Dos jus­ti­cias a la vis­ta y una sos­pe­cha po­lí­ti­ca

La Voz de Galicia (Monforte) - - OPINIÓN - DES­DE LA COR­TE FER­NAN­DO ÓNE­GA

Les pre­gun­ta­rán si al­gu­na vez pre­ten­die­ron crear una re­pú­bli­ca ca­ta­la­na y res­pon­de­rán lo que di­jo Puig­de­mont: que ellos en­ten­die­ron que ha­bía otras so­lu­cio­nes

Si tu­vie­ra que se­lec­cio­nar una fra­se de la úl­ti­ma eta­pa del sai­ne­te ca­ta­lán, po­si­ble­men­te se­ría es­ta, al me­nos des­de el pun­to de vis­ta ju­di­cial: «Es­to es el Su­pre­mo, no la Au­dien­cia Na­cio­nal». Aun­que no hay gra­ba­cio­nes, se la di­jo el magistrado Pa­blo Lla­re­na a los le­tra­dos de los miem­bros de la Me­sa del Parlament de Ca­ta­lu­ña. A es­te cro­nis­ta le re­sul­tó in­quie­tan­te. Tie­ne un in­gre­dien­te (¿in­vo­lun­ta­rio qui­zá?) de cen­su­ra a una ins­ti­tu­ción ju­di­cial y a una ma­gis­tra­da con­cre­ta. Pro­du­ce la im­pre­sión de que en Es­pa­ña exis­ten dos jus­ti­cias: la de la Au­dien­cia, du­ra, y la del Su­pre­mo, com­pren­si­va. Y de­ja, por tan­to, la sos­pe­cha de que el Tri­bu­nal Su­pre­mo pue­de es­tar tam­bién más abier­to al am­bien­te po­lí­ti­co. Lo po­dre­mos com­pro­bar en po­cas fe­chas cuan­do se uni­fi­quen en el Su­pre­mo las cau­sas que en ese mo­men­to es­tán en los tri­bu­na­les con re­sul­ta­do dis­par: los in­te­rro­ga­dos por La­me­la es­tán en pri­sión in­con­di­cio­nal; los par­la­men­ta­rios in­te­rro­ga­dos por Lla­re­na es­tán en su ca­sas. Efec­ti­va­men­te, el Su­pre­mo no es la Au­dien­cia Na­cio­nal.

De mo­men­to, pa­re­ce que Lla­re­na y los pre­sos si­guen ca­mi­nos pa­ra­le­los: mien­tras el magistrado pre­pa­ra el ca­mino de la uni­fi­ca­ción de la cau­sa, los de­te­ni­dos se dis­po­nen a cam­biar de es­tra­te­gia de de­fen­sa; una es­tra­te­gia de de­fen­sa en­ca­mi­na­da es­tric­ta­men­te a lo­grar su li­ber­tad di­cien­do al juez lo que el juez quie­re y ne­ce­si­ta es­cu­char. Se aven­tu­ra que se­gui­rán la vía

For­ca­dell de acep­ta­ción del ar­tícu­lo 155, aca­ta­mien­to del or­de­na­mien­to y que in­clu­so acep­ta­rán no tra­ba­jar por la in­de­pen­den­cia. Va­mos, que les pre­gun­ta­rán si al­gu­na vez pre­ten­die­ron crear una re­pú­bli­ca ca­ta­la­na y res­pon­de­rán lo que di­jo Puig­de­mont: que ellos siem­pre en­ten­die­ron que ha­bía otras so­lu­cio­nes. An­te un juez que tie­ne las lla­ves de la cár­cel, se con­fie­sa lo que sea pre­ci­so, so­bre to­do des­pués de sa­ber có­mo se vi­ve en una cel­da.

Y aho­ra, ju­gue­mos a los va­ti­ci­nios. El juez pue­de dar por bue­na esa es­tra­te­gia o re­cha­zar­la por su in­ten­ción. Y pue­de otor­gar la li­ber­tad ba­jo fian­za pa­ra que no se si­ga ha­blan­do de pre­sos po­lí­ti­cos.

Y si los en­cau­sa­dos se afe­rran al in­de­pen­den­tis­mo de­be­rán se­guir pre­sos, pe­ro si acep­tan la le­ga­li­dad del Es­ta­do, se ha­brán ter­mi­na­do de car­gar to­do su pro­ce­so. Y es­cri­tas es­tas cá­ba­las, me sur­ge una te­rri­ble du­da: Dios mío, no es­toy ha­blan­do de de­li­tos; es­toy ha­blan­do de apa­ños po­lí­ti­cos en la Jus­ti­cia. ¿La Jus­ti­cia al ser­vi­cio de un fin po­lí­ti­co? No pue­de ser. Me­jor di­cho: lo pue­de ser, si se da una con­di­ción: que los en­cau­sa­dos pa­guen su li­ber­tad con su re­nun­cia a se­guir en la se­ce­sión.

Esa se­ría la fian­za que yo les im­pon­dría. Si es así, ha­re­mos la vis­ta gor­da.

Si no es así, de­nun­cia­re­mos que se abrió el por­ti­llo de un en­jua­gue des­co­mu­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.