El agre­sor de Fe­rrol ame­na­za a la jue­za: «Ya nos ve­re­mos en la ca­lle»

El jo­ven al que la po­li­cía dis­pa­ró cuan­do iba a por una mu­jer cu­chi­llo en mano ya ha­bía pro­ta­go­ni­za­do otro in­ci­den­te en el juz­ga­do

La Voz de Galicia (Monforte) - - PORTADA - CAR­ME­LA LÓ­PEZ

El ve­cino fe­rro­lano J.M.F.L., de 29 años, se res­ta­ble­ce en el Com­ple­jo Hos­pi­ta­la­rio Uni­ver­si­ta­rio de Fe­rrol (CHUF) tras ser in­ter­ve­ni­do de ur­gen­cia pa­ra ex­traer­le la ba­la que re­ci­bió de la po­li­cía a úl­ti­ma ho­ra de la tar­de del miér­co­les, cuan­do in­ten­ta­ba en­trar por la fuer­za en una vi­vien­da del ba­rrio de Re­ci­mil blan­dien­do un cu­chi­llo de gran­des di­men­sio­nes. Los agen­tes abor­ta­ron así su su­pues­ta pre­ten­sión de agre­dir a una jo­ven que esa mis­ma ma­ña­na ha­bía acu­di­do al juz­ga­do pa­ra tes­ti­fi­car en su con­tra por una de­nun­cia de vio­len­cia de gé­ne­ro in­ter­pues­ta por una ex­com­pa­ñe­ra del pre­sun­to mal­tra­ta­dor, con la que tie­ne dos hi­jos.

La agre­si­vi­dad con la que en­ca­ró a los po­li­cías, que se vie­ron obli­ga­dos a dis­pa­rar­le pa­ra evi­tar que los al­can­za­se con el ar­ma blanca, ya la ha­bía ma­ni­fes­ta­do tam­bién por la ma­ña­na en los juz­ga­dos de Fe­rrol, al ame­na­zar a la jue­za y a un agen­te. El jo­ven, que ha­bía si­do de­te­ni­do el día an­te­rior a raíz de la de­nun­cia de agre­sión de su ex­com­pa­ñe­ra, fue pues­to a dis­po­si­ción ju- di­cial a pri­me­ras ho­ras, y su es­ta­do de ex­ci­ta­ción era tal que lle­gó a pro­vo­car­se le­sio­nar­se en las mu­ñe­cas al tra­tar de des­ha­cer­se de las es­po­sas.

La tes­ti­go a la que por la tar­de pre­ten­día ata­car con el cu­chi­llo, jun­to con otra jo­ven que tam­bién se ha­bía ofre­ci­do a co­rro­bo­rar la ver­sión de la de­nun­cian­te, ya no lle­gó a de­cla­rar, por­que la jue­za re­sol­vió trans­for­mar las di­li­gen­cias en pro­ce­di­mien­to abre­via­do, por lo que la cau­sa se ve­rá en el Juz­ga­do de lo Pe­nal.

No obs­tan­te, la ma­gis­tra­da sí acor­dó la me­di­da cau­te­lar de ale­ja­mien­to del de­nun­cia­do y su pa­re­ja ac­tual ha­cia la ex­com­pa­ñe­ra, y de es­ta úl­ti­ma res­pec­to a la otra mu­jer.

El jo­ven se mos­tró al­te­ra­do en to­do mo­men­to, gri­tan­do y ha­cien­do as­pa­vien­tos por los pa­si­llos, y cuan­do la jue­za pro­ce­día a dic­tar su pues­ta en li­ber­tad con car­gos y la or­den de ale­ja­mien­to, la ame­na­zó di­cien­do que po­día or­de­nar lo que qui­sie­ra, aña­dien­do «ya nos ve­re­mos en la ca­lle». Ac­to se­gui­do, cuan­do un po­li­cía le ex­pli­ca­ba las con­se­cuen­cias de in­cum­plir el ale­ja­mien­to, tam­bién lo ame­na­zó.

Tras el in­ci­den­te en el ba­rrio de Re­ci­mil, el hom­bre fue tras­la­da­do al hos­pi­tal, en el que ya es­ta­ba dis­pues­to un qui­ró­fano pa­ra ex­traer­le la ba­la que te­nía alo­ja­da en el pe­cho. Pa­só to­da la no­che y la ma­ña­na de ayer en la uni­dad de rea­ni­ma­ción, cus­to­dia­do en to­do mo­men­to por agen­tes de la Po­li­cía Na­cio­nal, en ca­li­dad de de­te­ni­do.

JOSÉ PAR­DO

Va­nes­sa cree que el jo­ven le ata­có por­que «le dio por ahí», no por ha­ber de­cla­ra­do en el juz­ga­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.