya du­ran­te el pe­río­do de tran­si­ción, el exe­je­cu­ti­vo pe­tro­le­ro se opu­so a un can­di­da­to sim­ple­men­te por ha­ber si­do pro­pues­to por el equi­po de Trump.

Las dispu­tas en­tre la Ca­sa Blan­ca y un se­cre­ta­rio de Es­ta­do no son inusua­les. Hi­llary Clin­ton se que­dó con las ga­nas de con­tra­tar a su ami­ga Sid­ney Blu­ment­hal, an­te la ne­ga­ti­va de la Ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma.

«Las ten­sio­nes son co­mu­nes. Lo que es anor­mal es que es­tos pro­ble­mas no se re­suel­van más rá­pi­do», ad­vir­tió Matt­hew Wax­man, un al­to fun­cio­na­rio del De­par­ta­men­to de Es­ta­do ba­jo la Ad­mi­nis­tra­ción Bush.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.