Sui­za, emi­grar co­mo nues­tros pa­dres

Los ga­lle­gos vuel­ven a mi­rar al país hel­vé­ti­co co­mo una es­pe­ran­za pa­ra en­con­trar lo que Ga­li­cia no les da. No son los pri­me­ros, an­tes ya lo hi­cie­ron sus pro­ge­ni­to­res

La Voz de Galicia (Monforte) - - A FONDO - MI­LA MÉN­DEZ TEX­TO Y FO­TOS

Lle­gó el nue­ve de enero del 2009. La fe­cha es­tá gra­ba­da en su me­mo­ria. Mien­tras en Ga­li­cia la pren­sa y los in­for­ma­ti­vos co­men­za­ban a lle­nar­se de no­ti­cias so­bre des­pi­dos, quie­bras, cie­rres o sus­pen­sio­nes de pa­gos, Adolfo Gar­cía Ra­dío (San­xen­xo, 1987) hi­zo las ma­le­tas. Si su pa­dre lo ha­bía in­ten­ta­do con éxi­to en los 90, ¿por qué no él?

Fue así co­mo co­men­zó su aven­tu­ra hel­vé­ti­ca. Un pro­yec­to que iba a ser cor­to, pa­ra jun­tar unos aho­rros y ha­cer cu­rrícu­lo mien­tras las co­sas no me­jo­ra­ban en ca­sa. Lle­va en la ca­pi­tal del can­tón de Gi­ne­bra, la se­gun­da ciu­dad más po­bla­da del país, nue­ve años. «Sem­pre me ti­rou Sui­za por meu pai. El tra­ba­llou moi­tos anos aquí, en Leu­ker­bad, na par­te ale­má», ex­pli­ca. Su pro- ge­ni­tor ha vuel­to a ca­sa y él es­tá le­jos de sus pa­dres y de su hi­ja, una pe­que­ña de cua­tro años. Una si­tua­ción que, ine­vi­ta­ble­men­te, re­cuer­da a la que vi­vió en su in­fan­cia. «Te­ño o per­mi­so C, de va­li­dez ili­mi­ta­da por le­var aquí máis de cin­co anos se­gui­dos», ex­pli­ca.

Los la­zos de vecindad

Él no ten­tó a la suer­te. Vino con pues­to y con pi­so. «Ho­xe aín­da é máis di­fí­cil ato­par vi­ven­da que em­pre­go en Xe­ne­bra. Hai pou­cos apar­ta­men­tos pa­ra a de­man­da que exis­te e os alu­gue­res es­tán po­las nubes», ase­gu­ra. Es téc­ni­co en una em­pre­sa de re­pa­ra­cio­nes y sa­nea­mien­to. Co­no­ce la ciu­dad co­mo la pal­ma de la mano y do­mi­na el fran­cés. «Non que­da ou­tra se que­res ir pa­ra me­llor». Su je­fe tam­bién es ga­lle­go, de O Car­ba­lli­ño. «Ao pou­co de vir­me, co­me­za­ron a cha­mar­me ami­gos e co­ñe­ci­dos que que­da­ran no pa­ro en Ga­li­cia. Axu­dei­lles a uns cin­co a bus­car tra­ba­llo. Se­guen a vir moi­tos, pe­ro xa non é tan fá­cil ato­pa­lo».

Una de esas per­so­nas fue Mi­la Gon­zá­lez (San­xen­xo, 1986). Al igual que Adolfo, son del mis­mo pue­blo san­xen­xino, Vi­la­lon­ga. Ella es­tu­dió En­xe­ñe­ría Téc­ni­ca Fo­res­tal en la UVi­go. «O meu pai ta­mén tra­ba­llou en Sui­za, el no can­tón ale­mán de Basilea», cuen­ta Mi­la. Lle­gó en el 2012. En Gi­ne­bra em­pe­zó tra­ba­jan­do en hos­te­le­ría, en la ca­fe­te­ría de un cen­tro ga­lle­go. Lue­go se sa­có un CFC, Cer­ti­fi­ca­do Fe­de­ral de Ca­pa­ci­ta­ción, de de­li­nean­te. Tra­ba­jó en una ofi­ci­na de ar­qui­tec­tos y aho­ra es­tá en una em­pre­sa de ca­na­li­za­cio­nes. «Non foi na­da fá­cil che­gar ata es­te posto, cua­li­fi­ca­do», ase­gu­ra. Aquí ha co­no­ci­do al que aho­ra es su ma­ri­do, Sa­muel Re­guei­ro, na­ci­do en Sui­za, y sui­zo des­de ha­ce dos años, aun­que ga­lle­go de ori­gen, co­mo de­la­tan sus ape­lli­dos. Su ma­dre es de A La­ra­cha y su pa­dre de Cer­ce­da. Él da cla­ses en un ins­ti­tu­to. Tie­nen una pe­que­ña. Mi­la em­pie­za a ha­cer cuen­tas. Co­mo Adolfo y ella, al me­nos hay otra de­ce­na de jó­ve­nes su pue­blo que se vi­nie­ron con la cri­sis.

Las ca­ñas de Vi­la­lon­ga las to­man aho­ra en la Ir­man­da­de Ga­le­ga de Onex. Adolfo se pa­sa por allí al aca­bar la jor­na­da. Sa­lu­da a Víc­tor Sal­guei­ro (San­xen­xo, 1980). Son ve­ci­nos por par­ti­da do­ble. «Ao prin­ci­pio fun a Brig, na mon­ta­ña, zo­na ale­má, pre­fi­ro es­tar aquí», ex­pli­ca. Tra­ba­ja en la cons­truc­ción. El fran­cés to­da­vía le cues­ta un po­co: «Alí fun por me­dia­ción dun com­pa­ñei­ro, ao igual que aquí». Su her­mano Fran tam­bién es­tá en Sui­za, tra­ba­ja en Lau­sa­na, a unos 50 mi­nu­tos en co­che de Gi­ne­bra. El bar da Ir­man­da­de es co­mo un pun­to de en­cuen­tro, don­de in­clu­so pue­den pre­gun­tar por al­gún «choio».

¿Dón­de ven su fu­tu­ro? Víc­tor no quie­re po­ner fe­chas, pe­ro: «Aquí non». Mi­la mi­ra a su hi­ja y a Sa­muel: «Es com­pli­ca­do ir­me aho­ra». ¿Y Adolfo? «Non me ve­xo moi­tos anos aquí, que­ro vol­ver. En Ga­li­cia, ten­do tra­ba­llo, eu es­tou me­llor». Cuen­ta con el apo­yo de su pa­re­ja, que se vino con él. Co­mo el co­le­gio en Sui­za co­mien­za un po­co más tar­de, has­ta que su pe­que­ña cum­pla los cin­co años se dan un mar­gen pa­ra de­ci­dir so­bre el ma­ña­na.

«Co­me­za­ron a cha­mar­me ami­gos que que­da­ron no pa­ro. Axu­dei­lles a uns cin­co a bus­car tra­ba­llo»

Adolfo Gar­cía Ra­dío Téc­ni­co de sa­nea­mien­to

El des­tino es­ta­ba allí. Mi­la es­tu­dió in­ge­nie­ría téc­ni­ca en la UVi­go pe­ro la cri­sis di­lu­yó sus po­si­bi­li­da­des la­bo­ra­les en ca­sa. Pi­dió ayu­da a unos ve­ci­nos de su quin­ta y se fue a Gi­ne­bra, don­de co­no­ció a su ma­ri­do. Su pa­dre ya tra­ba­jó de jo­ven en Basilea.

Vol­ver al país de las opor­tu­ni­da­des. Adolfo (de­re­cha) se vino cuan­do es­ta­lló la cri­sis. Va ca­mino de su­mar una dé­ca­da en la ciu­dad. Su pa­dre es­tu­vo en los 90 en Leuk, en la zo­na ale­ma­na. Co­mo él, y co­mo Mi­la, Víc­tor tam­bién es de Vi­la­lon­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.