Cuan­do los ga­lle­gos lle­ga­ban a su Sui­za en va­go­nes co­mo ga­na­do

La Voz de Galicia (Monforte) - - A FONDO - MI­LA MÉN­DEZ

Suel­ta un «Ooh la lá» y un «voi­là». Y sor­pren­de con la lec­tu­ra del día. No per­do­na una se­ma­na sin sus re­vis­tas, so­bre la me­si­ta del sa­lón tie­ne la úl­ti­ma ¡Ho­la!. Pa­qui­ta Nosal (Pon­tea­reas, 1936), ve­ci­na de la gi­ne­bri­na ca­lle Ser­vet­te, lle­gó con la pri­me­ra olea­da de in­mi­gran­tes ga­lle­gos a la Con­fe­de­ra­ción Sui­za. Era no­viem­bre de 1959 cuan­do pu­so por pri­me­ra vez un pie en el país. «Non ha­bía moi­tos ga­le­gos aquí», di­ce. La emi­gra­ción era en­ton­ces bien dis­tin­ta. «Can­do bai­xei do tren e mi­rei to­da esa can­ti­da­de de xen­te, va­góns e va­góns en­tei­ros, moi­tos cho­ra­ban por­que non ha­bía mar­cha atrás. Non era co­mo ago­ra». Han pa­sa­do ca­si 60 años. Se le cue­lan pa­la­bras en cas­te­llano y en fran­cés, pe­ro es­tá en­can­ta­da de re­cu­pe­rar el ga­lle­go de su in­fan­cia. «O día máis tris­te da mi­ña vi­da foi can­do me cru­ña­ron o pa­sa­por­te. Eu tam­pou­co po­día vol­ver». La ma­yo­ría ha­bía aho­rra­do pa­ra el via­je de ida, pe­ro no pa­ra el de vuel­ta. So­lo cuan­do re­cuer­da aque­llos di­fí­ci­les días se po­ne se­ria.

Pa­qui­ta te­nía 22 años. Era la pri­me­ra vez que sa­lía de su pue­blo, y de Ga­li­cia. Co­gió un tren a va­por in­fer­nal que tar­dó días en al­can­zar Gi­ne­bra. La ga­re,

co­mo di­ce, la es­ta­ción, era el pun­to de lle­ga­da pa­ra los ga­lle­gos. De ahí se dis­per­sa­ban por el res­to del país, so­bre to­do pa­ra las fac­to­rías del es­te. Ella se que­dó en la ciu­dad. Ve­nía pa­ra tra­ba­jar en una ca­sa. «Tu­ve mu­cha suer­te», afir­ma. «Tra­tá­ban­nos co­mo bes­tias. Non en­ten­días na­da e mi­rá­ban­te co­ma se fo­ses dou­tro mun­do». Se re­fie­re a los con­tro­les mé­di­cos en ple­na es­ta­ción. Si al­guno te­nía una do­len­cia, co­mo una man­cha en el pul­món, muy fre­cuen­te por las bron­qui­tis, era ex­pul­sa­do. Por eso, en los mo­men­tos de per­mi­so, jun­to a una en­fer­me­ra za­ra­go­za­na y a otro ami­go que te­nía co­che, via­ja­ban a la ciu­dad fron­te­ri­za de Be­lle­gar­de, en Fran­cia, pa­ra ayu­dar­los a cru­zar a Sui­za por otros pun­tos.

Una sui­za más

Nun­ca lo hu­bie­ra apos­ta­do al prin­ci­pio, pe­ro Sui­za la tra­tó muy bien. Allí se ca­só con un abo­ga­do fran­cés e hi­zo su vi­da. «Son un­ha sui­za máis», ase­gu­ra. Tal vez por eso, co­mo una for­ma de de­vol­ver­le el fa­vor al des­tino, se de­di­có a ayu­dar a «su» emi­gra­ción ga­lle­ga. «Ía­mos tó­do­los días á es­ta­ción», cuen­ta. Y con­ti­núa: «Su­da­mos moi­to pa­ra in­te­grar­nos».

Cuan­do sue­ña, se acuer­da de su ca­sa. So­bre to­do, de su abue­la. «Un­ha mu­ller de cam­po, tan boa. Aquí a xen­te non é tan so­li­da­ria, non se axu­dan tan­to co­mo alí». Tie­ne un hi­jo y dos nie­tos pe­que­ños, bau­ti­za­dos, por su pues­to, en la igle­sia de su pa­rro­quia pon­te­ve­dre­sa. Sus pa­dres «xa non es­tán», pe­ro vie­ne cuan­do pue­de a vi­si­tar a su her­ma­na. Hoy, con­fie­sa, «son máis es­tran­xei­ra no meu país que en Sui­za, a mi­ña se­gun­da pa­tria». La Ga­li­cia de aho­ra, aña­de, tam­po­co es la mis­ma que la que ella de­jó atrás.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.