El desaho­go in­com­ple­to de Hi­llary Clin­ton

La Voz de Galicia (Monforte) - - INTERNACIONAL -

es un ajus­te de cuen­tas. Vla­di­mir Pu­tin, Ja­mes Co­mey, Ber­nie San­ders, la pren­sa, el se­xis­mo, la leal­tad par­ti­dis­ta y un lar­go et­cé­te­ra pa­re­cen ser los ver­da­de­ros cul­pa­bles de que la de­mó­cra­ta no se con­vir­tie­se en la pri­me­ra mu­jer en ocu­par el des­pa­cho oval. Ese «sí, pe­ro», es el tono que de­fi­ne el li­bro de Clin­ton que des­de el mar­tes ocu­pa una es­pa­cio en las es­tan­te­rías de su­per­ven­tas.

In­je­ren­cia ru­sa

Ru­sia y Vla­di­mir Pu­tin, su vie­jo enemi­go du­ran­te sus días co­mo se­cre­ta­ria de Es­ta­do, cen­tran la ira de quien se mues­tra con­ven­ci­da de su im­pac­to en el re­sul­ta­do. «Es có­mo si una sú­per PAC hos­til des­en­ca­de­na­se una cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria en tu con­tra», ex­pli­ca Clin­ton. Ba­jo esa pre­mi­sa, Trump se pre­sen­ta co­mo el ca­ba­llo de Tro­ya per­fec­to pa­ra Mos­cú, im­pul­sa­do por la «gue­rra con­tra la ver­dad» en la que par­ti­ci­pa­ron me­dios co­mo Fox News o Breit­bart News. Los cul­pa­bles son tan­tos, que la de­mó­cra­ta apun­ta in­clu­so a Ba­rack Oba­ma al su­ge­rir que de­be­ría ha­ber ac­tua­do con más con­tun­den­cia an­te las ad­ver­ten­cias de las agen­cias de in­te­li­gen­cia so­bre el Krem­lin.

Se­xis­mo y mi­so­gi­nia

Pa­ra el ac­to de in­ves­ti­du­ra de Trump, Clin­ton re­co­no­ce que tu­vo que pre­pa­rar­se pa­ra for­mar par­te de los mo­men­tos más su­rrea­lis­tas de to­da su ca­rre­ra po­lí­ti­ca: «Ahí es­ta­ba, en la pla­ta­for­ma, sin­tien­do una ex­pe­rien­cia ex­tra cor­po­ral». Fue en ese mo­men­to cuan­do co­men­zó su re­fle­xión so­bre la re­sis­ten­cia so­cial a la idea de una mu­jer pre­si­den­ta. «El se­xis­mo y la mi­so­gi­nia ju­ga­ron un pa­pel en las elec­cio­nes. Y bue­na prue­ba de ello es que el can­di­da­to fla­gran­te­men­te se­xis­ta ga­nó», es­cri­be en su obra.

Me­dios de co­mu­ni­ca­ción

Em­bar­ca­da ya en una in­ten­sa gi­ra de pro­mo­ción, Clin­ton de­mues­tra en­tre­vis­ta tras en­tre­vis­ta que la he­ri­da del vuel­co elec­to­ral, si­gue abier­ta. No hay más que es­cu­char sus análisis so­bre có­mo los me­dios exa­ge­ra­ron el ca­so de los co­rreos elec­tró­ni­cos y no se cen­tra­ron «en los te­mas que más im­por­tan». Pa­ra la ex­se­cre­ta­ria de Es­ta­do, la pren­sa no hi­zo su tra­ba­jos. «Me pa­re­ció frus­tran­te», di­ce tras con­fe­sar sen­tir­se par­ti­cu­lar­men­te en­fa­da­da con The New York Ti­mes, al ha­ber abier­to la ca­ja de Pan­do­ra y pu­bli­car la car­ta al Con­gre­so so­bre los emails «cuan­do ha­bía evi­den­cia ce­ro de un mal com­por­ta­mien­to por mi par­te». «Mi im­pul­so pa­ró, mis nú­me­ros ca­ye­ron y nos que­da­mos sin tiem­po», re­la­ta.

Lar­gos pa­seos en el bos­que, yo­ga y un po­co de Char­don­nay han ayu­da­do en los úl­ti­mos diez me­ses a Hi­llary Clin­ton a en­fren­tar­se a los mis­mos de­mo­nios que hoy le im­pi­den ver con só­li­da au­to­crí­ti­ca la his­to­ria com­ple­ta de lo que su­ce­dió du­ran­te uno de los pro­ce­sos elec­to­ra­les más con­vul­sos de la his­to­ria de EE.UU.

KELLY REUTERS A.

Clin­ton eli­gió una li­bre­ría de Nue­va York pa­ra el lan­za­mien­to de sus me­mo­rias po­lí­ti­cas «What hap­pe­ned».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.