El emi­gran­te de Corcubión que se con­vir­tió en un ca­ba­lle­ro de Bue­nos Ai­res

La Voz de Galicia (Monforte) - - A FONDO - S. G. RIAL

En un com­ple­to tra­ba­jo de José Ra­món Cam­pos Ál­va­rez, de la Uni­ver­si­da­de de Vi­go, ti­tu­la­do La emi­gra­ción ga­lle­ga a Amé­ri­ca (1880-1930) in­te­gra­ción y re­torno, se re­fle­ja que «la afluen­cia de ga­lle­gos ha­cia Amé­ri­ca se­rá ma­si­va a par­tir de la dé­ca­da de los ochen­ta del si­glo XIX, cuan­do los nue­vos me­dios de trans­por­te y las ca­de­nas mi­gra­to­rias cons­ti­tui­das an­te­rior­men­te fa­ci­li­tan una fuer­te atrac­ción ha­cia esas tie­rras». Y aña­de: «El rit­mo mi­gra­to­rio no es ho­mo­gé­neo, su­fre os­ci­la­cio­nes pro­du­ci­das por di­fe­ren­tes co­yun­tu­ras his­tó­ri­cas en Ga­li­cia y paí­ses re­cep­to­res e in­clu­so en el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal. En­tre 1885 y 1930, más de 900.000 ga­lle­gos se di­ri­gie­ron ha­cia Amé­ri­ca (la cuan­ti­fi­ca­ción es di­fí­cil de­bi­do a los al­tos ín­di­ces de clan­des­ti­ni­dad), su­po­nien­do mu­chos años más del 50 % del to­tal de la emi­gra­ción es­pa­ño­la». Des­cen­dió en los años trein­ta, tras la gran cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial, pe­ro se man­tu­vo en di­fe­ren­tes olea­das has­ta in­clu­so me­dia­dos de los años 60, va­rian­do mu­chos por paí­ses de des­tino o in­clu­so co- mar­cas de ori­gen. En to­dos ese pro­ce­so, de ca­si tres cuar­tos de si­glo, siem­pre hu­bo emi­gran­tes de la Cos­ta da Mor­te.

Uno de ellos, de tan­tos mi­les, fue ra­món Mar­tí­nez Ló­pez. El his­to­ria­dor Luis La­me­la lo ha res­ca­ta­do del ano­ni­ma­to, y co­mo a él, a mu­chos. Con to­da la di­fi­cul­tad que su­po­ne des­em­pol­var his­to­rias de vi­das des­apa­re­ci­das, en una épo­ca en la que la úni­ca ma­ne­ra de co­mu­ni­car in­for­ma­ción eran las car­tas y al­gu­nos ar­chi­vos o re­vis­tas en ca­so de al­can­zar cier­ta no­to­rie­dad.

Gra­cias a sus in­da­ga­cio­nes, que in­clu­yen una fo­to de la re­vis­ta Al­bo­ra­da, se sa­be que Ra­món fue oriun­do de Corcubión y que emi­gró a la Ar­gen­ti­na a fi­na­les del si­glo XIX. «En ese país aus­tral fue muy po­pu­lar en el fa­mo­so ba­rrio de La Bo­ca, en el que desem­pe­ñó des­ta­ca­dos car­gos en va­rias ins­ti­tu­cio­nes, co­mo fue la pre­si­den­cia de la so­cie­dad José Ver­di, y tam­bién, en la So­cie­dad Es­pa­ño­la de So­co­rros Mu­tuos, car­gos o re­pre­sen­ta­cio­nes que de­la­tan, o re­ve­lan, que por el con­tes­to social y pro­fe­sio­nal en el que se desen­vol­vió, Ra­món fue uno de esos emi­gran­tes que triun­fa­ron en la diás­po­ra ame­ri­ca­na. Y —aña­de— des­pués de una vi­da de­di­ca­do al tra­ba­jo y de no ti­rar nun­ca la toa­lla, a la edad de 67 años fa­lle­ció en Bue­nos Ai­res el 14 de ju­nio de 1935». El se­ma­na­rio El Cel­ta ha­bía re­co­gi­do un co­men­ta­rio, 34 años an­tes que La­me­la cree que bien se le po­dría atri­buir, ge­né­ri­ca­men­te, en esos úl­ti­mos mo­men­tos: «Por su men­te pa­só co­mo evo­ca­ción ce­les­tial el re­cuer­do de la te­rri­ña, la ca­su­cha blanca, el ver­de so­to, el mur­mu­ra­dor pi­nar». La fra­se apa­re­ció en un tra­ba­jo de­di­ca­do a los emi­gran­tes de la cos­ta da Mor­te, pe­ro son «emociones que sin du­da ex­pe­ri­men­ta­ron mu­chos de los que se fue­ron y nun­ca re­gre­sa­ron».

Hay ros­tros cu­yas vi­das son me­nos anó­ni­mas. Los de Juan Ca­lo, jun­to a su pa­dre Án­gel, los in­mor­ta­li­zó pa­ra siem­pre Ma­nuel Fe­rrol, co­mo hi­zo con otros mu­chos Al­ber­to Mar­tí Vi­llar­de­fran­cos. Los dos, na­tu­ra­les de Fis­te­rra, des­pe­dían llo­ro­sos y des­en­ca­ja­dos, en el puer­to de A Co­ru­ña, a la ma­dre de Án­gel y a sus dos her­ma­nos, los ge­me­los Ma­no­lo y Pe­pi­ta, que em­bar­ca­ban en el Juan de Ga­ray ha­cia Ar­gen­ti­na. Era oc­tu­bre de 1957, una épo­ca en la que se re­cu­pe­ra­ron los gran­des via­jes mul­ti­tu­di­na­rios, con las cu­bier­tas aba­rro­ta­das en las des­pe­di­das. En me­dio que­da­ban his­to­rias de fra­ca­sos y éxi­tos, y de crea­ción de nu­me­ro­sas aso­cia­cio­nes que aún per­vi­ven, co­mo Fi­nis­te­rre en Amé­ri­ca, ABC de Corcubión o Hi­jos de Zas, ade­más de cen­tros ga­lle­gos por do­quier.

Hoy, en to­da Amé­ri­ca re­si­den 402.000 per­so­nas de ori­gen ga­lle­go, de las que unas 250.000 es­tán vin­cu­la­das a las pro­vin­cias de A Co­ru­ña o Pon­te­ve­dra, se­gún los da­tos que aca­ba de dar a co­no­cer el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca, a tra­vés del pa­drón de re­si­den­tes en el ex­te­rior. So­lo en Ar­gen­ti­na son 175.000, no le­jos de la mi­tad de to­do el éxo­do al con­ti­nen­te, des­cen­dien­tes in­clui­dos.

MI­LA MÉN­DEZ

Pa­qui­ta con la fo­to de su bo­da, «aí sou­ben que nun­ca me iría da Sui­za».

RE­VIS­TA «AL­BO­RA­DA»

Ra­món Mar­tí­nez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.