¿Quién pue­de fa­bri­car la­tas de atún a 0,99?

Na­die es­tá ca­pa­ci­ta­do pa­ra po­ner en el mer­ca­do tres en­va­ses en acei­te de oli­va a ese pre­cio, a ries­go de que­brar la em­pre­sa. El sec­tor lo tie­ne cla­ro: si es­tán a ese cos­te es por­que sir­ven de re­cla­mo

La Voz de Galicia (Monforte) - - MARÍTIMA - E. ABUÍN

¿Có­mo pue­de una in­dus­tria fa­bri­car tres la­tas de atún cla­ro en acei­te de oli­va, ven­der­las a 0,99 eu­ros, y ser ren­ta­ble? La res­pues­ta a es­ta pa­ra­do­ja —de­nun­cia­da es­ta se­ma­na en la oc­ta­va edi­ción del con­gre­so mun­dial del atún en Vi­go—, es sen­ci­lla: «Na­die en el mun­do es ca­paz de ha­cer­lo. Es im­po­si­ble», di­ce ro­tun­do Juan Alon­so, di­rec­tor de Ope­ra­cio­nes de Jeal­sa-Rian­xei­ra. Ni Tai­lan­dia con sus ba­jos cos­tes sa­la­ria­les, ni Es­pa­ña con su efi­cien­cia es ca­paz de obrar ese mi­la­gro, y me­nos con un pez que co­ti­za ya a 2.500 dó­la­res (2.000 eu­ros) la to­ne­la­da.

En­ton­ces, ¿por qué se pue­den en­con­trar en los li­nea­les del su­per­mer­ca­do? Por­que la gran dis­tri­bu­ción em­plea es­te bu­que in­sig­nia de la con­ser­va co­mo pro­duc­to re­cla­mo (co­mo se hi­zo con la le­che), pa­ra atraer a los con­su­mi­do­res a esa ca­de­na en con­cre­to, pues de so­bra sa­ben los su­per­mer­ca­dos que el que en­tra, por muy pla­ni­fi­ca­da que ten­ga su lis­ta de la com­pra, siem­pre sal­drá con ese pack de tres la­tas de atún cla­ro en acei­te de oli­va a 0,99 eu­ros y quién sa­be cuán­tos pro­duc­tos más que no ha­bía pre­vis­to. El pre­cio es uno de los re­tos a los que se en­fren­ta la con­ser­va más de­man­da­da en el mer­ca­do. Pe­ro no el úni­co.

EL PRE­CIOS Cuen­tas que no dan.

A los 0,99 eu­ros que cues­ta el lo­te, hay que des­con­tar­le el IVA, del 10 %, con lo que se que­da en 90. Hay que di­vi­dir en­tre tres, por­que son tres la­tas: 0,30 ca­da una. Si se des­cuen­ta el en­va­se, ya se re­du­ce a 0,25. No hay que ol­vi­dar el acei­te de oli­va y res­tar 0,9. Que­da­rían pa­ra el atún 0,16: «Ahí no pue­den es­tar los pes­ca­do­res, la flo­ta, la mano de obra de la in­dus­tria, la ma­qui­na­ria...» se­ña­la Juan Alon­so. Y lo di­ce el di­rec­tor de ope­ra­cio­nes de una em­pre­sa que en tres años ha in­ver­ti­do «más que en to­da la his­to­ria de la em­pre­sa» pa­ra aho­rrar cos­tes a tra­vés del apro­ve­cha­mien­to al má­xi­mo de la ma­te­ria pri­ma y la re­ba­ja de los cos­tes de trans­for­ma­ción.

PRO­DUC­TO RE­CLA­MO Per­ju­di­cial pa­ra la ima­gen del pro­duc­to.

Esa banalización que la dis­tri­bu­ción ha­ce del pro­duc­to es, a jui­cio de los con­ser­ve­ros, per­ju­di­cial pa­ra la ima­gen del pro­duc­to y da­ñino pa­ra el con­jun­to del sec­tor. Por eso en las con­clu­sio­nes de esa con­fe­ren­cia mun­dial del atún, se sub­ra­yó la ne­ce­si­dad de «dig­ni­fi- car la ima­gen de las con­ser­vas de atún y su po­si­cio­na­mien­to en el mer­ca­do, evi­tan­do su banalización en los li­nea­les y po­si­bi­li­tan­do que ocu­pen el lu­gar que real­men­te le co­rres­pon­de en la ces­ta del con­su­mi­dor».

EN LA CES­TA DE LA COM­PRA Más ha­bi­tual que el ja­món se­rrano.

Des­de lue­go, el atún es el rey de la con­ser­va. Sie­te de ca­da diez con­su­mi­do­res ase­gu­ran com­prar atún al me­nos una vez en 15 días, una fre­cuen­cia su­pe­rior a la que se in­tro­du­ce en el ca­rro el ja­món se­rrano o los pa­li­tos de can­gre­jo. Y lo ha­cen «por­que les gus­ta, es sano, fá­cil de con­su­mir, de co­ci­nar y de al­ma­ce­nar y por­que es­tá bien de pre­cio», se­gún los da­tos del es­tu­dio que des­gra­nó en la cum­bre del atún Xa­vier Cros, res­pon­sa­ble de AE­COC Shop­per View, el mis­mo que au­gu­ró pa­ra el pro­duc­to un fu­tu­ro de éxi­to por es­tar en­tre los pre­fe­ri­dos de los mi­llen­nials y por­que el mer­ca­do es­tá en un mo­men­to de lo más re­cep­ti­vo pa­ra ad­qui­rir pro­duc­tos nue­vos y no­ve­do­sos que no ha­ya ad­qui­ri­do an­tes, un cal­do de cul­ti­vo pa­ra to­das las in­no­va­cio­nes que se es­tán rea­li­zan­do pa­ra aten­der la cre­cien­te de­man­da de re­fe­ren­cias eco­ló­gi­cas, bio­ló­gi­cas, ar­te­sa­na­les o pre­mium.

AME­NA­ZAS Ve­ga­nis­mo, «sus­tain­food» y otras sen­si­bi­li­da­des so­cia­les.

En el plano co­mer­cial, la cre­cien­te sim­pa­tía ha­cia el ve­ga­nis­mo y el pú­bli­co con sen­si­bi­li­da­des es­pe­cia­les son ame­na­zas po­ten­cia­les pa­ra los fa­bri­can­tes de con­ser­vas de atún. Gen­ma Tri­gue­ros, coor­di­na­do­ra de Ali­men­ta­ción de la OCU, lla­mó la aten­ción so­bre el he­cho de que hay con­su­mi­do­res que re­cha­zan tal o cual pro­duc­to por cues­tio­nes éti­cas o po­lí­ti­cas, de ahí que en cues­tión de pro­duc­tos pes­que­ros se in­tere­sen por la ban­de­ra del bar­co que los cap­tu­ró, en qué zo­na se pes­có o en qué país fue pro­ce­sa­do. Es más, un 35 % de los con­su­mi­do­res em­pie­zan ya a ha­blar de sos­te­ni­bi­li­dad. De he­cho, des­de el 2014 han cre­ci­do un 7 % aque­llos que bus­can sus­tain­food, se­gún el úl­ti­mo es­tu­dio de AZTI so­bre ten­den­cias en ali­men­ta­ción (Ea­ten­den­cias). Tam­bién se cue­lan en­tre las ame­na­zas los frau­des de pro­duc­to que han tras­cen­di­do, los fal­sos mi­tos co­mo la ele­va­da pre­sen­cia de mer­cu­rio —ha­bría que co­mer diez la­tas se­ma­na­les pa­ra su­pe­rar la can­ti­dad re­co­men­da­da— o las re­ti­cen­cias por te­mor al anisa­kis.

SOS­TE­NI­BI­LI­DAD Ha­cia el «im­pac­to ce­ro».

Esa ma­yor con­cien­cia so­cial so­bre la ne­ce­si­dad de ex­plo­tar los re­cur­sos de for­ma sos­te­ni­ble ha pro­vo­ca­do la pro­li­fe­ra­ción de se­llos, cer­ti­fi­ca­cio­nes, acre­di­ta­cio­nes y dis­tin­ti­vos que, en oca­sio­nes, «no fa­vo­re­ce el en­ten­di­mien­to», co­mo ex­pu­so en el fo­ro el di­rec­tor ge­ne­ral de Cal­vo pa­ra Eu­ro­pa, Alberto Encinas. Eso, cuan­do no in­du­ce abier­ta­men­te a con­fu­sión. Pe­se a to­do, el sec­tor con­fía en la nor­ma Ae­nor Atún de Pes­ca Res­pon­sa­ble, que cer­ti­fi­ca la sos­te­ni­bi­li­dad me­dioam­bien­tal, pe­ro tam­bién so­cial y eco­nó­mi­ca del atún que la lu­ce, pa­ra crear va­lor. Tam­bién hay que avan­zar ha­cia la re­duc­ción de los cos­tes de pro­duc­ción em­plean­do ener­gías lim­pias. En de­fi­ni­ti­va, ir a una pro­duc­ción 100 % sos­te­ni­ble.

FÁ­BRI­CA DEL FU­TU­RO Avan­ces tec­no­ló­gi­cos.

La in­dus­tria cuen­ta con bue­nos alia­dos en esa bús­que­da de la ma­yor efi­cien­cia a tra­vés del aho­rro de cos­tes. Ins­pi­rán­do­se en la tec­no­lo­gía de la au­to­mo­ción, los au­to­ma­tis­mos a la ho­ra de cla­si­fi­car el pes­ca­do, iden­ti­fi­car es­pe­cies y al­ma­ce­nar el pro­duc­to han de­ri­va­do en un aho­rro de cos­tes im­por­tan­te. La irrup­ción de los ro­bots, re­pro­gra­ma­bles, y otra tec­no­lo­gía ase­qui­ble da pie a in­ves­ti­gar su uso en to­das las lí­neas, in­clu­so en la del pro­ce­sa­do, don­de aún no se ha da­do con la má­qui­na ca­paz de sus­ti­tuir a las lim­pia­do­ras. Pe­ro ser da­rá, se­gún aven­tu­ró Emi­lio Gon­zá­lez, de Ta­co­re.

OB­SER­VA­TO­RIO En bus­ca del «le­vel pla­ying field».

Cla­ro que las exi­gen­cias de sos­te­ni­bi­li­dad, de res­pon­sa­bi­li­dad y de ca­li­dad no se pue­den exi­gir so­lo a una par­te de los ope­ra­do­res. La bús­que­da de un te­rreno de jue­go igua­li­ta­rio, el tan ma­ni­do «le­vel pla­ying field» es un ob­je­ti­vo al que no re­nun­cian los con­ser­ve­ros que han crea­do el Ob­ser­va­to­rio de la Tra­za­bi­li­dad pa­ra vi­gi­lar que to­dos cum­plen la nor­ma­ti­va. Es la reac­ción a una si­tua­ción que, pa­ra el di­rec- tor de ese ins­ti­tu­to, José Car­los Castro, tie­ne un cla­ro res­pon­sa­ble: la Co­mi­sión Eu­ro­pea, que con su pro­mo­ción «pau­la­ti­na y sin pau­sa» de la li­be­ra­li­za­ción del mer­ca­do del atún con sus ac­ce­sos pre­fe­ren­cia­les ha pro­vo­ca­do que ter­ce­ros paí­ses ha­yan ga­na­do mer­ca­do en Eu­ro­pa. La in­dus­tria co­mu­ni­ta­ria re­cla­mó en la cum­bre una apli­ca­ción uni­for­me de la nor­ma­ti­va pa­ra fre­nar la lu­cha con­tra la pes­ca ile­gal, un por­cen­ta­je mí­ni­mo de ve­ri­fi­ca­ción de las im­por­ta­cio­nes y un con­trol de la pes­ca ar­te­sa­nal, ba­jo la que en no po­cas oca­sio­nes se en­mas­ca­ran cap­tu­ras ilí­ci­tas.

MO­DE­LOS DE NE­GO­CIO Tre­men­da in­cer­ti­dum­bre.

To­dos coin­ci­den en que en el mer­ca­do de los tú­ni­cos hay una in­cer­ti­dum­bre tre­men­da. Es más, An­to­nio Sán­chez, di­rec­tor co­mer­cial de la con­ser­ve­ra tai­lan­de­sa SPA In­ter­na­tio­nal Food Group, se atre­vió a de­cir que «no hay na­die fe­liz en el mun­do del atún» por la «si­tua­ción ex­tre­ma­da­men­te com­ple­ja» en la que se ma­ne­jan. Pe­ro ya hay quien se ha atre­vi­do a sa­car la bo­la de cris­tal y ha­cer pre­mo­ni­cio­nes. Las re­co­pi­ló Juan Co­rra­les, de Ga­ra­vi­lla, y las ex­pu­so en la con­fe­ren­cia. Se­gún esos vi­sio­na­rios, en el fu­tu­ro ha­brá cua­tro mo­de­los de ne­go­cio: el cen­tra­do en los pro­duc­tos bá­si­cos es­tan­da­ri­za­dos, los es­pe­cia­lis­tas en la ela­bo­ra­ción de mar­cas blan­cas, los que se de­di­quen a aten­der ni­chos de mer­ca­do de­ter­mi­na­dos, gran­des o pe­que­ños y los que se de­di­ca­rán a la ven­ta di­rec­ta, sin in­ter­me­dia­rios. De es­te úl­ti­mo, que ha­rán de la web su ca­nal, ya han sur­gi­do las pri­me­ras ex­pe­rien­cias en Fran­cia. El e-com­mer­ce en con­ser­vas es­tá en pa­ña­les, pe­ro la alian­za de Who­le Food con Ama­zon —y otras que pre­pa­ra es­te mis­mo mes el sec­tor ga­lle­go con gi­gan­tes eu­ro­peos de la ven­ta on-li­ne— per­mi­te per­fi­lar un nue­vo es­ce­na­rio en el que la con­ser­va es­ta­rá a gol­pe de clic.

CLA­VES PA­RA CREAR VA­LOR Ins­pi­ra­ción, in­no­va­ción y repu­tación.

Las tres pa­la­bras que Lu­ciano Pi­ro­vano, di­rec­tor in­ter­na­cio­nal de már­ke­ting de Bol­ton Ali­men­ta­ri, dio co­mo cla­ves pa­ra crear va­lor en­con­tra­ron eco en­tre las con­clu­sio­nes de la con­fe­ren­cia, don­de que­da­ron re­co­gi­das. Pa­ra Pi­ro­vano es pre­ci­so uti­li­zar to­das las he­rra­mien­tas po­si­bles pa­ra que el pro­duc­to se con­vier­ta en top of mind, ese que vie­ne a la ca­be­za cuan­do se nom­bra un pro­duc­to y que con so­lo ver­lo ins­pi­re y evo­que al con­su­mi­dor qué co­ci­nar.

La banalización en el sú­per con pre­cios irri­so­rios pue­de da­ñar la ima­gen de la con­ser­va más con­su­mi­da

El sec­tor vi­ve una si­tua­ción ex­tre­ma­da­men­te com­ple­ja; tan­to, que «se ha per­di­do la fe­li­ci­dad»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.