Pu­tin de­vuel­ve el gol­pe y expulsa a 60 di­plo­má­ti­cos de EE.UU.

Moscú cie­rra el con­su­la­do es­ta­dou­ni­den­se en San Pe­ters­bur­go

La Voz de Galicia (Monforte) - - INTERNACIONAL -

Vla­di­mir Pu­tin se to­mó su tiem­po pe­ro, al fi­nal, de­vol­vió el gol­pe a Oc­ci­den­te en el más pu­ro es­ti­lo de la gue­rra fría. Ru­sia anun­ció ayer la ex­pul­sión de 60 di­plo­má­ti­cos es­ta­dou­ni­den­ses co­mo re­pre­sa­lia por la de­ci­sión adop­ta­da el lu­nes por Washington en pro­tes­ta por el en­ve­ne­na­mien­to del es­pía do­ble Ser­guéi Skri­pal y su hi­ja en el Reino Uni­do. Los di­plo­má­ti­cos, que ade­más han si­do de­cla­ra­dos «per­so­na non gra­ta, ten­drán has­ta el 5 de abril pa­ra aban­do­nar te­rri­to­rio ru­so, se­gún un co­mu­ni­ca­do del mi­nis­te­rio de Ex­te­rio­res ru­so.

Moscú no se que­dó ahí y, en lo que re­sul­ta un re­fle­jo equi­va­len­te del cie­rre de las de­pen­den­cias ru­sas en Seattle, re­ti­ró el per­mi­so pa­ra ope­rar al con­su­la­do es­ta­dou­ni­den­se en la se­gun­da ciu­dad del país, San Pe­ters­bur­go. «Los es­ta­dou­ni­den­ses de­be­rán aban­do­nar el lo­cal que les fue ce­di­do an­te­rior­men­te no más tar­de del 31 de mar­zo», se­ña­la el co­mu­ni­ca­do. To­dos los di­plo­má­ti­cos nor­te­ame­ri­ca­nos que se­rán ex­pul­sa­dos trabajan en la ca­pi­tal ru­sa, con la ex­cep­ción de dos que ejer­cen sus fun­cio­nes en el con­su­la­do de EE.UU. en Ye­ka­te­rim­bur­go, ca­pi­tal de los Ura­les.

El de­par­ta­men­to que di­ri­ge Ser­guéi La­vrov con­vo­có al em­ba­ja­dor de EE.UU., John Hun­ts­man, pa­ra co­mu­ni­car­le las me­di­das y en­tre­gar­le una «no­ta de pro­tes­ta por las in­dig­nan­tes e in­fun­da­das exi­gen­cias» de que 60 di­plo­má­ti­cos ru­sos aban­do­na­ran ese país. Con an­te­la­ción, La­vrov ha­bía ase­gu­ra­do que, ade­más de adop­tar es­tas «me­di­das si­mé­tri­cas», Moscú ha­ría «al­go más», aun­que no es­pe­ci­fi­có qué.

Si­me­tría pa­ra la UE

Las re­pre­sa­lias de Moscú no in­clu­yen to­da­vía a los paí­ses eu­ro­peos, en­tre ellos Es­pa­ña, que hi­cie­ron cau­sa co­mún con Washington y Lon­dres ex­pul­san­do a más de un cen­te­nar de fun­cio­na­rios ru­sos a lo lar­go de la se­ma­na. No obs­tan­te, La­vrov anun­ció que la res­pues­ta se­rá tam­bién si­mé­tri­ca en lo que se re­fie­re al nú­me­ro de per­so­nas que ten­drán que aban­do­nar Ru­sia. «Por aho­ra, eso es to­do», agre­gó.

Ru­sia, que ya el pa­sa­do día 17 anun­ció la ex­pul­sión de 23 di­plo­má­ti­cos bri­tá­ni­cos, el mis­mo nú­me­ro de miem­bros de la em­ba­ja­da ru­sa en Lon­dres que tu­vie­ron que aban­do­nar la is­la por el ca­so, man­tie­ne que el Reino Uni­do no ha pre­sen­ta­do aún prue­ba al­gu­na so­bre la cul­pa­bi­li­dad ru­sa en el en­ve­ne­na­mien­to de Skri­pal y su hi­ja. De he­cho, en sus co­mu­ni­ca­cio­nes a los me­dios, alu­de a la exis­ten­cia de una fac­to­ría de ar­mas quí­mi­cas en las cer­ca­nías de la zo­na don­de se pro­du­jo el ata­que y su­gie­re que pu­do ha­ber si­do el pro­pio Reino Uni­do el que es­té de­trás del ca­so.

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU, An­tó­nio Gu­te­rres, afir­mó es­tar «muy preo­cu­pa­do» por la ex­pul­sión y agre­gó que la si­tua­ción es si­mi­lar a la vi­vi­da du­ran­te la gue­rra fría. La si­tua­ción de­man­da la ac­ti­va­ción de «me­ca­nis­mos de co­mu­ni­ca­ción y con­trol pa­ra evi­tar la es­ca­la­da y ga­ran­ti­zar que las co­sas no se sal­gan de con­trol», de­cla­ró. Una por­ta­voz del De­par­ta­men­to de Es­ta­do con­si­de­ró «in­jus­ti­fi­ca­da» la ex­pul­sión por lo que Washington, di­jo, se re­ser­va el de­re­cho de res­pon­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.