La tran­si­ción y los re­vo­lu­cio­na­rios de pa­pel

La Voz de Galicia (Monforte) - - OPINIÓN - RO­BER­TO L. BLAN­CO VAL­DÉS

El miér­co­les con­me­mo­ró el Con­gre­so las pri­me­ras elec­cio­nes ce­le­bra­das en Es­pa­ña tras la lar­ga no­che del fran­quis­mo. Po­co an­tes Uni­dos Po­de­mos or­ga­ni­zó en la Cá­ma­ra un su­pues­to ho­me­na­je an­ti­fran­quis­ta cu­yo ob­je­ti­vo no era otro que de­ni­grar la tran­si­ción que hi­zo po­si­ble cons­truir la de­mo­cra­cia más es­ta­ble, du­ra­de­ra y de más ca­li­dad de nues­tra his­to­ria.

Allí, con el apo­yo del inefa­ble Odón Elor­za en nom­bre de un PSOE de­fi­ni­ti­va­men­te a la de­ri­va, se di­je­ron al­gu­nas ton­te­rías que ca­re­ce­rían de im­por­tan­cia de no ser por­que en­cie­rran una ro­tun­da fal­se­dad so­bre aque­lla tran­si­ción que nos de­vol­vió la li­ber­tad aun­que mu­chos se em­pe­ñen aho­ra en in­ju­riar­la para ob­te­ner de su des­ca­ra­da ma­ni­pu­la­ción ré­di­tos po­lí­ti­cos.

Elor­za jus­ti­fi­có su pre­sen­cia «por no de­jar so­los a los que lu­cha­ron por la li­ber­tad», es de­cir, a los co­no­ci­dos an­ti­fran­quis­tas Do­mè­nech, Igle­sias, Gómez Reino y Gar­zón, que de­bie­ron ser­lo enar­bo­lan­do un bi­be­rón pues na­cie­ron en 1974, 1978, 1980 y 1985. Elor­za, quien sí tie­ne edad para sa­ber­lo, ol­vi­dó (se­gún es co­no­ci­do, para se­gún qué co­sas, es muy ol­vi­da­di­zo) que fue en las Cor­tes ele­gi­das el 15 de ju­nio don­de es­tu­vie­ron los dipu­tados cu­yo com­pro­mi­so an­ti­fran­quis­ta se for­jó en du­ros años de cár­cel y de exi­lio: bas­ta re­cor­dar a Camacho, Si­món Sán­chez Montero, Ca­rri­llo, So­lé Tu­ra, Al­ber­ti, Do­lo­res Ibá­rru­ri, López Rai­mun­do, Fran­cis­co Bus­te­lo, Tierno Galván, Ni­co­lás Re­don­do o Enrique Mú­gi­ca.

Gar­zón pro­cla­mó que ha­bía que «cues­tio­nar la tran­si­ción co­mo se hi­zo», ol­vi­dan­do que el par­ti­do que él ha re­ga­la­do a Po­de­mos, el PCE, fue el pri­me­ro en apos­tar por la re­con­ci­lia­ción na­cio­nal (¡en 1956!) y cla­ve para el éxi­to de la rup­tu­ra pac­ta­da que nos de­vol­vió la de­mo­cra­cia. Do­mè­nech, en plan es­tu­pen­do, con­tó que «a ve­ces son me­jo­res las re­vo­lu­cio­nes que las tran­si­cio­nes»: en efec­to, a ve­ces sí y a ve­ces no. Por ejem­plo, la nues­tra, ad­mi­ra­da en to­do el mun­do, fue mu­cho me­jor que la Re­vo­lu­ción ru­sa, tras la que se ins­tau­ró la te­rri­ble dic­ta­du­ra bol­che­vi­que y, sin ir tan le­jos, que la Re­vo­lu­ción de los Cla­ve­les que, más allá de la épi­ca, alum­bró un ré­gi­men so­me­ti­do va­rios años a la tu­te­la del Ejér­ci­to. Gómez Reino pu­so la tra­ca fi­nal al es­pec­tácu­lo y afir­mó, sin po­ner­se co­lo­ra­do, que «Uni­dos Po­de­mos es­tá con aque­llos que de for­ma re­vo­lu­cio­na­ria cons­tru­ye­ron la de­mo­cra­cia».

De tan­tas fal­sas fal­se­da­des esa es, sin du­da, la ma­yor. Por­que la de­mo­cra­cia no la cons­tru­ye­ron unos re­vo­lu­cio­na­rios de pa­pel, sino los par­ti­dos de­mo­crá­ti­cos que con el apo­yo de­ci­si­vo de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción di­ri­gie­ron a mi­llo­nes de hom­bres y mu­je­res ha­cia la sen­sa­tez, sa­bi­du­ría y hu­mil­dad de un gran pac­to na­cio­nal —la Cons­ti­tu­ción— que abrió las puer­tas a la me­jor Es­pa­ña que ja­más he­mos te­ni­do. La mis­ma sen­sa­tez, sa­bi­du­ría y hu­mil­dad que bri­lla por su au­sen­cia en­tre quie­nes as­pi­ran aho­ra a echar por tie­rra esa tra­ba­jo­sa cons­truc­ción sin ofre­cer a cam­bio na­da más que caos y re­van­chis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.