Aven­tu­ra en Ca­na­rias, unas is­las que to­da­vía «si­guen cheas de ga­le­gos»

La Voz de Galicia (Monforte) - - A FONDO - TA­MA­RA MON­TE­RO

El in­vierno en Ga­li­cia no le sen­ta­ba bien ni a sus hue­sos ni a sus áni­mos. Así que cuan­do To­más Gon­zá­lez Ahola (San Adrián de Co­bres, Vi­la­boa, 1981) es­ta­ba a pun­to de cum­plir los 36 años co­men­zó a ha­cer ba­lan­ce de los 18 años que lle­va­ba vi­vien­do en San­tia­go y a pen­sar qué que­ría ha­cer con los 18 si­guien­tes. La res­pues­ta fue Ca­na­rias. En el sur de Te­ne­ri­fe lle­va ins­ta­la­do du­ran­te los úl­ti­mos ocho me­ses, la is­la a la que lle­gó con su pa­re­ja des­pués de un via­je de una se­ma­na des­de Ga­li­cia has­ta Huel­va —don­de co­gie­ron el ferry has­ta las is­las— que re­cuer­da co­mo uno de los me­jo­res que ha he­cho. Co­mo una aven­tu­ra. Por­que tu­vo que des­man­te­lar su ho­gar en Ga­li­cia «e fa­cer se­lec­ción de li­bros, por­que en­tre a mi­ña com­pa­ñei­ra e eu su­ma­mos va­rios mi­les», lle­nar la fur­go­ne­ta con lo que se iban a lle­var a Te­ne­ri­fe y ha­cer ki­ló­me­tros con la ca­sa a cues­tas.

«As illas es­tán cheas de ga­le­gos ba­si­ca­men­te por­que aquí se­gue ha­ben­do tra­ba­llo e os ga­le­gos se­gui­mos con­si­de­ra­dos no mer­ca­do la­bo­ral», di­ce Gon­zá­lez Ahola, que ha op­ta­do por el te­le­tra­ba­jo pa­ra su es­tan­cia en las is­las. Si­gue co­mo miem­bro de Sa­caun­tos, una em­pre­sa de di­se­ño gráfico e im­pre­sión com­pos­te­la­na, pe­ro se en­car­ga de las la­bo­res que pue­de rea­li­zar des­de Ca­na­rias —pre­su­pues­tos, ges­tión de clien­tes, di­se­ño y preim­pre­sión y en oca­sio­nes im­pre­sión re­mo­ta—, un tra­ba­jo que com­pa­gi­na con su la­bor co­mo tra­duc­tor de fin­lan­dés. Con to­do, re­co­no­ce que el mer­ca­do la­bo­ral ca­na­rio «xa non é o que era hai uns anos».

Hay ga­lle­gos en Ca­na­rias y to­da­vía se te­jen re­des de apo­yo. To­más Gon­zá­lez ya te­nía en Ca­na­rias a Ro­ber­to A. Ro­dri­gues, es­cri­tor de li­te­ra­tu­ra fan­tás­ti­ca de Ma­ta­má que lle­va unos años ins­ta­la­do en Ca­na­rias, e in­ter­mi­ten­te­men­te otro au­tor, Fran Za­ba­le­ta, de Vi­go, que vi­ve en­tre Ga­li­cia y las is­las. Tam­bién se re­en­con­tró con ga­lle­gos que ha­bía co­no­ci­do en el pa­sa­do y con nue­vas ca­ras, las que trabajan en las em­pre­sas de Ga­li­cia que se han afincado en Ca­na­rias.

Co­ci­do y ca­chei­ra en Te­ne­ri­fe

Lo cier­to es que en la zo­na en la que se ha ins­ta­la­do Gon­zá­lez Ahola hay va­rios ba­res ga­lle­gos, «co cal sem­pre se po­de ir co­mer un co­ci­do, un­ha ca­chei­ra... esas cou­sas». Aun­que re­co­no­ce que per­so­nal­men­te no es da­do a ser te­je­dor de re­des, sí que re­co­no­ce que, igual que los ga­lle­gos si­guen te­nien­do fa­ma de tra­ba­ja­do­res y por eso es­tán bien con­si­de­ra­dos den­tro del mer­ca­do la­bo­ral ca­na­rio, los que emi­gran a las is­las tien­den a vi­vir en co­mu­ni­dad. «Si que se ob­ser­va que en de­ter­mi­na­dos lu­ga­res si que hai ga­le­gos con­vi­vin­do, com­par­tin­do os seu ba­res os seus res­tau­ran­tes», aun­que pun­tua­li­za que to­do eso ocu­rre «den­tro dun con­tex­to que es­tá in­va­di­do po­lo tu­ris­mo». Un tu­ris­mo que se ha con­ver­ti­do en mo­tor eco­nó­mi­co de la co­mu­ni­dad, en re­fu­gio la­bo­ral pa­ra los emi­gra­dos —igual que acon­te­ció e el pa­sa­do— y pue­de que has­ta en fuer­za trac­to­ra de la re­cu­pe­ra­ción de la cons­truc­ción, que fue uno de los sec­to­res en los que tra­ba­jó la gran olea­da de emi­gra­ción an­te­rior a la cri­sis. Por­que en Te­ne­ri­fe se cons­tru­yen nue­vos ho­te­les. Ha­cen fal­ta. «Co­men­tá­ba­me un ta­xis­ta que o per­soal de a bor­do dos voos que che­gan a Te­ne­ri­fe sur te­ñen que ser alo­xa­dos no nor­te por­que aquí non hai pra­zas».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.