«Al sa­ber que te­nía es­cle­ro­sis con 35 años me ale­gré por­que no era cáncer»

Que­dar­se en si­lla de rue­das no en­tra en sus pla­nes y gra­bó un do­cu­men­tal pa­ra con­ta­giar su op­ti­mis­mo

La Voz de Galicia (Monforte) - - SOCIEDAD - RA­QUEL IGLE­SIAS

Cris­ti­na Ma­ró tie­ne a la es­cle­ro­sis múl­ti­ple con­tra las cuer­das. Aun­que ella es pe­so plu­ma y cuan­do la en­fer­me­dad le dio el pri­mer pu­ñe­ta­zo ape­nas es­ta­ba sa­lien­do de la ado­les­cen­cia, ha sa­bi­do ga­nar­le más de un asal­to en el com­ba­te de su vi­da. No hi­zo ca­so a su mé­di­co cuan­do le re­co­men­da­ba no mi­rar en In­ter­net las te­rri­bles his­to­rias que otros pa­cien­tes es­cri­ben cuan­do los sín­to­mas ata­can, pe­ro ase­gu­ra que des­pués de di­ge­rir el diag­nós­ti­co in­clu­so se sin­tió ali­via­da: «Al sa­ber lo que te­nía con 35 años pri­me­ro me ale­gré por­que no era cáncer, una de las po­si­bi­li­da­des que se ba­ra­ja­ban. Des­pués es cuan­do em­pie­zo a pen­sar que los neu­ró­lo­gos tie­nen que es­tar equi­vo­ca­dos, no co­mo una fa­se de ne­ga­ción, sino por­que no me en­con­tra­ba mal, co­mía bien, ha­cía mu­cho ejer­ci­cio… ¡aca­ba­ba de co­rrer va­rios ki­ló­me­tros en mi úl­ti­ma ca­rre­ra!».

Na­tu­ral de Pon­tea­reas, su­ma 38 primaveras, y si­gue sien­do un tor­be­llino que tra­ba­ja de­lan­te de las cá­ma­ras co­mo re­por­te­ra y de­trás con di­fe­ren­tes pro­yec­tos que ape­nas le de­jan hue­co en la agenda. La rea­li­za­ción es otra de sus pa­sio­nes y co­men­zó a es­tu­diar­la pa­ra po­der te­ner un tra­ba­jo en el que vi­vir si, en un fu­tu­ro y por una pro­ba­bi­li­dad que cree más bien cree re­mo­ta, se que­da­se pos­tra­da en una si­lla de rue­das. Des­de lue­go, al ha­blar con ella po­cos adi­vi­na­rían que la en­fer­me­dad que pa­de­ce es una de las prin­ci­pa­les cau­sas de dis­ca- pa­ci­dad neu­ro­ló­gi­ca de ti­po no trau­má­ti­ca en adul­tos jó­ve­nes: «Sé que pue­do aca­bar mal, pe­ro real­men­te no lo sien­to así». Si la ac­ti­tud influye en la re­cu­pe­ra­ción, aun­que sea en un pe­que­ño por­cen­ta­je, Cris­ti­na Ma­ró pue­de es­tar tran­qui­la.

Pa­ra con­ta­giar su op­ti­mis­mo y mos­trar la otra reali­dad de la en­fer­me­dad co­men­zó a gra­bar un do­cu­men­tal que ya tie­ne mi­les de vi­si­tas en Youtu­be. Mué­ve­te es su tí­tu­lo y ella la na­rra­do­ra que da voz a otras his­to­rias de su­pera­ción. Ma­ró sabía muy bien quie­nes de­bían de ser los pro­ta­go­nis­tas del ví­deo: «Que­ría per­so­nas co­mo yo, muy ac­ti­vas, po­si­ti­vas, que si­guie­sen tra­ba­jan­do y ti­ra­ran pa­ra ade­lan­te».

En la aso­cia­ción Avem­po en­con­tró con­sue­lo y ayu­da pa­ra con­tac­tar con otros en­fer­mos dis­pues­tos a po­ner su grano de are­na pa­ra dar vi­si­bi­li­dad a una en­fer­me­dad to­da­vía des­co­no­ci­da pa­ra mu­chos, pe­ro que mete mie­do con so­lo pro­nun­ciar su nom­bre. Fue muy jo­ven cuan­do es­ta pon­tea­rea­na co­men­zó a sen­tir los pri­me­ros gol­pes de la es­cle­ro­sis múl­ti­ple.

El cuer­po se le dor­mía du­ran­te va­rios días, en­tre otros sín­to­mas, pe­ro Cris­ti­na tie­ne to­do lo con­tra­rio a la hi­po­con­dría y nun­ca le dio mu­cha im­por­tan­cia. Tam­po­co los mé­di­cos, que la diag­nos­ti­ca­ron cuan­do ya ha­bía en­tra­do en la trein­te­na des­pués de un bro­te gra­ve que le pi­lló en Du­bái: «De­jé de sen­tir las pier­nas de cin­tu­ra pa­ra aba­jo, es­tu­ve así al­gún tiem­po y en una de mis vi­si­tas a Es­pa­ña, al ver que no me­jo­ra­ba de­ci­dí ir a Ur­gen­cias. Me que­dé in­gre­sa­da una se­ma­na». Su ma­dre se en­te­ró ca­si un año des­pués de la gra­ve­dad de aque­llos sín­to­mas, cuan­do al re­ga­ñar­la por no co­mer más can­ti­dad, Cris­ti­na se rom­pió y le ex­pli­có los mo­ti­vos de al­gu­nos de sus nue­vos há­bi­tos, co­mo aque­llos re­la­cio­na­dos con una ali­men­ta­ción más equi­li­bra­da. Una de sus her­ma­nas sí que la acom­pa­ñó des­de el prin­ci­pio y el res­to de su fa­mi­lia ha sa­bi­do apo­yar­la des­de la im­po­ten­cia que te da sa­ber que uno de tus se­res que­ri­dos pa­de­ce una de esas en­fer­me­da­des que di­cen que no tie­ne cu­ra.

«La me­di­ca­ción pue­de controlarla e in­clu­so fre­nar el pro­ce­so de­ge­ne­ra­ti­vo, pe­ro aún no se co­no­ce un re­me­dio». Acon­se­ja a quie­nes se vean en su mis­ma si­tua­ción al­go que ella no cum­plió, pe­ro que cree de vi­tal im­por­tan­cia pa­ra no caer en el desáni­mo: ol­vi­dar­se de los fo­ros pe­si­mis­tas de In­ter­net y lu­char sin des­fa­lle­cer.

«No me en­con­tra­ba tan mal... ¡aca­ba­ba de co­rrer va­rios ki­ló­me­tros en mi úl­ti­ma ca­rre­ra!»

M. MO­RA­LE­JO

Cris­ti­na Ma­ró man­tie­ne el op­ti­mis­mo y una gran vi­ta­li­dad, pe­se a la en­fer­me­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.