¿Quié­nes son en Ca­ta­lu­ña los fas­cis­tas?

La Voz de Galicia (Monforte) - - OPINIÓN - RO­BER­TO L. BLAN­CO VAL­DÉS

La no­ti­cia de que el Mi­nis­te­rio del In­te­rior ha de­ci­di­do re­for­zar con nue­vos agen­tes la pro­tec­ción que ya se ven obli­ga­dos a so­por­tar en Ca­ta­lu­ña al­gu­nos jue­ces y al­gu­nos di­ri­gen­tes de par­ti­do po­ne de re­lie­ve que los que jue­gan con fue­go co­rren el gra­ve ries­go de que­mar­se. O, co­mo en es­te ca­so, de que re­sul­ten abra­sa­dos los de­más.

Y es que, tan­to la vein­te­na de nue­vos es­col­tas que aho­ra van a des­ple­gar­se co­mo los más de 50 que ya fue­ron en­via­dos a Ca­ta­lu­ña con mo­ti­vo de las úl­ti­mas elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas, no irán allí a pro­te­ger a to­dos los jue­ces y a to­dos los po­lí­ti­cos, sino so­lo a los jue­ces que, en cum­pli­mien­to de su de­ber, es­tán ac­tuan­do con­tra la re­bel­día ins­ti­tu­cio­nal se­ce­sio­nis­ta y a los po­lí­ti­cos no na­cio­na­lis­tas que le han he­cho fren­te con co­ra­je.

En Es­pa­ña, cla­ro, sa­be­mos mu­chí­si­mo de es­col­tas. Sa­be­mos tan­to que sa­be­mos, in­clu­so, que cuan­do en una so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca al­gu­nos jue­ces y sus fa­mi­lias y al­gu­nos po­lí­ti­cos y las su­yas tie­nen que vi­vir pro­te­gi­dos por es­col­tas es que se es­tá in­cu­ban­do —o se ha desa­rro­lla­do ya, has­ta con­ver­tir­se en un pe­li­gro le­tal—, el vi­rus del fas­cis­mo.

Asis­ti­mos es­tos días a ma­ni­fes­ta­cio­nes que se di­ri­gen con­tra un su­pues­to Es­ta­do fas­cis­ta y opre­sor: el es­pa­ñol. Ma­ni­fes­ta­cio­nes en las que han lle­ga­do a par­ti­ci­par in­clu­so po­lí­ti­cos que as­pi­ran a go­ber­nar en el con­jun­to del país o que lo ha­cen ya en va­rias co­mu­ni­da­des y en ayun­ta­mien­tos im­por­tan­tes. To­dos ellos sa­ben, sin em­bar­go, que se ve­rían en un aprie­to in­su­pe­ra­ble si tu­vie­ran que ex­pli­car con un po­co (muy po­co) de ri­gor por qué ca­li­fi­can de fas­cis­ta y opre­sor a un Es­ta­do que reúne to­dos y ca­da uno de los re­qui­si­tos de los sis­te­mas de­mo­crá­ti­cos. Sal­vo, cla­ro, que tam­bién sean fas­cis­tas y opre­so­res Fran­cia, Ita­lia, Por­tu­gal, el Reino Uni­do o Ale­ma­nia, de mo­do que la de­mo­cra­cia que­de re­du­ci­da a esos oa­sis de li­ber­tad que re­pre­sen­tan la Ve­ne­zue­la cha­vis­ta o la Cu­ba pos­cas­tris­ta.

La im­po­si­bi­li­dad de de­mos­trar lo que cons­ti­tu­ye una tan bur­da co­mo ma­ja­de­ra fal­se­dad es so­lo com­pa­ra­ble a la fa­ci­li­dad con la que cual­quie­ra que no ha­ya na­ci­do ayer po­dría acre­di­tar una ver­dad co­mo una ca­sa: que una so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca don­de tie­nen que ser pro­te­gi­dos por es­col­tas los jue­ces que juz­gan y ha­cen eje­cu­tar lo juz­ga­do de acuer­do con las le­yes y los po­lí­ti­cos que de­fien­den la apli­ca­ción de las nor­mas apro­ba­das, den­tro del mar­co de la Cons­ti­tu­ción, por los re­pre­sen­tan­tes le­gí­ti­mos del pue­blo, es una so­cie­dad que ha con­traí­do una gra­ve en­fer­me­dad: la de la ame­na­za del fas­cis­mo.

Un mal que se ve agra­va­do, cla­ro es­tá, cuan­do di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos de quie­nes ca­bría es­pe­rar la radical con­de­na de las ame­na­zas a la justicia y la li­ber­tad que se ejer­ce den­tro de la ley se de­di­can a cri­ti­car sin más mo­ti­vo que sus es­pu­rios in­tere­ses de par­ti­do a quie­nes la de­fien­den mien­tras guar­dan un si­len­cio omi­no­so so­bre la in­to­le­ra­ble pre­sión que su­fren los ame­na­za­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.