Ha­ci­na­mien­to y co­rrup­ción, un cóc­tel mor­tal

La Voz de Galicia (Monforte) - - INTERNACIONAL -

La cri­sis car­ce­la­ria ve­ne­zo­la­na, que ha que­da­do ocul­ta por las res­tan­tes cri­sis del país, tie­ne ex­plo­sio­nes re­cu­rren­tes de vio­len­cia que vuel­ven a traer el te­ma a la pa­les­tra de la opinión pú­bli­ca in­ter­na­cio­nal. Los ingredientes co­mu­nes son un des­bor­da­mien­to to­tal de la vio­len­cia den­tro de los pe­na­les, el si­len­cio ofi­cial y, pos­te­rior­men­te, la inac­ción de las au­to­ri­da­des.

Carlos Nie­to Pal­ma, coor­di­na­dor na­cio­nal de la oe­ne­gé Una Ven­ta­na a la Li­ber­tad, se­ña­ló, a pro­pó­si­to de la ma­sa­cre en los ca­la­bo­zos de Po­lica­ra­bo­bo, que «nue­va­men­te la opa­ci­dad es la pro­ta­go­nis­ta de una ma­sa­cre pe­ni­ten­cia­ria». Agre­gó que la cri­sis del sis­te­ma pe­nal del país, que tie­ne años en­se­ño­rea­da en las cár­ce­les, se ha tras­la­da­do a los ca­la­bo­zos po­li­cia­les, pues la mi­nis­tra de Ser­vi­cios Pe­ni­ten­cia­rios, Iris Va­re­la, ha ne­ga­do des­de ha­ce va­rios años los tras­la­dos de ca­la­bo­zos a pri­sio­nes, in­clu­so pa­ra con­de­na­dos, lle­van­do la cri­sis de las pri­sio­nes has­ta las co­mi­sa­rías de po­li­cías, don­de fre­cuen­te­men­te hay mo­ti­nes.

Va­re­la, una de las fi­gu­ras más po­lé­mi­cas y ra­di­ca­les de la re­vo­lu­ción bo­li­va­ria­na, fue de­sig­na­da por Hu­go Chá­vez co­mo mi­nis­tra de Pri­sio­nes en el 2012, tras otro mo­tín.

Fa­mo­sa por sus sa­li­das de tono (re­cien­te­men­te se­ña­ló que los jó­ve­nes que se iban de Ve­ne­zue­la «son los con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios y oja­lá no re­gre­sen nun­ca»), la fun­cio­na­ria es tam­bién cé­le­bre por la evi­den­te va­ra al­ta que con­ce­de a los lla­ma­dos pra­nes de las cár­ce­les (de­lin­cuen­tes co­mu­nes de al­to ran­go, ge­ne­ral­men­te nar­co­tra­fi­can­tes) y su se­ve­ri­dad fe­roz con­tra los pre­sos po­lí­ti­cos. Tam­bién es cé­le­bre por­que de­sa­pa­re­ce en cri­sis co­mo la ac­tual, aun­que si­gue go­zan­do de la con­fian­za de Ma­du­ro.

Nie­to afir­mó que el ha­ci­na­mien­to en los cen­tros de pri­sión pre­ven­ti­va su­pera el 300 %. Fre­cuen­te­men­te se co­no­cen en la pren­sa ca­sos de re­clu­sos, den­tro de es­tos ca­la­bo­zos, que mue­ren de ina­ni­ción, in­clu­so en los de la ca­pi­tal. Ge­ne­ral­men­te se tra­ta de jó­ve­nes de­te­ni­dos por de­li­tos me­no­res, co­mo el ro­bo de un te­lé­fono, y que no tie­nen fa­mi­lia ni lo­gran sa­lir ade­lan­te en la ma­ra­ña de la bu­ro­cra­cia. Se­gún ci­fras de la mis­ma oe­ne­gé, 18 pre­sos mu­rie­ron por des­nu­tri­ción en los ca­la­bo­zos ve­ne­zo­la­nos du­ran­te el 2017 y 62 por otras cau­sas, que in­clu­yen la vio­len­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.