Las co­sas di­fe­ren­tes

La Voz de Galicia (Monforte) - - DEPORTES - To­ni Ar­dá

Se le atri­bu­ye a Al­bert Eins­tein, pre­mio No­bel de Fí­si­ca en 1921, la fa­mo­sa fra­se «si quie­res re­sul­ta­dos di­fe­ren­tes, haz co­sas di­fe­ren­tes»; aun­que creo que no ase­gu­ró que ha­cer esas co­sas di­fe­ren­tes ga­ran­ti­ce me­jo­res re­sul­ta­dos, él so­lo de­cía di­fe­ren­tes. Pe­pe Mel, so­lo en la con­vo­ca­to­ria del par­ti­do con­tra el Be­tis pro­vo­ca un te­rre­mo­to con la au­sen­cia de Sid­nei, el más des­ta­ca­do de­fen­sor del equi­po y ti­tu­lar has­ta aho­ra, pa­re­ce que en lu­gar de Mos­que­ra en­tra Bor­ges y en la por­te­ría hay nue­vo in­qui­lino. ¿Lle­ga­rán aho­ra esos re­sul­ta­dos di­fe­ren­tes y tam­bién me­jo­res? Pues­tos a re­cla­mar cam­bios, creo que el más de­ter­mi­nan­tes se­ría te­ner a Lu­cas de ti­tu­lar.

Por otra par­te, el psi­có­lo­go Robert Ro­sent­hal bau­ti­zó con el nom­bre de efec­to Pig­ma­lión al fe­nó­meno por el cual las per­so­nas me­jo­ran su ren­di­mien­to cuan­do les mos­tra­mos nues­tra con­fian­za y al­ber­ga­mos en ellas ex­pec­ta­ti­vas po­si­ti­vas, ¿qué pa­sa­rá a par­tir de aho­ra con Sid­nei, se­ña­la­do y a los pies de los ca­ba­llos? ¿Y con Ty­ton?

To­do lo an­te­rior lo es­cri­bía mien­tras los ju­ga­do­res del De­por­ti­vo ni si­quie­ra ha­bían lle­ga­do al es­ta­dio. Des­pués de ha­ber vis­to el par­ti­do, los cam­bios del en­tre­na­dor, qui­zás no so­lo los cam­bios en la con­vo­ca­to­ria y en el on­ce ini­cial, pro­ba­ble­men­te tam­bién en su tra­ba­jo se­ma­nal e in­clu­so en su ac­ti­tud ha­cia los ju­ga­do­res, han pro­vo­ca­do una le­ve reac­ción, fun­da­men­tal­men­te emo­cio­nal, que les ha per­mi­ti­do ele­var su ren­di­mien­to de­por­ti­vo po­co más que has­ta el des­can­so.

En la pri­me­ra par­te, a pe­sar de no ha­ber po­di­do te­ner el con­trol del par­ti­do, el De­por­ti­vo, y des­pués de unas co­rrec­cio­nes de­fen­si­vas en las ban­das, con­tra­rres­tó el jue­go del ri­val y lo­gró acer­car­se con éxi­to a la por­te­ría de Adán; y el ju­ga­dor cla­ve, el de las di­fe­ren­cias, fue Bor­ges, cu­ya su­plen­cia mu­chos afi­cio­na­dos no en­ten­día­mos, y que es­tu­vo en to­das las zo­nas del cam­po y pa­ra to­do.

Se­gun­do tiem­po de ida y vuel­ta, el Be­tis si­gue con la po­se­sión y el Dé­por uti­li­zan­do un jue­go de tran­si­ción, crea ca­si más oca­sio­nes que el ri­val, has­ta que la lí­nea de­fen­si­va, sin nin­gu­na in­ten­si­dad, per­mi­te un gol de la na­da. Se cam­bió a dos ju­ga­do­res de la de­fen­sa pa­ra co­me­ter erro­res ya co­no­ci­dos. Al fi­nal, el en­tre­na­dor hi­zo co­sas di­fe­ren­tes pa­ra que el equi­po ju­ga­se a lo mis­mo y con los mis­mos re­sul­ta­dos, ha­brá que se­guir pro­ban­do nue­vos cam­bios o vol­ver al prin­ci­pio.

To­ni Ar­dá

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.