La pe­re­gri­na­ción re­pue­bla al­deas con tien­das, ba­res, al­ber­gues y ca­sas nue­vas

Los alo­ja­mien­tos pri­va­dos con re­co­gi­da de mo­chi­las res­tan usua­rios a los de la Xun­ta

La Voz de Galicia (Monforte) - - GALICIA - E. V. PI­TA TEX­TO AL­BER­TO LÓ­PEZ FO­TOS PEDROUZO / LA VOZ

La sex­ta eta­pa del Ca­mino por San­tia­go arran­ca en Ar­zúa a las 8.00 ho­ras. Cae llo­viz­na pe­ro el ca­mino se­rá más relajado, con 20 ki­ló­me­tros por tra­mos lla­nos. La igle­sia es­tá abier­ta y el pro­pio pe­re­grino pue­de au­to­se­llar­se la cre­den­cial. En la ca­lle, dos se­ño­ras ma­yo­res y una mon­ja sa­lu­dan con un «buen ca­mino».

Un ca­mino com­ple­men­ta­rio por un bos­que de ro­bles y eu­ca­lip­tos evi­ta el pa­so por ca­rre­te­ra. Un gru­po de ca­ce­re­ños co­men­ta: «¿Y es­te eu­ca­lip­to es­ta­ba aquí en el si­glo III?». Lue­go, de­ba­ten so­bre si Je­sús fue el ma­yor in­fluen­cer o so­bre las le­tras de los ra­pe­ros.

La sen­da desem­bo­ca en pra­dos re­ver­de­ci­dos por la llu­via y em­pie­zan a ver­se ca­sas en cons­truc­ción y hor­mi­go­ne­ras. Un obre­ro in­for­ma de que cons­tru­yen una tien­da pa­ra pe­re­gri­nos. A la al­tu­ra de Ta­ber­na Ve­lla se ha crea­do una al­dea in­ter­na­cio­nal. En una ori­lla vi­ve una se­ño­ra ale­ma­na y, al la­do, un gu­rú lla­ma­do Bruno que quie­re lle­var a ca­bo un pro­yec­to lla­ma­do El Mu­ro de la Sa­bi­du­ría. Los ter­ce­ros en asen­tar­se en el lu­gar son la neo­yor­qui­na Va­nes­sa Illa­nes y el guía ca­ta­lán Alex Po­rras, que se ha subido a un abe­to pa­ra po­dar­lo. Va­nes­sa com­pró una ca­sa an­ti­gua en el 2014 y tar­dó tres años en lo­grar la li­cen­cia de re­for­ma por es­tar al la­do de la vía ja­co­bea. La co­mi­sión de ar­qui­tec­tos de Pa­tri­mo­nio re­vi­só los cam­bios y le ve­tó las ven­ta­nas por­que eran cua­dra­das y no rec­tan­gu­la­res y no es­ta­ban hun­di­das en la pa­red. «Lle­vo un año con elec­tri­ci­dad so­lo pa­ra las bom­bi­llas por­que aún no ten­go per­mi­so pa­ra au­men­tar la po­ten­cia ni ca- len­tar el sue­lo ra­dian­te», cuen­ta.

Unos me­tros ade­lan­te, la nue­va au­to­vía de San­tia­go a Lu­go cru­za el ca­mino. Por el via­duc­to pa­sa un ro­me­ro fran­cés de 70 años en sen­ti­do con­tra­rio que va a Lyon. En Boa­vis­ta tam­bién se re­for­man ca­sas y los ba­res han ins­ta­la­do te­rra­zas don­de los pe­re­gri­nos es­ti­ran las pier­nas an­tes de con­ti­nuar has­ta Pedrouzo. Por es­te tra­mo, hay tú­ne­les ve­ge­ta­les y ca­mi­nos tan viejos que los mu­ros es­tán cu­bier­tos de tur­ba. Si­guen el feís­mo ru­ral y las ca­sas aban­do­na­das pe­ro la hie­dra se tra­ga las pa­ra­das de bus. En los mar­cos, al­guien es­cri­bió men­sa­jes de una ex­pe­di­ción del 2017 so­bre en­fer­me­da­des ra­ras. Se ven mu­chas pa­pe­le­ras.

Lue­go, el bos­que se di­vi­de en dos. En una ori­lla, cre­cen al­tos eu­ca­lip­tos y en la otra abe­tos. Pa­re­cen pai­sa­jes de Aus­tra­lia y la Sel­va Ne­gra. En la so­le­dad, se oyen graz­nar cuer­vos, tri­nar pe­ti­rro­jos y el rui­do de ca­mio­nes que pa­san por una na­cio­nal, que se en­tre­cru­za con el ca­mino. En San­ta Irene, se di­vi­sa el Pi­co Sa­cro. En es­te al­ber­gue de la Xun­ta no­tan una ba­ja­da de los hués­pe­des por la com­pe­ten­cia de alo­ja­mien­tos pri­va­dos que re­ser­van on-li­ne y re­co­gen las mo­chi­las que los ro­me­ros man­dan en ta­xi.

En la ca­lle prin­ci­pal de Pedrouzo han abier­to piz­ze­rías, tien­das y tam­bién alo­ja­mien­tos por el ti­rón de los pe­re­gri­nos. En el al­ber­gue, los ca­mi­nan­tes pa­re­cen zom­bis, me­dio co­jos. De no­che, co­men­tan en la co­ci­na ale­gres sus anéc­do­tas del via­je des­de Sa­rria. Cuen­tan que pe­dían chu­pi­tos en ca­da bar pa­ra ani­mar­se a su­bir las cues­tas. So­lo que­da un día pa­ra ver al Após­tol.

FO­TOS: AL­BER­TO LÓ­PEZ

Unos pe­re­gri­nos re­po­nen fuer­zas en la al­dea de Boa­vis­ta, en O Pino, an­tes de pro­se­guir el Ca­mino de San­tia­go ha­cia Ar­zúa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.