La muer­te de 68 per­so­nas en un mo­tín re­ve­la la si­tua­ción crí­ti­ca de las cár­ce­les ve­ne­zo­la­nas

El Par­la­men­to Eu­ro­peo y la ONU exigen una in­ves­ti­ga­ción im­par­cial

La Voz de Galicia (Monforte) - - PORTADA - PE­DRO GAR­CÍA OTE­RO

La Ofi­ci­na del Al­to Co­mi­sio­na­do de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra los De­re­chos Hu­ma­nos ma­ni­fes­tó cons­ter­na­ción en un co­mu­ni­ca­do tras el in­cen­dio ocu­rri­do el miér­co­les en los ca­la­bo­zos de la Po­li­cía de Ca­ra­bo­bo, en el cen­tro de Ve­ne­zue­la, que de­jó una ci­fra de fa­lle­ci­dos que se es­ti­ma en­tre 68 y más de 80, y exi­gió al Go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro «una in­ves­ti­ga­ción rá­pi­da y efec­ti­va, que es­ta­blez­ca la cau­sa de los muer­tes, ofrez­ca re­pa­ra­ción a los fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas, e iden­ti­fi­que y lle­ve an­te la Justicia a los res­pon­sa­bles».

El in­cen­dio, ocu­rri­do al oes­te de Va­len­cia, ca­pi­tal del es­ta­do Ca­ra­bo­bo, se pro­du­jo en me­dio de un mo­tín de los re­clu­sos, y en el día de vi­si­ta, por lo cual en­tre los fa­lle­ci­dos hay por lo me­nos 10 fa­mi­lia­res de los reos, se­gún se­ña­ló en un es­cue­to co­mu­ni­ca­do Je­sús San­tan­der, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Go­ber­na­ción de la que de­pen­de el ca­la­bo­zo po­li­cial.

El fis­cal ge­ne­ral de­sig­na­do por la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, Ta­rek Wi­lliam Saab (nor­mal­men­te lo­cuaz), usó ape­nas un tuit pa­ra con­fir­mar la ci­fra de 68 fa­lle­ci­dos y ase­gu­rar que «se han rea­li­za­do los res­pec­ti­vos pro­to­co­los de au­top­sia y se ha en­tre­ga­do los cuer­pos a los fa­mi­lia­res».

Ayer, sin em­bar­go, fa­mi­lia­res de al­gu­nos de los re­clu­sos se­ña­la­ban que aún per­ma­ne­cían al­gu­nos de­te­ni­dos en los ca­la­bo­zos po­li­cia­les, in­clu­so al la­do de ca­dá­ve­res, y en con­di­ción de ries­go pa­ra su sa­lud. Unos 45 cuer­pos ha­bían si­do en­tre­ga­dos a sus fa­mi­lia­res —a los cua­les se les lle­gó a ofre­cer, se­gún al­gu­nas fuen­tes, diez dó­la­res por su si­len­cio— y se les ha­bían su­mi­nis­tra­do re­cur­sos pa­ra pro­ce­der a los ve­la­to­rios, una prác­ti­ca co­mún en el Go­bierno de Ma­du­ro cuan­do es­ta­lla es­te ti­po de cri­sis.

Los fa­mi­lia­res ha­bían si­do des­alo­ja­dos con equi­pos an­ti­mo­ti­nes de la Po­li­cía de Ca­ra­bo­bo el miér­co­les en la tar­de cuan­do exi­gían in­for­ma­ción so­bre sus de­te­ni­dos, en el mo­men­to en que es­tos es­ta­ban amo­ti­na­dos den­tro de los ca­la­bo­zos. Fue la re­yer­ta la que aler­tó a las re­des so­cia­les so­bre lo que se es­ta­ba vi­vien­do en la co­man­dan­cia de la po­li­cía re­gio­nal, pues los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ofi­cia­les aún no se ha­bían re­fe­ri­do ayer a la tra­ge­dia de Va­len­cia.

Tam­po­co Ni­co­lás Ma­du­ro, que ya re­ci­bía su do­sis de crí­ti­cas des­de to­das par­tes del mun­do: el pre­si­den­te del Par­la­men­to Eu­ro­peo, An­to­nio Ta­ja­ni, mos­tró su «so­li­da­ri­dad con las fa­mi­lias de los fa­lle­ci­dos» y se pre­gun­tó: «¿has­ta cuándo la dic­ta­du­ra de Ma­du­ro con­ti­nua­rá cau­san­do la muer­te de sus con­ciu­da­da­nos?».

En Ve­ne­zue­la, sin em­bar­go, es­te ti­po de in­ci­den­tes se ol­vi­dan rá­pi­do. Ha­ce sie­te me­ses, en el re­mo­to es­ta­do Ama­zo­nas, una ma­sa­cre rea­li­za­da por fuer­zas de in­ter­ven­ción po­li­cial pro­du­jo la muer­te de más de 38 re­clu­sos, sin que has­ta aho­ra se ha­yan pro­du­ci­do ni de­ten­cio­nes ni se ha­yan anun­cia­do re­sul­ta­dos de las in­ves­ti­ga­cio­nes del ca­so.

C. G. RAWLINS REU­TERS

Una mu­jer llo­ra des­con­so­la­da­men­te an­te los ca­la­bo­zos de Va­len­cia, en Ca­ra­bo­bo, por la fal­ta de no­ti­cias so­bre los fa­lle­ci­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.