Lá­gri­mas en la llu­via

La Voz de Galicia (Monforte) - - OPINIÓN - RA­MÓN PER­NAS

Uti­li­zo con fre­cuen­cia se­cuen­cias ilus­tres del ci­ne con­tem­po­rá­neo, del gran ci­ne que ha tras­cen­di­do a lo efí­me­ro pa­ra ti­tu­lar mis co­la­bo­ra­cio­nes se­ma­na­les. Trai­go a es­tas lí­neas el mo­nó­lo­go fi­nal de la gran pe­lí­cu­la de Rid­ley Scott, Bla­de Run­ner, de 1982 pa­ra ubi­car es­te ar­tícu­lo de una Se­ma­na San­ta llu­vio­sa, que se ha em­pe­ña­do en es­tra­gar los man­tos de las vír­ge­nes aso­man­do esos chu­bas­cos pri­ma­ve­ra­les in­com­pa­ti­bles con las pro­ce­sio­nes de los días gran­des de la Pa­sión.

«He vis­to co­sas que vo­so­tros no cree­ríais… To­dos los mo­men­tos se per­de­rán en el tiem­po co­mo lá­gri­mas en la llu­via” (li­ke tears in

rain) de­cía el re­pli­can­te an­tes de mo­rir, en un a fra­se que pa­só a los anales de la li­te­ra­tu­raPues yo me sien­to hoy emo­ti­vo, y mis lá­gri­mas ba­jo la llu­via son mu­cho más que una fra­se.

Aca­bo de leer en es­te dia­rio el ma­gis­tral ar­tícu­lo de mi ad­mi­ra­do Xosé Luís Ba­rrei­ro acer­ca de la Se­ma­na San­ta en Es­pa­ña, y con el que me sien­to com­ple­ta­men­te de acuer­do. Ce­le­bro ca­da año la Se­ma­na San­ta fran­cis­ca­na y an­ta­ño­na de mi pue­blo, la gran Se­ma­na San­ta de Vi­vei­ro, que se re­vis­te ca­da pri­ma­ve­ra con las me­jo­res ga­las de fe po­pu­lar, lle­nan­do de be­lle­za los des­fi­les pro­ce­sio­na­les que aún me si­guen con­mo­vien­do cuan­do asis­to co­mo pue­blo fiel al pa­so de tro­nos o los hu­mil­des au­tos sa­cra­men­ta­les de san­tos ar­ti­cu­la­dos cuan­do la Virgen em­pa­ña sus lá­gri­mas en un Gól­go­ta de ope­re­ta o Je­sús cae por ter­ce­ra vez en el atrio de San­ta Ma­ría y ben­di­ce a quie­nes lo acom­pa­ña­mos ca­mino de su muer­te en la cruz.

Emociones que vie­nen de le­jos cuan­do ochen­ta hom­bres lle­van a hom­bros el pa­so de la Pie­dad, una tri­pu­la­ción ci­vil que por­ta a Je­sús muer­to en el co­lo de su ma­dre, mien­tras el vien­to de la no­che me­ce, jun­to a la mar, la sá­ba­na de la cruz des­nu­da, que en­vol­vió el cuer­po de Cris­to.

He asis­ti­do, co­mo Ba­rrei­ro en su re­la­to, a las se­ma­nas san­tas del sur, cuan­do la no­che per­fu­ma de azahar el ai­re que re­mo­lo­nea con los man­tos de las vír­ge­nes, he su­fri­do una suer­te de sín­dro­me de Stend­hal con to­da la be­lle­za que ca­be en mi mi­ra­da de la se­ma­na de Pa­sión de Jerez de los Ca­ba­lle­ros, y rei­vin­di­co el pa­so del Cris­to de Me­na ma­la­gue­ño, los des­fi­les car­ta­ge­ne­ros de ca­li­for­nios y ma­rra­jos. Las ca­pas par­das y el Mi­se­re­re za­mo­rano o la lu­na quie­ta so­bre Tria­na cuan­do pa­sa por el puen­te so­bre el Gua­dal­qui­vir el Ca­cho­rro o la Es­pe­ran­za Ma­ca­re­na, y la pie­dad que es atá­vi­ca y ge­né­ti­ca se apo­de­ra de quien con­tem­pla en la ma­dru­gá el pa­so so­lem­ne de Cris­to y de su ma­dre.

Pe­ro me pue­de el chau­vi­nis­mo, un ofi­cio apren­di­do des­de ni­ño, cuan­do co­men­cé a ejer­cer to­dos los ofi­cios de la Se­ma­na San­ta, des­de lle­var bor­las y es­tan­dar­tes, ca­mi­nar ba­jo los pa­sos, pre­go­nar el pór­ti­co de la Pa­sión se­gún Vi­vei­ro, has­ta fun­dir­me con el pue­blo al ver pa­sar mis que­ri­dos san­tos, la Virgen do­lo­ro­sa, que es la ve­ci­na ma­yor de es­ta pe­que­ña ciu­dad, y sen­tir un le­ve pin­cha­zo cer­cano al co­ra­zón cuan­do acom­pa­ño al ul­ti­mo si­len­cio de la Ma­dre en Os Ca­la­di­ños.

Es­te año la llu­via acu­dió sin ser con­vo­ca­da y sien­to mis lá­gri­mas sau­do­sas ba­jo la llu­via de mar­zo, de to­das las primaveras que me hur­ta po­der re­in­ter­pre­tar de nue­vo, al do­blar una es­qui­na o des­de la ata­la­ya de un bal­cón por don­de pa­sa los des­fi­les mi en­tra­ña­ble se­ma­na gran­de del do­lor y la fe po­pu­lar que me con­vo­ca ca­da Jue­ves y Vier­nes San­to, ori­gen y des­tino de una for­ma de en­ten­der el mun­do des­de la puer­ta de la cris­tian­dad que nos hi­zo co­mo so­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.