Ca­da ga­lle­go ge­ne­ra 408 ki­los de ba­su­ra al año

Los ado­les­cen­tes son el co­lec­ti­vo de po­bla­ción que más se re­sis­te a la se­pa­ra­ción en ori­gen

La Voz de Galicia (Monforte) - - SOCIEDAD - R. ROMAR

Pa­re­ce inevi­ta­ble. A me­di­da que la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca avan­za au­men­ta el con­su­mo y se ele­va la ge­ne­ra­ción de re­si­duos. Es lo que le ha su­ce­di­do a Ga­li­cia, que ha vis­to co­mo en los úl­ti­mos años en los que se han ce­rra­do las es­ta­dís­ti­cas, 2015 y 2016, ha cre­ci­do la ba­su­ra do­més­ti­ca. Se­gún los da­tos más re­cien­tes dis­po­ni­bles, la co­mu­ni­dad ge­ne­ra 1.108.389 ki­los de re­si­duos al año, lo que su­po­ne una me­dia de 408 ki­los por ha­bi­tan­te. Es una ci­fra que aún es­tá por de­ba­jo de los 1.241.148 ki­los al­can­za­dos en el 2009, pe­ro la ten­den­cia preo­cu­pa. Es un círcu­lo vi­cio­so que se in­ten­ta rom­per des­de la Ad­mi­nis­tra­ción pa­ra en­trar en otro mu­cho más po­si­ti­vo, el de la economía cir­cu­lar, que per­mi­te no so­lo mi­ni­mi­zar la pro­duc­ción de ma­te­ria­les de desecho, sino re­cu­pe­rar­los pa­ra de­vol­ver­los al ci­clo eco­nó­mi­co.

«Es muy di­fí­cil rom­per la re­la­ción en­tre cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y ge­ne­ra­ción de re­si­duos, pe­ro va­mos a ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra con­se­guir­lo», ad­vier­te Ve­ró­ni­ca Te­lla­do, sub­di­rec­to­ra xe­ral de Re­si­duos de la Xun­ta. Exis­ten po­ten­cia­li­da­des pa­ra lo­grar­lo.

Por un la­do, Ga­li­cia si­gue sien­do una de las co­mu­ni­da­des que me­nos desechos ge­ne­ra. Los 408 ki­los con­ta­bi­li­za­dos por ha­bi­tan­te y año en el 2016 es­tán muy por de­ba­jo de la me­dia es­ta­tal de 478,3, aun­que es­te úl­ti­mo dato co­rres­pon­de al 2015, el úl­ti­mo en el que exis­te una es­ta­dís­ti­ca com­pa­ra­da por co­mu­ni­da­des. Por otro, el ob­je­ti­vo mar­ca­do en el Plan de Re­si­duos Só­li­dos Ur­ba­nos de la Con­se­lle­ría de Me­dio Am­bien­te de re­du­cir en un 10 % la pro­duc­ción de des­per­di­cios en el 2020 en com­pa­ra­ción con el 2010 si­gue sien­do al­go fac­ti­ble. «No hay nin­gu­na ra­zón pa­ra pen­sar que no lo va­ya­mos a cum­plir», apun­ta Te­lla­do.

Pe­ro si es­tas son las po­ten­cia­li­da­des, el sis­te­ma tam­bién cuen­ta con de­bi­li­da­des no­ta­bles. Que­dan aún de­be­res por ha­cer y ele­var los ni­ve­les de re­ci­cla­je de los dis­tin­tos ma­te­ria­les es, qui­zás, uno de los prin­ci­pa­les. Si se su­ma el por­cen­ta­je de re­ci­cla­je de desechos (13,4 %) con el de com­pos­ta­je de la ma­te­ria or­gá­ni­ca (5,7 %) ape­nas se alcanza un 20 %, un va­lor que es­tá por de­ba­jo de la me­dia es­pa­ño­la y le­jos aún del re­to mar­ca­do por el pro­pio plan ga­lle­go de re­si­duos, que fi­ja en un mí­ni­mo del 30 % el por­cen­ta­je de re­ci­cla­do pa­ra el año 2020. Don­de el com­por­ta­mien­to de Ga­li­cia es me­jor que el de otras au­to­no­mías es en el re­la­cio­na­do con el de­pó­si­to de ba­su­ra en ver­te­de­ro, ya que so­lo se des­ti­na a es­te fin el 33 % de los desechos, cuan­do la me­dia es­pa­ño­la su­pera el 56 %. Ello se de­be al al­to por­cen­ta­je de­di­ca­do a la va­lo­ra­ción ener­gé­ti­ca (47,6 %) que se lle­va a ca­bo en la plan­ta de So­ga­ma (Cer­ce­da).

«No sé si po­dre­mos con­se­guir los ob­je­ti­vos de re­ci­cla­je, pe­ro en el peor de los ca­sos va­mos a es­tar muy cer­ca, y lo que es se­gu­ro es que va­mos a po­ner to­dos los me­dios pa­ra lo­grar­lo», des­ta­ca la sub­di­rec­to­ra xe­ral de re­si­duos.

Al­ter­na­ti­vas

¿Có­mo ha­cer­lo? Hay va­rios fren­tes abier­tos, des­de el téc­ni­co, con la in­tro­duc­ción de nue­vas tec­no­lo­gías en la plan­ta de So­ga­ma, adon­de va a pa­rar el 82 % de la ba­su­ra de los ga­lle­gos, a la in­tro­duc­ción de sis­te­mas es­pe­cí­fi­cos de re­co­gi­da se­lec­ti­va de la ma­te­ria or­gá­ni­ca en los mu­ni­ci­pios —al­ter­na­ti­va que ya se apli­ca en los con­ce­llos de­pen­dien­tes de las plan­tas de Nos­tián y Bar­ban­za—, aun­que la prio­ri­dad si­gue pa­san­do por in­cen­ti­var las cam­pa­ñas de con­cien­cia­ción en­tre la po­bla­ción pa­ra que cam­bien sus há­bi­tos. To­do em­pie­za con la se­pa­ra­ción en ori­gen. Si el ciu­da­dano par­ti­cu­lar no em­pie­za por de­po­si­tar en su do­mi­ci­lio ca­da ti­po de re­si­duo en la bol­sa co­rres­pon­dien­te y lue­go lle­var­los a ca­da con­te­ne­dor es­pe­cí­fi­co, el sis­te­ma fla­quea. Es cier­to que ca­da vez exis­ten una ma­yor con­cien­cia­ción ciu­da­da­na, acom­pa­ña­da de una ma­yor in­for­ma­ción, pe­ro, aún así, que­da mar­gen de me­jo­ra.

Una prue­ba es lo que su­ce­de en los com­ple­jos de Nos­tián y Bar­ban­za, más en­fo­ca­dos al re­ci­cla­je y al com­pos­ta­je, pe­ro que se en­cuen­tran con un im­por­tan­te por­cen­ta­je de im­pro­pios en las bol­sas de ba­su­ra, que se ele­va al 40 %. O, lo que es lo mis­mo, es el por­cen­ta­je de re­si­duos que se ti­ra en el lu­gar don­de no le co­rres­pon­de, la frac­ción de re­cha­zo.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, o al me­nos es lo que su­ce­de en Ga­li­cia, son los ado­les­cen­tes los me­nos com­pro­me­ti­dos con la se­pa­ra­ción en ori­gen, se­gún se des­pren­de de los es­tu­dios rea­li­za­dos por Con­se­lle­ría de Me­dio Am­bien­te. ¿Fal­ta de in­for­ma­ción?, ¿re­bel­día?, ¿pe­re­za?... Las ra­zo­nes que ex­pli­quen su com­por­ta­mien­to se des­co­no­cen, pe­ro el dato es ob­je­ti­vo. «La ver­dad es que nos cues­ta mu­chí­si­mo lle­gar a ellos. No es fá­cil, y si me preguntas el mo­ti­vo tam­po­co sa­bría res­pon­der­te», cons­ta­ta Ve­ró­ni­ca Te­lla­do.

Una vez iden­ti­fi­ca­do el pro­ble­ma, es­te co­lec­ti­vo pre­fe­ren­te re­ci­bi­rá una aten­ción es­pe­cí­fi­ca en las cam­pa­ñas pro­mo­vi­das por par­te de la Ad­mi­nis­tra­ción. Pe­ro tam­bién se im­po­ne un cambio de es­tra­te­gia. Hay que lle­gar a ellos en los lu­ga­res don­de se mue­ven, por lo que las ini­cia­ti­vas se lle­va­rán a ca­bo en fes­ti­va­les de mú­si­ca con men­sa­jes que cap­ten su in­te­rés y pue­dan mo­ver­los ha­cia un cambio de con­duc­ta. Los lo­ca­les de hos­te­le­ría se­rán otro fo­co de aten­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.