«Mi no­ve­la es mu­cho más os­cu­ra que ‘Pa­tria’ y ve el con­flic­to des­de den­tro»

«Me­jor la au­sen­cia», la sór­di­da his­to­ria de una fa­mi­lia mar­ca­da por la vio­len­cia, in­clui­da la de ETA, es la re­ve­la­ción del año

La Voz de Galicia (Monforte) - - CULTURA - EN­RI­QUE CLE­MEN­TE

Pro­fe­so­ra ti­tu­lar de Li­te­ra­tu­ra La­ti­noa­me­ri­ca­na y Es­pa­ño­la en la Uni­ver­si­dad de Lehigh (Pen­sil­va­nia) has­ta el 2015, su tra­ba­jo se ha cen­tra­do en el es­tu­dio de la vio­len­cia y su re­pre­sen­ta­ción en la cul­tu­ra con­tem­po­rá­nea. Aho­ra, con su pri­me­ra no­ve­la, Edur­ne Por­te­la (San­tur­ce, 1974) lle­va ca­mino de con­ver­tir­se en la gran re­ve­la­ción del cur­so li­te­ra­rio. Me­jor la au­sen­cia (Ga­la­xia Gu­ten­berg) na­rra la sór­di­da his­to­ria de una fa­mi­lia des­trui­da por la vio­len­cia del en­torno don­de vi­ve, un pue­blo de la mar­gen iz­quier­da del Ner­vión, en los años de plo­mo de ETA, con­ta­da des­de la mi­ra­da de Amaia, cuan­do era ni­ña, lue­go ado­les­cen­te y, fi­nal­men­te, adul­ta. Su an­te­rior li­bro, El eco de los dis­pa­ros, es un en­sa­yo so­bre có­mo la cul­tu­ra se ha ocu­pa­do del te­rro­ris­mo eta­rra.

—Se ha di­cho que es una no­ve­la so­bre ETA, pe­ro es mu­cho más.

—Es cier­to que el con­flic­to vas­co es­tá pre­sen­te, pe­ro tra­ta de una fa­mi­lia atra­ve­sa­da por la vio­len­cia, que no es so­la­men­te la po­lí­ti­ca, sino tam­bién es­truc­tu­ral, eco­nó­mi­ca y so­cial, y, por su­pues­to, de gé­ne­ro, que es­tá muy pre­sen­te en la no­ve­la. Re­du­cir la no­ve­la a ETA es, val­ga la re­dun­dan­cia, re­duc­cio­nis­ta. Las vi­das de to­dos los per­so­na­jes es­tán ab­so­lu­ta­men­te mar­ca­das por un en­torno que es hos­til y ca­da uno reac­cio­na co­mo pue­de.

—¿A qué se re­fie­re el tí­tu­lo?

—A ve­ces pen­sa­mos en la au­sen­cia co­mo al­go ro­mán­ti­co, que crea nos­tal­gia. El tí­tu­lo jue­ga con eso, que hay pre­sen­cias que son da­ñi­nas y es me­jor que no es­tén ahí.

—¿Cree que no­ve­las co­mo la su­ya o «Pa­tria» son im­por­tan­tes pa­ra cons­truir un re­la­to de lo que su­ce­dió en aque­llos años?

—Hay que di­fe­ren­ciar la fic­ción de la la­bor de los his­to­ria­do­res, los cen­tros de me­mo­ria pa­ra re­cu­pe­rar la his­to­ria de las víc­ti­mas o las in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre las ac­ti­tu­des de la so­cie­dad vas­ca en esos años. Lo que po­de­mos apor­tar no­so­tros des­de la fic­ción es una in­ter­pre­ta­ción del sus­tra­to afec­ti­vo, có­mo nos re­la­cio­ná­ba­mos con la vio­len­cia, có­mo nos afec­ta­ba, en mi ca­so en las cues­tio­nes más ín­ti­mas, esa vi­sión sub­je­ti­va que la his­to­ria no pue­de pro­por­cio­nar y nos da el pul­so de to­da una épo­ca.

—Es eso que de­cía Mi­lan Kun­de­ra, que la no­ve­la des­ta­pa la com­ple­ji­dad de lo real.

—Si con­se­gui­mos des­ta­par­la, y es­pe­ro ha­ber­lo lo­gra­do, es muy im­por­tan­te pa­ra cons­truir ese otro ti­po de re­la­to que de al­gu­na ma­ne­ra com­ple­men­ta el his­tó­ri­co. La fic­ción nos abre la ven­ta­na a un mun­do que es muy opa­co y que des­de esas dis­ci­pli­nas no se pue­de vis­lum­brar si­quie­ra.

—¿Hu­bo com­pli­ci­dad de la so­cie­dad vas­ca en lo que pa­só?

—En El eco de los dis­pa­ros ha­blo de la com­pli­ci­dad y del si­len­cio, pe­ro una co­sa es de­cir que nos ca­lla­mos y la in­di­fe­ren­cia nos hi­zo cóm­pli­ces y otra que fue por­que que­ría­mos y nos da­ba igual to­do. No es así, ju­ga­ban mu­chos fac­to­res, el mie­do pe­ro tam­bién una cier­ta con­ni­ven­cia. El si­len­cio ju­gó un pa­pel fun­da­men­tal, por­que lo que no se di­ce no exis­te. Hay que me­ter­se en ese mo­men­to y ver por qué fui­mos cóm­pli­ces, por qué ca­lla­mos y en bue­na me­di­da tie­ne que ver con esa so­cie­dad as­fi­xian­te en que vi­vía­mos.

—¿Po­dría ha­ber pu­bli­ca­do es­ta no­ve­la ha­ce diez años?

—Pu­bli­ca­do sí, pe­ro no es­cri­bir­la. De he­cho, se pu­bli­ca­ban cuen­tos y no­ve­las muy du­ros y que plas­ma­ban muy bien lo que pa­sa­ba, pe­ro no tras­cen­dían. En­ton­ces na­die que­ría leer esas na­rra­cio­nes don­de el con­flic­to no se pre­sen­ta­ba co­mo un re­la­to ma­ni­queo to­tal­men­te po­la­ri­za­do. Lo que ha­cían es que des­ve­la­ban la com­ple­ji­dad y eso no le in­tere­sa­ba a na­die, in­co­mo­da­ba de­ma­sia­do.

—¿A qué atri­bu­ye el bum de la no­ve­la «Pa­tria»?

—Creo que ha con­se­gui­do crear un re­la­to que es asu­mi­ble por una ma­yo­ría lec­to­ra, es un li­bro que se pue­de leer a va­rios ni­ve­les, des­de gen­te que no es­tá acos­tum­bra­da a leer a quie­nes tie­nen un gus­to li­te­ra­rio so­fis­ti­ca­do.

—Su li­bro se ha com­pa­ra­do con el de Fer­nan­do Aram­bu­ru.

—Me pa­re­ce un des­pro­pó­si­to por­que no son com­pa­ra­bles. Pri­me­ro, Aram­bu­ru tie­ne una gran tra­yec­to­ria y su li­bro ha si­do un exi­ta­zo. En el sen­ti­do li­te­ra­rio son dos no­ve­las muy di­fe­ren­tes. Él par­te des­de fue­ra y da una ex­pli­ca­ción del con­flic­to y mi no­ve­la es ín­ti­ma, el con­flic­to se ve des­de den­tro. Mi no­ve­la es mu­cho más os­cu­ra por­que no ex­pli­ca, de­ja mu­cho lu­gar a la in­ter­pre­ta­ción.

BE­NI­TO ORDÓÑEZ

Por­te­la cree que la fic­ción de­be con­tri­buir al re­la­to his­tó­ri­co de lo su­ce­di­do en el País Vas­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.