Al Si­si sa­le de­bi­li­ta­do de las ur­nas pe­se a arra­sar

La Voz de Galicia (Monforte) - - INTERNACIONAL - MI­KEL AYES­TA­RÁN

Ab­del­fa­tah Al Si­si go­ber­na­rá Egip­to los pró­xi­mos cua­tro años, co­mo na­die po­nía en du­da, pe­ro lo ha­rá tras ga­nar unos co­mi­cios en los que no ha lo­gra­do mo­vi­li­zar al elec­to­ra­do. Los da­tos de­fi­ni­ti­vos se ha­rán pú­bli­cos el lu­nes, si bien la gran in­cóg­ni­ta era sa­ber la par­ti­ci­pa­ción y, se­gún me­dios lo­ca­les co­mo el dia­rio Al-Ah­ram, no su­pe­rará el 42 %, lo que no le de­ja en la po­si­ción de fuer­za que es­pe­ra­ba y de­bi­li­ta su ima­gen.

El pe­rió­di­co más im­por­tan­te del país, que el día pos­te­rior al cie­rre de los co­le­gios ti­tu­ló «El pue­blo ha ele­gi­do a su pre­si­den­te», in­di­có que Al Si­si re­ci­bió al­re­de­dor de 23 mi­llo­nes de vo­tos, de los 25 mi­llo­nes que fue­ron emi­ti­dos, un 92 % del to­tal. El dia­rio es­ta­tal Akh­bar al-Yaum, por su par­te, y la agen­cia ofi­cial Me­na pro­por­cio­na­ron ci­fras si­mi­la­res por lo que es­te pa­re­ce que se­rá el mar­gen ob­te­ni­do por el mariscal tras un pro­ce­so elec­to­ral que la opo­si­ción ha ca­li­fi­ca­do de «far­sa».

Es­tos da­tos son peo­res que los de 2014, cuan­do ob­tu­vo el 96,7 % de los vo­tos y la par­ti­ci­pa­ción lle­gó al 47 %, des­pués de que se es­ti­ra­ra la vo­ta­ción a tres días. Al Si­si pi­dió el apo­yo en las ur­nas pa­ra com­ple­tar en su se­gun­do man- dato las re­for­mas que ha pues­to en mar­cha en es­tos cua­tro años y pa­ra cul­mi­nar su gue­rra con­tra el Es­ta­do Is­lá­mi­co. Egip­to, sin em­bar­go, es un país di­fe­ren­te des­de 2011 y el ge­ne­ral no ha si­do ca­paz de con­ven­cer a una gran par­te de los ciu­da­da­nos, que des­con­fían de sus for­mas au­to­crá­ti­cas y ha de­ci­di­do no acu­dir a vo­tar.

In­cen­ti­vos, en for­ma de pe­que­ñas can­ti­da­des de di­ne­ro o de re­ga­los, y ame­na­zas co­mo la de mul­tar con 500 li­bras a quien no vo­ta­ra (23 eu­ros), no han si­do su­fi­cien­tes y hay una par­te de la po­bla­ción que sue­ña con re­cu­pe­rar la pla­za Tah­rir pa­ra ex­pre­sar su in­dig­na­ción con el ac­tual di­ri­gen­te, co­mo lo hi­cie­ron con Hos­ni Mu­ba­rak. Otra par­te opi­na que Al Si­si es la apues­ta por la es­ta­bi­li­dad y con­fía en que pue­da sa­car al país de la cri­sis eco­nó­mi­ca y, gra­cias a la ma­yor se­gu­ri­dad, vuel­va a re­su­ci­tar un sec­tor co­mo el del tu­ris­mo, de ca­pa caí­da des­de la re­vo­lu­ción que ha­ce sie­te años tu­vo su epi­cen­tro en Tah­rir.

Con Egip­to di­vi­di­do po­lí­ti­ca­men­te y hun­di­do por la cri­sis, Siria e Irak des­tro­za­dos por la gue­rra, y los paí­ses del Gol­fo in­mer­sos en una dispu­ta in­ter­na en­tre Ara­bia Sau­dí y Ca­tar, el mun­do ára­be vi­ve aho­ra mo­men­tos de gran de­bi­li­dad y no se ve una sa­li­da a cor­to pla­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.