Ne­gar al rey Juan Carlos es un error

La Voz de Galicia (Monforte) - - OPINIÓN - GONZALO BAREÑO

Los que so­mos pe­rio­dis­tas sa­be­mos me­jor que na­die que uno de los ma­yo­res ma­les que ace­chan a la li­ber­tad de ex­pre­sión es la au­to­cen­su­ra. Cuan­do un me­dio de co­mu­ni­ca­ción re­nun­cia a de­fen­der pú­bli­ca­men­te aque­llos va­lo­res en los que cree por mie­do a ser se­ña­la­do, por te­mor a re­sul­tar po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to, por­que ce­de an­te las pre­sio­nes o por­que no quie­re ha­cer fren­te a las con­se­cuen­cias que pue­da aca­rrear el he­cho de sos­te­ner de­ter­mi­na­dos prin­ci­pios, la li­ber­tad de pren­sa sal­ta por la ven­ta­na. «La au­to­cen­su­ra es el prin­ci­pio del to­ta­li­ta­ris­mo», sos­te­nía el re­dac­tor je­fe de Gé­rard Biard tres años an­tes de que unos te­rro­ris­tas ase­si­na­ran a do­ce de sus com­pa­ñe­ros de redacción.

De mo­do análo­go, cuan­do un Es­ta­do de de­re­cho, sus ins­ti­tu­cio­nes y sus ciu­da­da­nos re­nun­cian a de­fen­der sus va­lo­res, se aver­güen­zan de su pro­pia his­to­ria de­mo­crá­ti­ca y de aque­llos que la hi­cie­ron po­si­ble, y em­pie­zan a ce­der an­te las pre­sio­nes asu­mien­do y dan­do por bue­nos los ar­gu­men­tos de quie­nes se arro­gan la re­pre­sen­ta­ción de la ver­da­de­ra de­mo­cra­cia y cues­tio­nan el mo­de­lo ac­tual, el edi­fi­cio de la li­ber­tad em­pie­za a de­rrum­bar­se. Para des­truir una na­ción y un Es­ta­do de de­re­cho no es ne­ce­sa­rio dar un gol­pe vio­len­to. Bas­ta con ir so­ca­van­do po­co a po­co sus ci­mien­tos.

Un buen ejem­plo de to­do es­to lo te­ne­mos en el he­cho de que el rey Juan Carlos ha­ya si­do ex­clui­do de los ac­tos de con­me­mo­ra­ción de las pri­me­ras elec­cio­nes, que no ha­brían si­do po­si­bles sin su de­ter­mi­na­ción de que Es­pa­ña pa­sa­ra de una dic­ta­du­ra a una de­mo­cra­cia. Es ob­vio que aque­lla de­ci­sión, que cons­ti­tu­ye un error ga­rra­fal, obe­de­ce al de­seo de evi­tar que quie­nes des­de posiciones in­de­pen­den­tis­tas y an­ti­sis­te­ma nie­gan la le­gi­ti­mi­dad de la tran­si­ción pu­die­ran uti­li­zar la pre­sen­cia y la fi­gu­ra del rey emé­ri­to para boi­co­tear los ac­tos de ho­me­na­je a la de­mo­cra­cia y cues­tio­nar al ac­tual mo­nar­ca. Em­pe­ño inú­til por otra par­te, co­mo se ha vis­to.

Por más erro­res que ha­ya po­di­do co­me­ter des­pués, ne­gar a don Juan Carlos el pa­pel de pro­ta­go­nis­ta prin­ci­pal de la lle­ga­da de la de­mo­cra­cia, apo­ya­do en la vo­lun­tad del con­jun­to del pue­blo es­pa­ñol, y ex­cluir­lo de los ac­tos de ho­me­na­je es, ade­más de un sin­sen­ti­do his­tó­ri­co, un he­cho ver­gon­zo­so que de­be­ría ser re­pa­ra­do. Ce­der po­co a po­co a los atro­pe­llos a la his­to­ria de quie­nes nie­gan que Es­pa­ña sea una ver­da­de­ra de­mo­cra­cia es em­pe­zar a dar­les la ra­zón. Co­mo lo es el he­cho de que se acep­te y se nor­ma­li­ce la te­sis de la na­ción de na­cio­nes o del Es­ta­do plu­ri­na­cio­nal —has­ta el PP ca­ta­lán lo ha­ce ya— para no ser ata­ca­dos y se­ña­la­dos por quie­nes re­cha­zan la exis­ten­cia de una na­ción lla­ma­da Es­pa­ña. Co­mo lo es el he­cho de nor­ma­li­zar la pre­sen­cia en las ins­ti­tu­cio­nes de ex­te­rro­ris­tas que no re­nie­gan ni han re­ne­ga­do nun­ca de la vio­len­cia que han ejer­ci­do, y con­si­de­rar­los in­ter­lo­cu­to­res vá­li­dos para cual­quier pac­to o ne­go­cia­ción po­lí­ti­ca.

Un pue­blo que se aver­gon­za­ra de su ejem­plar tran­si­ción des­de la dic­ta­du­ra a la de­mo­cra­cia es­ta­ría dan­do los pri­me­ros pa­so para re­tor­nar al to­ta­li­ta­ris­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.