El Reino Uni­do y Sui­za vuel­ven a ser el des­tino de los jó­ve­nes emi­gran­tes

En los úl­ti­mos cin­co años, más de 9.200 ga­lle­gos se han ido a am­bos paí­ses en bus­ca de opor­tu­ni­da­des 21.000 trabajan allí: en un ca­so, por la ofer­ta la­bo­ral y el idio­ma, y en el otro, por las co­ne­xio­nes fa­mi­lia­res

La Voz de Galicia (Monforte) - - PORTADA - 2a 5

Más de 21.000 ga­lle­gos en edad la­bo­ral re­si­den en el Reino Uni­do y Sui­za. El equi­va­len­te al mu­ni­ci­pio de A Es­tra­da. Más de 9.000 per­so­nas cam­bia­ron Ga­li­cia por es­tos paí­ses en los úl­ti­mos cin­co años. La ciu­dad de Lon­dres y el Es­ta­do hel­vé­ti­co son dos gran­des po­los de atrac­ción de la emi­gra­ción de la co­mu­ni­dad des­de que co­men­zó la cri­sis. El país bri­tá­ni­co es el que el año pa­sa­do tu­vo el ma­yor cre­ci­mien­to de po­bla­ción es­pa­ño­la en el ex­te­rior, con 12.141 per­so­nas más, por en­ci­ma de Es­ta­dos Uni­dos y Fran­cia. No to­das esas al­tas son de re­cién lle­ga­dos, na­tu­ral­men­te, pe­ro tam­bién se in­clu­yen, y la ci­fra ya da una idea de que Gran Bre­ta­ña, a pe­sar de la som­bra del bre­xit, es un lu­gar de gran­des opor­tu­ni­da­des: pri­me­ras, se­gun­das y las que se pue­dan.

Esa es la idea que más se es­cu­cha en­tre la am­plí­si­ma co­lo­nia ga­lle­ga de la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca: las opor­tu­ni­da­des. Aun­que pa­rez­ca in­creí­ble, es po­si­ble lle­gar sin tra­ba­jo y ca­si sin in­glés y lo­grar una ocu­pa­ción en cues­tión de días, a mo­do de gran resumen de de­ce­nas de tes­ti­mo­nios re­ca­ba­dos en las úl­ti­mas se­ma­nas en Lon­dres. Eso sí, no es fá­cil: hay que tra­ba­jar mu­cho, es­for­zar­se con su­dor y se­gu­ra­men­te lá­gri­mas, lu­char a ca­da ho­ra en una ciu­dad com­pe­ti­ti­va y muy ca­ra con un mer­ca­do de la vi­vien­da que es­tá más allá de las nubes (y no so­lo por los cen­te­na­res de grúas que pin­tan el pai­sa­je), y no des­ani­mar­se nun­ca. El mo­derno y cer­cano El­do­ra­do es­tá a ho­ra y me­dia en avión de Al­ve­dro, pe­ro hay mu­cho lom­bo que do­blar pa­ra sa­car­le bri­llo. Co­mo la mí­ti­ca can­ción de los ir­lan­de­ses que se fue­ron a Es­ta­dos Uni­dos a prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do, Gran Bre­ta­ña es aún hoy una «is­la de es­pe­ran­zas, de lá­gri­mas, de li­ber­tad y de mie­dos».

De idas y ve­ni­das ha­blan en el bar Bo­de­ga de la ca­lle Por­to­be­llo, la mí­ti­ca ca­lle cu­yo ex­tre­mo fi­nal es ca­si una is­la ga­lle­ga (po­dría de­no­mi­nar­se Porto Ve­llo sin com­ple­jos), tres jó­ve­nes: Eloy Blan­co, Ma­ri­na Abe­lla y Luis Gran­ja. Tres re­la­tos de mi­les so­bre có­mo afron­tar una nue­va vi­da en una de las ca­pi­ta­les del mun­do.

Eloy Blan­co, al que to­dos co­no­cen por Charly, es de Mal­pi­ca. Tie­ne 33 años y lle­gó a la ciu­dad en el 2011. So­lo, sin na­da. Sin idio­ma, sin tra­ba­jo. «Dí­xen­me: vou tra­ba­llar do que se­xa, e apren­der. E déu­se­me ben tra­ba­llar».

Em­pe­zó ha­cien­do ca­mas en ho- te­les, al igual que tan­tas mu­je­res que lle­ga­ban ya en los 60. No hay mu­chos hom­bres, in­clu­so hoy, que las ha­gan, pe­ro a él no le que­dó otra. «Ten co­ña: mi­ña nai to­da a vi­da me ri­fa­ba por­que non que­ría fa­cer a mi­ña, e re­sul­ta que foi o que fi­xen aquí». Fue po­co tiem­po, unos tres me­ses. Des­pués re­co­gía y re­po­nía ro­pa por las plan­tas. Al año y me­dio em­pe­zó a ser con­ser­je y re­cep­cio­nis­ta en ho­ra­rio noc­turno, y has­ta aho­ra. Con es­fuer­zo fue me­jo­ran­do. «Es­tou moi con­ten­to, pe­ro bo­to de me­nos Ga­li­cia. A mo­rri­ña é cer­ta. Me­nos mal que hai ba­res on­de po­des fa­lar ga­le­go e co­mer un­ha de ra­xo ou de pul­po». In­ten­tó re­gre­sar, pro­bó en ho­te­les co­ru­ñe­ses, pe­ro na­da: «Aquí apos­tan por min, en Ga­li­cia non. Aquí va­lo­ran o tra­ba­llo e a ex­pe­rien­cia. La­bo­ral­men­te, es­te país es­tá por ri­ba do no­so. Can­do o pro­bas, vol­ver a adap­tar­se é di­fí­cil. ¡A min che­ga­ron a ri­far­me por en­trar an­tes da ho­ra no tra­ba­llo!». Ase­gu­ra que se sa­cri­fi­có mu­cho, pe­ro que aho­ra es­tá con­ten­to. «Hai moi­ta xen­te que se frus­tra, por­que pa­ré­ce­lles que é che­gar e en­cher, e non. Eu te­ño ti­do a ma­le­tas fei­ta pa­ra mar­char, pe­ro non mar­chei. E te­ño cho­ra­do». Pa­só unas Na­vi­da­des so­lo. Y lo que no son Na­vi­da­des. «A soi­da­de sem­pre es­tá ron­dan­do». Las co­mu­ni­ca­cio­nes son un es­ca­pe: «Fa­lo coa mi­ña fa­mi­lia ca­da día, e fa­go vi­deo­cha­ma­das co meu avó».

Se­gun­da ge­ne­ra­ción

Jun­to a él es­tá Luis Gran­ja Lou­ro, con una ex­pe­rien­cia vi­tal dis­tin­ta. Hi­jo de pa­dre de Baio­na y ma­dre de Cee, se crio en Ox­ford has­ta los 18 años, adon­de emi­gra­ron sus pa­dres. Des­de en­ton­ces vi­ve en Lon­dres. Tra­ba­ja en el de­par­ta­men­to de Már­ke­ting del Im­pe­rial Co­lle­ge. Ha vi­vi­do la emi­gra­ción de otra ma­ne­ra, pe­ro coin­ci­de en el diag­nós­ti­co: «Lon­dres é un lu­gar de gran­des opor­tu­ni­da­des, pe­ro non só Lon­dres, to­do o país». Eso sí, hay que apre­tar­se el cin­tu­rón: si lo que se bus­ca es ha­cer una vi­da con mu­cho ocio, aho­rrar es im­po­si­ble. O ca­si. Y ha­cer fren­te al pro­ble­ma de la vi­vien­da, ca­si una qui­me­ra, «por­que os pre­zos son in­cri­ble­men­te al­tos. E son así por­que hai moi­to tra­ba­llo, po­des gas­tar, e non pa­ran de su­bir».

Ma­ri­na Abe­lla Ote­ro es de Mal­pi­ca, tie­ne 25 años, lle­va año y me­dio en la ciu­dad, y tie­ne la ca­rre­ra de in­tér­pre­te. Do­mi­na el in­glés, fran­cés, por­tu­gués, es­pa­ñol y ga­lle­go. Es­tá fe­liz en Lon­dres: des­de ado­les­cen­te tu­vo cla­ro que lo su­yo eran los idio­mas y que te­nía que aca­bar en In­gla­te­rra. Pa­só pri­me­ro por Bru­se­las, y aho­ra en Lon­dres «en­can­ta­da», en un tra­ba­jo que le gus­ta, don­de los idio­mas son la cla­ve. A la ho­ra de re­la­tar su ex­pe­rien­cia, re­pi­te una fra­se que pa­re­ce un man­tra: «Cús­ta­me máis ato­par ha­bi­ta­ción ca tra­ba­llo». Tu­vo que cam­biar seis ve­ces de pi­so, «por­que por aí hai moi­to ile­gal, moi­to abu­so». Echa de me­nos su Mal­pi­ca na­tal, la co­mi­da, pe­ro «aquí, se que­res fa­cer ami­gos, fa­los». Y si quie­res tra­ba­jar, tam­bién. «En Lon­dres hai tra­ba­llo. O ín­di­ce de pa­ro é moi bai­xo. Sei de quen che- gou aquí en nun­ha se­ma­na xa ti­ña on­de es­tar».

Shei­la Lamas es de O Car­ba­lli­ño, y es­tá a pun­to de cum­plir cin­co años en Lon­dres, adon­de lle­gó des­de Ma­llor­ca, don­de tra­ba­ja­ba lle­van­do la par­te fi­nan­cie­ra (má­na­ger) de un ho­tel, pe­ro se que­dó en pa­ro. Apro­ve­chó ese tiem­po pa­ra un más­ter y apren­der in­glés y chino. Y se plan­teó si mar­char­se a Chi­na o a In­gla­te­rra. «De­ci­dín Lon­dres, on­de ti­ña un­ha ami­ga. Vi­ña por tres me­ses e vou pa­ra cin­co anos, por­que es­ta ci­da­de é un mun­do de opor­tu­ni­da­des». Su ra­dio­gra­fía es alec­cio­na­do­ra: «A xen­te aquí as­cen­de. En Ga­li­cia es una cou­sa, e es iso to­da a vi­da. Nin­guén che axu­da a su­bir. Aquí dá igual de on­de se­xas, de on­de ve­ñas, os tí­tu­los que te­ñas... En Es­pa­ña hai moi­ta ti­tu­li­tis. Aquí es­tás tres me­ses a pro­ba e po­des de­mos­trar o que va­les. Iso aló non pa­sa, a xes­tión de re­cur­sos hu­ma­nos non é así».

Shei­la se que­dó en Lon­dres pa­ra de­mos­trar­se a sí mis­ma que po­día ir a más. Es eco­no­mis­ta, pe­ro al prin­ci­pio tu­vo que bus­car tra­ba­jos aje­nos a lo su­yo. Se pa­só seis me­ses ha­cien­do sánd­wi­ches. Des­pués se cam­bió a un ho­tel, y aho­ra ha­ce lo mis­mo que ha­cía an­tes, res­pon­sa­ble de la par­te eco­nó­mi­ca de la em­pre­sa. Cree que en Es­pa­ña ese sal­to se­ría im­pen­sa­ble. «Alí, moi­tas ve­ces vas pa­ra atrás, e a ca­li­da­de de vi­da é moi boa». Tam­po­co es que se tra­te de un paraíso. «Hai cou­sas que non che gus­tan tan­to, co­mo ter que com­par­tir pi­so, ou o cli­ma». Com­par­tir es ca­si una obli­ga­ción. Im­po­si­ble ha­blar de pre­cios me­dios: de­pen­de de la zo­na, del pi­so, de las con­di­cio­nes... Pe­ro sí se po­dría es­ta­ble­cer una hor­qui­lla de en­tre 500 y 700 li­bras (una li­bra son 1,14 eu­ros) al mes por ha­bi­ta­ción, con to­dos los ma­ti­ces que se quie­ran. Hay quien se da el ca­pri­cho (o la ne­ce­si­dad) de pa­gar 800. Los de­ba­tes so­bre la vi­vien­da en Lon­dres da­rían pa­ra un nue­vo to­mo de la En­ci­clo­pe­dia Bri­tá­ni­ca.

Otro de los as­pec­tos que no le agra­dan son los ini­cios. «Por­que son du­ros, tra­ba­llan­do no que non che gus­ta, con ni­vel de in­glés bai­xo. Eu ti­ña cla­ras den­de o prin­ci­pio va­rias cou­sas: te­ría pa­cien­cia, per­se­ve­ran­za e non ren­der­me nun­ca. Hai que pen­sar que non van po­der con­ti­go», ase­gu­ra, unas re­glas que pue­den ser­vir­le a mu­chos re­cién lle­ga­dos, «por­que se­gue che­gan­do xen­te, non tan­ta co­mo hai dous ou tres anos, pe­ro che­ga. É que hai moi­to tra­ba­llo, a dia­rio. Apún­tas­te e chá­man­te. E ser au­tó­no­mo ta­mén é moi fá­cil».

S. G.

Cua­tro vi­das en Lon­dres. Arri­ba, de iz­quier­da a de­re­cha, Charly, con­ser­je-re­cep­cio­nis­ta en un ho­tel; Ma­ri­ña, in­tér­pre­te de va­rios idio­mas; y Luis, ex­per­to en már­ke­ting en el Im­pe­rial Co­lle­ge de Lon­dres. Aba­jo, Shei­la Lamas, eco­no­mis­ta na­tu­ral de O Car­ba­lli­ño, má­na­ger fi­nan­cie­ra de un ho­tel, que em­pe­zó pre­pa­ran­do sánd­wi­ches cuan­do lle­gó a Lon­dres ha­ce cin­co años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.